Celulitis: Tipos y cómo tratar cada uno

celulitis aceitesSi sueles padecer celulitis, entonces seguramente querrás saber qué tipos hay y cómo tratarlos. De esta manera, tendrás más información para poder combatir el problema con la mayor eficacia posible.

La celulitis es un problema común que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, aunque la realidad es que las mujeres suelen sufrirlo más que ellos.

Suele evolucionar lentamente y afecta a diferentes partes del cuerpo, pudiendo ser generalizada en tu cuerpo o localizada en alguna zona concreto, como muslos, brazos, glúteos, abdomen… Además, existe más de un tipo de celulitis y podrías padecer uno o más de uno.

El tratamiento adecuado siempre dependerá del tipo de celulitis y la etapa de desarrollo en la que se encuentre.

Si crees que tu piel de naranja es excesiva, será buena idea que hables con un experto, pero a continuación te vamos a explicar las características de cada tipo que existe y también algunos métodos que puedes usar para tratarla y que esa “piel de naranja” no sea un problema para ti nunca más.

Qué es la celulitis

Resumiendo rápidamente qué es, es una acumulación de grasa que ocurre dentro de la dermis. Es decir, la grasa se acumula directamente en el tejido subcutáneo, pasando capas del organismo que no deberían pasar.

Te interesa: Consejos para que puedas eliminar la celulitis de los muslos

Es una afección del metabolismo que aunque sea común y no muy fácil de tratar, con paciencia y constancia es posible conseguir su reducción e incluso su eliminación por completo.

El aspecto habitual es que la piel parece tener hoyuelos, se convierte en piel rugosa e incluso puede volverse una piel dura con tacto rugoso. También se conoce como “piel de naranja” o con un nombre más técnico “lipodistrofia ginecoide”.

Por qué se produce

No hay un motivo en concreto pero es necesario que sepas, que en muchas ocasiones las causas suelen ser hábitos pocos saludables. También puede que sea causado por una mala alimentación, herencia genética, llevar ropa demasiado ajustada, sufrir demasiado estrés, tener cambios hormonales, etc.

En cualquier caso, además de saber qué tipo de celulitis es la que tú tienes (que te comentamos a continuación para que puedas identificarla bien).

También deberás intentar descubrir cuáles son los motivos para que de esta manera, puedas atajar el problema de raíz antes de comenzar a buscar soluciones para este problema en tu dermis.

Tipos de celulitis

Para empezar vamos a explicarte cuáles son los tipos de celulitis que existen. De esta manera, podrás saber cuál es el tipo que tienes en tu organismo y encontrar la solución más adecuada en cada caso concreto.

Tipo suave o blanda

Este tipo de celulitis le dará a tu piel un aspecto ondulado y será suave al tacto. Es una celulitis blanda que aparece en zonas donde hay acumulación de grasa (como por ejemplo en los brazos o piernas). En ocasiones suele estar acompañada de varices o arañas vasculares.

Cuando caminas o te mueves esa celulitis también se moverá, y te parecerá desagradable porque sentirás que el aspecto de tus extremidades no es cómo te gustaría que fuese.

Este tipo de problema suele a aumentar a medida que se envejece o cuando se aumenta de peso, además, se agrava con la falta de tono muscular.

Es necesario hacer ejercicio para que mejore la circulación y que el tono de la piel también mejore. Una pérdida de peso será necesaria para poder mejorar este tipo de condición.

Datos importantes que debes considerar:

  • Afecta habitualmente a muslos, abdomen, glúteos y brazos
  • Suele aparecer en mujeres entre 30 y 40 años
  • La piel tiene un aspeto gelatinoso
  • La zona afectada cambia de posición con el movimiento del cuerpo
  • Se nota más tumbada que de pie
  • La textura es suave y algo esponjosa

Tratamientos

La mejor forma para acabar con este problema es la pérdida lenta y progresiva de peso. A mismo tiempo tendrás que ingerir proteínas de alta calidad. Haz ejercicio y presta atención al entrenamiento de resistencia para ganar y mejorar el tono muscular.

¡Haz ejercicio aeróbico! Lo ideal es combinar hacer ejercicio aeróbico con ejercicio de resistencia muscular varias veces por semana.

