Todo sobre el sérum para hombres

El sérum y el hombre

¿Todavía piensas que lo de cuidarse no es muy masculino, no es propio “de un hombre de verdad”?

Puedes dejar este post e ir a sudar un rato (ya sabes, para oler a macho-macho), a usar alguna herramienta o a echar un vistazo al motor de tu coche, con cara de entendido, aunque ni siquiera sepas reconocer una batería. 🤣

Por fortuna, la mayoría de los hombres hoy en día aspiran a tener un aspecto joven y saludable, sin complejos.

Es posible que conozcas bien el sérum, sus características y beneficios, pero, por si no es así, aquí te vamos a dar todas las claves, para que sepas por qué, realmente, tu piel necesita el sérum.

Diferencias en la piel de hombres

Las pieles masculinas tienen la misma estructura, los mismos problemas y las mismas necesidades que las femeninas, las diferencias están en las cantidades.

La piel de los hombres es más firme, más gruesa y permanece tersa durante más tiempo que la de las mujeres. Por otro lado, los hombres son más propensos a tener la piel grasa y sus arrugas, desde que aparecen, son más pronunciadas.

Y, evidentemente, los hombres tienen mucho más vello que las mujeres por todo el cuerpo y especialmente en la cara.

Hormonas y piel

Hormonas y sérum para hombres

La producción de sebo de la piel está regulada por las hormonas sexuales femeninas (estrógenos) y masculinas (andrógenos). La capa superior de la piel se mantiene más flexible debido a este sebo que, de entrada, también es una barrera protectora contra los microorganismos.

Normalmente los andrógenos estimulan la producción de sebo y el estrógeno lo inhibe, razón por la que la piel de los hombres tiende a tener una textura más grasa, con poros mayores y más numerosos: debido a la mayor producción de sebo y sudor, el pH de la piel es más bajo, más ácido.

Esta grasa producida por las glándulas sebáceas juega un papel clave en la hidratación de la piel, especialmente en la cara, al reducir la evaporación de la humedad en la superficie cutánea y crear una película protectora contra las agresiones externas.

El problema es que solo se necesita es una pequeña interrupción en este mecanismo de defensa para que las glándulas sebáceas entren en pánico y comiencen a producir más grasa de la necesaria. Las consecuencias, las conoces: brillos, acné, puntos negros… el exceso de grasa que tiene el 20% de los hombres adultos.

Las hormonas también tienen que ver con que la piel masculina empiece a envejecer más tarde (a partir de los 30-35 años, de media, frente a la piel femenina, que empieza a decaer en la veintena) y que, cuando lo hace, sus arrugas sean más pronunciadas.

Vello facial

Sérum para hombres y barbas

Es la diferencia más obvia.

Más folículos pilosos no solo te dan la oportunidad de dejarte crecer la barba si lo deseas, sino que también ayudan a prevenir las arrugas y a mantener la estructura del rostro, porque, normalmente, aportan más grasa y más defensas.

Por otro lado, el constante afeitado supone un riesgo mayor y permanente de que la piel se irrite, se vuelva más sensible y más susceptible a infecciones, cuando la piel es grasa, pero también cuando es seca, sensible e, incluso, normal.

Las pieles secas, por su parte, estarán sobreexfoliadas, erosionadas en exceso, y sometidas a un proceso que las hará aún más secas.

Una rutina de afeitado no correcta y sin los cuidados posteriores necesarios aumentará el riesgo de poros obstruidos, vellos encarnados, piel hipersensible y/o reseca, etc.

No es extraño que muchos hombres se quejen de las molestias cutáneas que el afeitado supone para ellos.

Colágeno

La piel masculina tiene y produce más colágeno, lo que supone una ventaja notable, ya que ralentiza el proceso de envejecimiento y reduce las arrugas.

El colágeno es una proteína que aporta resistencia y elasticidad a la piel, y funciona como una especie de corsé que soporta a las células.

