Estos son los mejores sérums para la piel grasa

Si tu piel grasa te tortura, te superan los brillos, los puntos negros y espinillas y ya no sabes qué hacer, el sérum puede ser la respuesta a todas tus oraciones y maldiciones. 😀

Si lo has probado y no te funciona es posible que no hayas elegido uno adecuado.

Si no lo has probado, ya es el momento, sin importar la edad que tengas, porque los sérums para pieles grasas regulan la producción sebácea y consiguen modularla.

Aquí tienes nuestros favoritos, todos con ingredientes naturales. Puedes comprobar que hacemos un análisis bastante exhaustivo de sus ingredientes para que puedas valorarlos más allá de si te dejan la piel suave o si huelen bien, lo que, por otra parte, hacen muchos cuya composición deja, en nuestra opinión, mucho que desear.

Nezeni Sérum Facial Antiedad

Nezeni Sérum Facial AntiedadComprobar precio y disponibilidad

Que no te engañe el nombre de este excepcional sérum: si solo fuera un sérum antiedad no estaría aquí.

Pero los mejores sérums, por mucho que estén pensados para un problema concreto, tratan la piel en todos sus aspectos, ya que una piel sana es una piel equilibrada.

Eso es exactamente lo que pasa con este suero hecho al 100% con ingredientes naturales.

¿Es antiedad? ¡Claro! Todos lo son, en realidad, porque el sérum se creó para tratar la piel en profundidad y poder afectar a sus partes internas, retardando los procesos de envejecimiento cutáneo y optimizando el trabajo que la piel ya realiza por sí misma, o corrigiéndolos si es necesario, de una forma efectivamente sutil.

Si te decides por este sérum, tu piel notará la diferencia desde el primer momento, pero es a medio y largo plazo donde da lo mejor de sí. Tu piel grasa recupera el equilibrio y empieza a trabajar de forma más armónica.

Al ser de base acuosa no deja sensación ni residuos grasos, la piel lo absorbe rápidamente y es posible que en más de una ocasión puedas prescindir de la hidratante.

Tres son los ingredientes activos principales de este suero: Cobiolift, vitamina C y ácido hialurónico (AH). Pero todos los demás, desde los emolientes y los vehículos (ingredientes que facilitan la penetración de los activos) hasta los conservantes (pocos y naturales todos) son también activos, es decir, tienen efectos positivos para la piel y han sido seleccionados precisamente por eso.

Un buen sérum debe conseguir una sinergia única entre sus componentes, haciendo que se potencien entre sí. No es necesaria una lista de ingredientes infinita, sino medida y equilibrada, de forma que compongan un todo redondo, como es el caso.

Nos convence mucho que estos activos aparezcan al principio del INCI (lista de ingredientes), porque significa que están presentes en la proporción suficiente y necesaria para ser realmente “activos”.

Aquí tienes el INCI completo:

Aqua, Propanediol, Pentylene Glycol, Chenopodium Quinoa Seed Extract, Ascorbyl Glucoside, Sodium Hyaluronate, Arginine, Trisodium Ethylenediamine Disuccinate, Ammonium Lactate, 1,2 Hexanediol, Caprylyl Glycol, Phenoxyethanol, Sodium Carrageenan, Ethylhexylglycerin, Sea Salt. 

Si notas el cutis un poco tirante es debido al efecto lifting del Cobiolift, un compuesto a base de extracto de semillas de quinoa que actúa como el bótox sin ninguno de sus posibles efectos secundarios. Lo solucionarás, si te resulta incómodo, con una hidratante ligera, adecuada para tu tipo de piel.

Recuerda que los sérums no están diseñados para hidratar la capa exterior de la piel, sino para tratarla hacia adentro. De la epidermis se ocupan las hidratantes.

El Cobiolift crea una micropelícula tensora que relaja el rostro y mejora el aspecto de las arrugas, llegando a difuminarlas, mediante una adaptación perfecta a la propia estructura cutánea.