Las cremas cosméticas pueden aplicarse mediante masajes para mejorar la circulación y combinarse con otros productos o remedios caseros que te ayuden a activar la circulación.

En las partes de tu cuerpo donde tienes más grasa, existen algunos tratamientos que te pueden servir como la radiofrecuencia u otros como la electroestimulación. En cualquier caso, siempre deberá ser administrado por un profesional.

No te pierdas: Las mejores cremas anticelulíticas.

Tipo dura

La celulitis dura también se conoce como sólida y también es la más común en las mujeres más jóvenes. Suele encontrarse en las caderas y en la parte superior de los muslos.

Es un signo externo de este problema y la piel está tirante y granulada o con hoyuelos. Se conoce como “piel de naranja” y la apariencia no se altera cuando la persona se mueve porque siempre se ve de esa manera en cualquier posición del cuerpo.

Datos relevantes que debes conocer:

  • Suele aparecer en las caderas y los muslos. También en la espalda y detrás de las rodillas.
  • Suele comenzar en la adolescencia y con un tratamiento con prontitud es posible que se elimine.
  • La piel tiene muchos hoyuelos aunque no se apriete la zona.
  • La piel parece compacta y puede incluso doler.

Tratamientos

En cuanto se identifique el problema hay que tomar medidas, así podrá resolverse lo antes posible. En este caso, la mesoterapia tiene buenas opiniones. Siempre tiene que aplicar esta técnica un profesional especializado y con buenas referencias.

Las cremas cosméticas también pueden ser de ayuda para este tipo de problema. Se suelen aplicar dos veces al día y lo mejor es que siempre te asegures de que son cremas con buenas opiniones, con ingredientes naturales y de buena calidad.

Tipo edematosa

Éste es otro tipo de celulitis que es menos común y que es la más complicada de tratar. Cuando aparece esta condición suele ser causada por problemas de mala circulación que empeoran por retención de líquidos.

Suele ocurrir sobre todo en las piernas que incluso, pueden verse algo deformadas debido a esta condición difícil de tratar.

La piel se vuelve pastosa y puede haber dolor al tacto o cuando la persona está sentada mucho tiempo también puede sentir malestar en las personas.

Datos relevantes que debes conocer:

  • Suele afectar más a muslos y rodillas, pero más a menudo en la parte inferior de las piernas que se sienten deformadas al perder la definición natural de las piernas.
  • Suele aparecer entre los 20 y los 30 años aunque puede ocurrir a cualquier edad.
  • La piel tiene un aspeto desagradable, como si fuese gomaespuma.
  • La piel se siente esponjosa y puede doler.
  • Puede ir acompañada de retención de líquidos, hinchazones, varices, calambres, edemas, etc.

Tratamientos

Este problema está estrechamente asociado con problemas de circulación y retención de líquidos en las piernas, por lo que primero, tienes que ir al médico y tratar estas afecciones.

Cualquier problema que tengas en tus piernas tendrás que tratarlos médicamente en caso de que sea necesario. Otras medidas que puedes tener en cuenta son:

  • Hacer ejercicio suave sin mucho impacto: caminar, nadar o montar en bicicleta son buenas ideas a tener en cuenta.
  • Las medias de comprensión también pueden ayudarte
  • Dudas frías con agua caliente alterna
  • Suplementos venotónicos como el ginseng
  • Evita alimentos que potencien la retención de líquidos (alimentos salados, bebidas con gas, etc.)
  • El masaje de drenaje linfático también es buena opción
  • Valora la acupresión
  • Toma té de hierbas como el té verde o la cola de cabello que son diuréticos naturales

Tipo mixta

Este tipo de problema suele ocurrir en aquellas personas que tienen una combinación de las comentadas anteriormente.

Quizá tengas una zona con celulitis dura y otra blanda o edematosa. En este caso, es muy importante saber qué tipo tienes en cada zona de tu cuerpo para poder ponerle remedio lo antes posible.

Para combatirla puedes optar por la terapia de ventosas y combinar todos los consejos te hemos dado en los puntos anteriores. Teniendo en cuenta el tipo que tienes y cuáles son los mejores remedios en cada caso.