Además, las fibras del tejido conectivo se comportan, en los hombres, como una red, con lo que cumplen su función de soporte de forma más eficaz,  dotando a la piel  de estabilidad y elasticidad adicionales. Estas fibras son paralelas en las mujeres y, por lo tanto, ofrecen una base menos resistente y sólida.

Ahora, si crees que esto es una ventaja suficiente como para hacer innecesarios los cuidados faciales y de la piel en general, estás muy equivocado. Los hombres no son inmunes a las arrugas y otros signos de envejecimiento, por lo que para ellos también es importante usar limpiadores, exfoliantes, cremas hidratantes y protectores solares para mantener la piel sana y joven.

Y sérum. El sérum, ya lo verás, hace la gran diferencia.

Más grosor, más protección

Sérum para la piel del hombre

La piel de los hombres es 0.2 milímetros más gruesa que la de las mujeres, o, dicho de otra forma, un 20 % más voluminosa: como hemos visto, tiene más colágeno, más grasa y más glándulas sudoríparas, lo que afecta a su capacidad de protección.

El manto ácido protector de la piel -el manto o capa hidrolipídica– es más efectivo en los hombres, porque está alimentado por el sebo cutáneo y el agua y los ácidos que secretamos a través del sudor.

El mayor grosor de la piel también hace que esta tenga más riego sanguíneo, suministrado por los capilares de la dermis (la capa inmediatamente por debajo de la epidermis), así como más células autoinmunes y más melanina, lo que explica que, en general, se pueda decir (y constatar) que la piel de los hombres es más oscura.

Como resultado, hablamos de una piel que, en teoría, es menos sensible a la contaminación, la radiación solar, el frío y cualquier otro agente externo.

No todo son ventajas

Lo parece, ¿verdad?

Pero la piel masculina también tiene puntos débiles.

Gracias a la testosterona (hormona muchísimo más abundante en los hombres) su producción de sebo es alrededor de un 30 % superior a la de la piel de las mujeres, lo que le hace tener un aspecto graso y ser más propensa a desarrollar granos, comedones, puntos negros, espinillas, acné, o algunas patologías como la dermatitis seborreica, desde la pubertad.

Los hombres sudan más y con más facilidad. Esto, sumado a una  cantidad superior de poros mayores, les expone a acumulación de grasas y suciedad, que también puede dar lugar a poros infectados.

Si es cierto que el proceso de envejecimiento se presenta más tarde en los hombres y mantienen la piel tersa hasta los 35 años, no lo es menos que, a partir de ese momento, envejecen más rápidamente y sus arrugas son más marcadas y profundas, porque sus procesos de regeneración cutánea se ralentizan de forma abrupta.

Además, aparecen signos evidentes de laxitud muscular y flacidez, ojeras y bolsas bajo los ojos, que les dan un aspecto cansado y les hace parece mayores.

Sérum para la piel del hombre

La producción de ácido hialurónico y la capacidad para retener humedad también disminuye abruptamente. En las mujeres estos procesos comienzan antes pero su evolución es paulatina.

Con el afeitado diario los hombres exponen su piel a un estrés severo, que afecta principalmente al manto ácido protector y que  provoca lesiones, a menudo microscópicas, que producen escozor, sequedad y sensibilidad.

No es infrecuente el enrojecimiento o la irritación de la piel de los hombres, la llamada quemadura del afeitado . Las áreas afectadas se inflaman, queman y pican, y aparecen granitos rojizos que tardan días en curarse y desaparecer.

Entre uno y otro afeitado, la piel no tiene el tiempo que necesitaría para recuperarse.

Otro problema derivado del vello facial es la aparición de pequeñas pápulas originadas por pelos enquistados, que inflaman zonas del cutis y, a causa del afeitado, pueden dar lugar a heridas e infecciones, más frecuentes en hombres con vello rizado y duro.

Conocer el sérum: ¿qué es?