Otros trucos para acabar con ella

Llegados a este punto queremos explicarte también otros trucos que puedes tener en cuenta para que de esta manera, puedas tenerlos en cuenta y que de esta manera, te resulte menos complicado acabar con la celulitis.

Eso sí, recuerda que debes armarte de paciencia porque no es algo sencillo y es importante que pongas de tu parte.

Será la constancia y el no darte por vencido/a el que podrá marcar la diferencia en tu caso. No te desesperes si notas que comienza a pasar el tiempo y que tu piel no tiene el tono que te gustaría.

Lo que realmente importa en todo caso es que seas constante y que mantengas unos hábitos saludables y diarios para conseguir buenos resultados a medida que pasa el tiempo.

Una vez dicho esto, no queremos que olvides todo lo siguiente:

  • Vigila tu alimentación y lleva una dieta sana y variada. Toma poca sala y consume alimentos ricos en potasio y con vitaminas adecuadas para esta condición (como la vitamina C o la E).
  • Consume alimentos diuréticos como la piña.
  • Consume té e infusiones que sean diuréticos naturales.
  • Bebe abundante agua. La hidratación es fundamental para que tu piel se sienta bien y que tenga un mejor aspecto. El agua es vital para que tu organismo funcione bien y que tu dermis se encuentre en perfecto estado.
  • Evita las bebidas azucaradas, con cafeína o con gas.
  • Evita la vida sedentaria. Comienza a mover tu cuerpo aunque solo sea caminando a paso ligero.
  • Si te gusta hacer ejercicio, ¡combina sesiones de cardio con sesiones de resistencia o fuerza! Puedes consultar con un profesional del deporte para que te haga algunas rutinas de ejercicios que se adapten a tu vida diaria, a tu tiempo, a tu cuerpo y sobre todo, a tus intereses y gustos personales. ¡El ejercicio que hagas te tiene que gustar para que te haga sentir bien!
  • Evita estar demasiado tiempo en la misma postura.
  • Evita tener las piernas cruzadas cuando estés en posición sentada ya que es malo para la circulación
  • Usa productos cosméticos de calidad y recomendados por los consumidores. Es importante que los ingredientes sean los correctos y también de origen natural.
  • Cuida tu piel en tus rutinas diarias. Para ello exfolia tu piel con productos específicos para esto o con remedios caseros que puedes hacer tú mismo/a.
  • Prueba a incluir vinagre de manzana a tu rutina.

Conclusión

Como has podido comprobar, son muchos los tipos de celulitis que puedes tener, e incluso, puedes tener una combinación de todas o algunas de ellas. Lo primero y más importante es que tomes conciencia del problema que tienes y que no te agobies.

No es algo que solo estés padeciendo tú. Son muchas las personas que sufren esta dolencia y que están buscando remedios para acabar con ella lo antes posible, igual que estás haciendo ahora.

No sientas vergüenza por tener esta condición porque no eres ni la primera persona ni la última. Reconoce lo que te ocurre, ve al médico si consideras que tienes alguna condición que deberías tratarte con el médico y después, sigue los consejos que te damos aquí y que tu médico también te ofrezca para encontrar los mejores resultados.

Seguro que si aplicas estos consejos y las orientaciones de tu profesional sanitario encontrarás los resultados que estás buscando. Recuerda que se necesita tiempo para empezar a verlos.

A medida que veas que con constancia es posible conseguirlo, te sentirás mucho mejor en tu propio cuerpo y así seguirás manteniendo estos consejos en tu día a día.

Con paciencia y buen hacer, la celulitis podrá formar parte de tu pasado, sin importar el tipo que tengas ahora mismo bajo tu piel. ¡Eres capaz de conseguirlo y ya has empezado con el primer paso! El primer paso es querer conseguirlo, ¡y ahora solo tienes que poner un poquito más de tu parte!

Artículos relacionados
Todo sobre el aceite de CBD

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el aceite CBD? Si no sabes qué es o las propiedades que tiene, a Leer más

¿Cómo hacer un aceite corporal casero?

En el mercado actual existen muchos aceites corporales para todo tipo de pieles y es buena idea que aprendas a Leer más