Un producto que suscita continuamente dudas y preguntas, cuyo éxito no garantiza que el público en general sepa exactamente qué es, cómo funciona, qué lo hace diferente al resto de cosméticos y un básico imprescindible para el cuidado de la piel.

Un suero puede ser el mejor antiarrugas, el más impresionante de los antimanchas e incluso el más increíble de los tratamientos antiedad.

Es un concentrado de sustancias biológicas activas, rico en elementos muy potentes.

Los sérums tienen una textura mucho más ligera que los humectantes, no grasa, que garantiza una rápida absorción y les permite actuar en profundidad.

Los sérums para hombres

En una palabra, es una especie de misil que lleva sus casi milagrosas propiedades a las capas más profundas de la piel.

Los sueros a menudo tienen una misión bien definida, ya sea hidratar, suavizar las arrugas, reafirmar, reducir las manchas o mejorar el aspecto general de la piel, pero están concebidos para tratar tanto problemas concretos como para aportar ingredientes que mejorarán el tono general de la piel.

El sérum tiene una característica que lo hace más potente todavía: sus ingredientes trabajan juntos y se mejoran los unos a los otros, en una sinergia que la piel nota y agradece.

Imagínalo: un producto que se ocupa de la piel desde el interior, que no solo tiene efectos cosméticos, sino que puede hacer cambios profundos en la piel, a nivel celular, estimulando, regenerando, limpiando, reparando y curando cuando es necesario.

¿Te quedas con ganas de saber más sobre el sérum? Puedes leer Qué es el sérum y por qué es único.

Combínalo con un hidratante

Los hombres y los sérums

Es el formado por el sérum y la hidratante, porque por mucho suero que utilices, no puedes prescindir de tu crema de todos los días (y noches, en una situación ideal).

Lo que hace que el sérum sea tan increíble también hace que no sea suficiente y que no pueda nunca ser un sustituto de la hidratante, pero las características de ambos unidas componen un equipo perfecto para cuidar la piel con las mejores garantías: el sérum en la sombra, haciendo un trabajo de fondo, y la crema en la superficie cutánea, a modo de escudo protector y de refuerzo.

El sérum ayuda a que los principios activos de la hidratante lleguen más adentro de lo que lo harían sin él, mientras que la crema crea una película que sella, reteniendo la humedad y evitando la pérdida de los activos del suero.

El sérum no puede proteger la piel, pero la crema lo hace a la perfección. De ahí que necesites ambos productos a diario.

Además, la hidratante aporta componentes que cuidan la capa córnea y su manto hidrolipídico, los dos principales escudos de la piel y el organismo.

Y otro más: el protector solar. No puedes cuidar tu piel sin él, porque hasta el 80 % de su envejecimiento extrínseco de está directamente relacionado con los rayos UV de onda corta y larga (UVB y UVA respectivamente).

Es cierto que existen hidratantes con SPF, pero también lo es que numerosos estudios han demostrado que son poco efectivas, como otros han demostrado que un SPF inferior a 50+ tiene escasa incidencia en la protección real de la piel, y para esta, sol y vejez son sinónimos.

Rutina correcta de aplicación

La piel masculina y el sérum para hombres

Es un detalle importante para que cada uno cumpla cabalmente con su cometido.

Como norma, siempre se deben aplicar en primer lugar los cosméticos más ligeros e ir de estos a los más densos. Si no, los primeros no conseguirán alcanzar las zonas profundas de la piel y perderán, por lo tanto, su razón de ser.

Antes de ponerte el sérum tu piel tiene que estar limpia y despejada.

Si te vas a afeitar, el sérum adecuado puede sustituir al aftershave y ayudar a paliar los efectos negativos del afeitado, que siempre es un gesto agresivo para la piel.

Comprobarás que la piel lo absorbe tan rápidamente que pareciera que se lo bebe. Espera a que el proceso llegue a buen término antes de ponerte la hidratante.

Y espera de nuevo, esta vez un poco más de tiempo, a que la hidratante se asiente.

El protector solar siempre es el último, porque tiene efecto pantalla e impediría que cualquier otro producto llegara a la piel, ya que su función es evitar que hasta los rayos del sol lo hagan, y debe, por definición, permanecer en la superficie de la piel para proteger las capas superiores de la epidermis de los rayos UV.

¿Cómo proteges las capas internas? El protector solar lo hace también y forma un equipo perfecto con el sérum a la hora de evitar el daño solar, pero el sérum solo no tiene efecto alguno en este aspecto. Si quieres saber más te recomendamos que leas Para qué sirve el sérum antimanchas (y para qué no), donde hablamos de la piel y el sol más ampliamente.

Un detalle que se escapa a muchos hombres: si tienes la frente “despejada” o “muy despejada” 😎 vaya, si ya te falta pelo y tu cráneo está expuesto, ya sabes: calvicie en el grado que sea (que a las mujeres no nos molesta, que lo tengas claro), tienes que ponerte protección solar también en la cabeza. Son muchos los hombres que la tienen llena de manchas solares, y siempre son un riesgo.

Acostumbrarte a usar sombreros y/o gorras también es una buena idea.

Sérum para hombres y cuidados de la piel

Si no quieres usar el sérum por la mañana y por la noche, resérvalo para la noche, porque aportarás ayuda extra en el momento en que la piel realiza importantes tareas de mantenimiento y recuperación.

Si tu piel es especialmente grasa y usas suero durante el día, hay ocasiones en que podrás prescindir de la hidratante, como en algunos días o algunas situaciones durante el verano; si lo usas por la noche y tiene ingredientes hidratantes, será suficiente. También para la piel grasa tenemos más información: Por qué necesitas un sérum para tu piel grasa.

Cuándo tengo que empezar a usarlo

¿Te preguntas cuál es? La respuesta es que depende del objetivo a conseguir.

Las pieles jóvenes y equilibradas no necesitan el impulso de un sérum hasta que sus propios recursos empiezan a flaquear, pero, por ejemplo, es buena idea darle a tu piel un tratamiento antioxidante desde mucho antes de que empiece a parecer necesario, ya que los antioxidantes realizan una labor preventiva que no pueden igualar en cuanto a efectividad a la hora de tratar problemas ya manifiestos (más en Descubre el sérum antioxidante).

Ante problemas concretos, el sérum siempre será una ayuda espectacular, tengas la edad que tengas.

Para tratar los efectos del paso del tiempo, te recomendamos empezar a los 30 años con algún suero hidratante y antioxidante, si no has empezado con este último antes. Desde luego, a partir de los 35 tienes que usarlo si quieres mantener tu piel lo mejor posible.

Cómo aplicarlo en el rostro

No se aplica un sérum de la misma manera que una hidratante.

De entrada, el sérum siempre se utiliza en cantidades muy pequeñas, y si las cantidades recomendadas te parecen absurdas o exageradas, que sepas que no lo son.

Unas cuantas gotas bastan. Ponerte más no es mejor: de hecho, puede ser solo inútil, pero también peligroso. Una fórmula concentrada de ingredientes realmente potentes, puede resultar irritante en cantidades excesivas.

Bien, pues con unas gotas en tu mano o sobre el rostro, lo siguiente es empujarlo suavemente hacia adentro, lo que significa que el sérum no se extiende, sino que se deposita con una presión suave sobre la piel o con golpecitos de las yemas de los dedos.

Si te has afeitado antes, asegúrate de haber retirado todos los restos de espuma y de tener la piel limpia antes de ponerte el sérum, que penetrará mejor si esta está ligeramente húmeda.

¿Sérum para hombres?

Aplicar el sérum para hombres

La verdad es que la mejor respuesta la tienes tú.

Como ya hemos visto, la estructura cutánea de hombres y mujeres son exactamente iguales, y las diferencias entre unos y otras están en las cantidades: piel más gruesa, más grasa, con más poros, etc.

Por lo tanto, no te hace falta un sérum para hombres, lo que supone la gran ventaja de dejar a tu alcance un mundo casi infinito de posibilidades.

En cuestión de ingredientes y composición, no hay diferencias entre  las pieles de hombres y mujeres, y la elección debería estar marcada por las necesidades concretas en cada caso.

Pero hay varios detalles a tener en cuenta a la hora de elegir, casi todos ellos relacionados con cuestiones estéticas y de preferencias, no con diferencias de calado.

Los hombres suelen preferir texturas ligeras (tengan la piel grasa o no), lo que de entrada no es ningún problema cuando hablamos de sueros, ya que son ligeros por definición, pero como a las mujeres en general les atraen las texturas más ricas y jugosas, si eliges un sérum unisex asegúrate de que te gusta.

Se puede decir que por defecto los cosméticos están pensados para las mujeres, así que los colores y diseños también lo están; los hombres tienden a ser más austeros, prefiriendo colores oscuros, como el negro o el azul marino y diseños más sencillos.

Es posible que todavía muchos hombres sientan reparos al comprar un cosmético con un marcado aspecto femenino.

Otro aspecto en el que hay grandes diferencias es el de los perfumes y olores, que, en el caso de los sérums no debiera tener peso alguno, ya que perfumes y fragancias pueden resultar muy irritantes en un cosmético destinado a llegar a las zonas más recónditas de la piel.

Ya lo sabes: sérum y perfume, no, gracias.

Existen en el mercado muchos sérums con un claro carácter unisex, como los hay claramente femeninos y claramente masculinos, así que la elección depende totalmente de ti. Nosotros tenemos nuestros favoritos y te lo mostramos en Sérums para hombre: los mejores.

En nuestra opinión son los condicionantes de tu piel los que deberían determinar tu decisión.

Es importante que busques ingredientes de calidad y de origen natural. Los ingredientes como las siliconas o los aceites minerales derivados del petróleo son altamente oclusivos, de forma que no mejoran ninguna piel tirando a grasa, pero tampoco las secas, ya que, a medio plazo, contribuyen a secarlas más todavía. Este tipo de ingredientes desequilibran y estropean las pieles a medio y largo plazo, haciéndolas más indefensas y muy dependientes de los mismos cosméticos que las dañan.

El sérum para la piel del hombre

Muchos componentes de origen industrial son irritantes y hasta peligrosos por acumulación, estando marcadas por la ley las cantidades máximas que se pueden utilizar en un cosmético. El problema es que si varios cosméticos de los que utilizas los tienen, la cantidad sobre tu piel superará con creces los límites legales y seguros para el cutis y el organismo.

Si tienes varios frentes abiertos los sérums te permiten atacarlos incluso de forma simultánea, pues se pueden usar unos sobre los otros, empezando siempre, recuerda, por el más ligero.

Es una técnica que no te recomendamos más que para cuestiones puntuales y como una excepción con un límite en en tiempo.

Pero puedes utilizar un sérum durante el día y otro durante la noche, para tratar diferentes asuntos. Para saber más echa un ojo aquí: Aplicar el sérum tiene truco (fácil).

Los cuidados de la piel masculina

¡Sí señor! A pieles semejante, atenciones parecidas.

Los rituales básicos de cuidado cutáneo de los hombres no difiere mucho de los de las mujeres.

Dicho en pocas palabras:

  • Por la mañana, limpieza, sérum (optativo), hidratante y protector solar.
  • Por la noche, limpieza, sérum, hidratante (optativa si tu piel es grasa y tu sérum tiene ingredientes humectantes) y ¡listo!

A esto puedes añadir mascarillas, exfoliantes, limpiezas y todo lo que quieras… o nada, si eres de los que no están por la labor de dedicarle mucho tiempo a todo este asunto. No eres el único, y también hay muchas mujeres en tu equipo, no creas.

Pero hay un punto en el que los hombres no son como las mujeres: la barba, el bigote y, en consecuencia, el afeitado o el cuidado del vello facial.

Te rasures o te dejes barba, no te libras de tener que atender este asunto “peliagudo” (imposible resistirse al chiste fácil y malo, ¡lo siento! 🤣).

Sérum para la piel de los hombresAsí que el afeitado o el mantenimiento de la barba o cualquier otra versión de crecimiento velloso en el rostro merecen que nos detengamos para incidir en la importancia de este aspecto de la estética masculina.

Como media, un hombre se afeita 16.000 veces en su vida. A golpe de afeitado la piel se vuelve más sensible y reacciona con más facilidad ante los estímulos de cualquier naturaleza.

El afeitado diario supone un gran estrés para la piel, puede causar irritación, heridas constantes e incluso infecciones.

Al eliminar a diario la capa superior de la piel, también se elimina el manto hidrolipídico y el estrato córneo, lo que deja expuesta la siguiente capa, aún inmadura y mucho más susceptible.

Como resultado, más del 40% de los hombres lidian con problemas cutáneos causados ​​por el afeitado, sobre todo los hombres más jóvenes y los que tienen la piel clara.

Si te afeitas debes hacerlo bien, sin prisas, para reducir los daños tanto como sea posible.

Antes de comenzar a afeitarte, humedece la cara con agua tibia para que la espuma suavice la piel y la barba.

Masajea la crema de afeitar suavemente, no solo para hacer espuma, sino para estimular el flujo de sangre a la piel.

Asegúrate de que tus cuchillas de afeitar no están desgastadas, y no ahorres en ellas.

Deslízalas siempre en la dirección en la que crece el pelo.

Intenta no dar demasiadas pasadas sobre la misma zona.

Después del afeitado, calma tu piel con un afteshave adecuado, sin alcohol ni perfumes que son altamente irritantes, o, como ya te hemos dicho, con un sérum que contenga ingredientes curativos, antiinflamatorios, regeneradores, bactericidas y con un pH ácido que ayude a tu manto hidrolipídico a recuperarse.

El afeitado en seco se recomienda para pieles deshidratadas o con tendencia al acné, porque la piel no entra en contacto directo con la cuchilla y se reduce el riesgo de lesiones.

Los productos agresivos pueden eliminar los lípidos naturales de la piel y debilitar aún más la barrera cutánea.

Ocúpate de que todo el instrumental que utilizas para el afeitado esté siempre limpio.

Sérum para barba de hombre

Sérum para la barba

¡Mira por donde! Efectivamente, cada vez son más las marcas que ofrecen este producto exclusivamente masculino.

El sérum para la barba triunfa porque es un producto no graso y concentrado que te permitirá lucir una barba abundante, suave y sana sin ninguna sensación pringosa.

Cubre el pelo de la raíz a las puntas, nutriéndolo. Hasta las barbas más duras y rebeldes notan una mejoría constante y permanente.

Y, por supuesto, el sérum para la barba es respetuoso y cuidadoso con la piel.

Porque para lucir barba no basta con dejarse crecer el vello del rostro, como ya sabrás. La higiene y el cuidado de esta incidirá directamente en tu piel.

Aplica una pequeña cantidad por toda la longitud del pelo, suavemente, con un ligero masaje.

Te retamos a probar el sérum, tanto para el rostro como para la barba: seguro que te enganchas a él y a todas sus ventajas.

Artículos relacionados
Los mejores sérums para piel mixta

La piel mixta es la más común, presenta muchas variantes y puede llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza. Leer más

Estos son los mejores sérums para la piel grasa

Si tu piel grasa te tortura, te superan los brillos, los puntos negros y espinillas y ya no sabes qué Leer más