La quinoa, además, es antiinflamatoria, calmante, limpiadora y seborreguladora, cuatro características perfectas para tratar la piel grasa, lo que hace este sérum de una forma contundente pero nada agresiva.

La vitamina C como el derivado estable ascorbyl glucoside permite que esta vitamina esencial no se deteriore en el envase (lo que estropearía el sérum en poco tiempo) pero que, una vez alcanza la capas profundas de la piel se transforme en ácido ascórbico puro (vitamina C pura) en un elevado porcentaje, proporcionando al mismo tiempo seguridad y excelentes resultados.

La vitamina C es un ingrediente fabuloso, lleno de ventajas y un imprescindible para las pieles grasas. Veamos por qué.

  • Es exfoliante, de una manera suave pero decisiva: ayuda a retirar y/o deshacer (recuerda que es un ácido) los restos de grasa y las impurezas de la piel, incluidas las que no se pueden percibir a simple vista.
  • Es ligeramente astringente: reduce la producción de sebo y la modula.
  • Es antiinflamatoria y desinfectante: ¡imagínate lo que puede hacer por tu piel grasa!
  • Estimula las defensas cutáneas: ayuda a que tu piel se defienda de los posibles patógenos causantes de las infecciones de los poros.
  • Iguala la superficie cutánea tanto físicamente (alisa la piel) como en el tono (reduce las manchas inhibiendo la producción de melanina).
  • Es muy hidratante, y más cuando se combina con el ácido hialurónico.
  • De una forma casi mágica, devuelve al rostro un aspecto lustroso, juvenil y saludable.
  • Es fotoprotectora, lo que evita la aparición de nuevas manchas, a las que las pieles grasas son más propensas.
  • Mejora y acelera la cicatrización, impidiendo que queden señales de los granos y las espinillas.
  • Estimula la síntesis de colágeno y elastina, recuperando la elasticidad, la resistencia y el volumen de la piel.
  • Es uno de los mejores y más potentes antioxidantes, una propiedad muy interesante para las pieles grasas.

Si no lo sabías antes, ahora entenderás por qué es tan magnífica y tiene tantos fans.

El ácido hialurónico es el hidratante más potente. Nuestra piel lo produce pero con el tiempo va perdiendo fuelle. Un cóctel de AH como el que lleva incorporado este sérum es perfecto para aportar el necesario, relanzar y mantener la producción de la propia dermis.

Por supuesto, no es graso en absoluto, es totalmente biocompatible y puede llegar a capturar y retener hasta 1.000 veces su peso en agua, siendo capaz de incrementar o rebajar esta absorción en función de las condiciones de la piel y del entorno.

AH de alto peso molecular, para hidratar las capas externas de la piel, de bajo peso, para llegar a las zonas más profundas y un precursor de el ácido hialurónico para estimular su producción.

También es antiinflamatorio, pero aporta grosor a la piel, que con la edad tiende a afinarse.

Al equilibrar la humedad cutánea colabora a la reducción del exceso de grasa (que tiene también relación con la falta de hidratación).

El propanediol y el pentylene glycol actúan como transportadores y emolientes, pero son además antiinflamatorios, humectantes, suavizantes y ayudan a la textura y conservación de la fórmula.

Si odias los brillos de tu cutis este sérum te enamorará porque los hace desaparecer sin restar un ápice de luminosidad a tu aspecto. Otra ventaja que tiene es que está tan bien formulado que puedes seguir usándolo cuando tu piel vaya mejorando, porque se adapta y mejora todo tipo de pieles. Lo verás.

Tiene un tacto muy agradable, se aplica con mucha facilidad y notas los efectos inmediatamente, no solo sobre el sebo (no suena bien pero es el nombre de la grasa cutánea), sino en todos los aspectos del cuidado de la piel, así que conseguirás luminosidad sin brillos (repetimos porque sabemos los brillos fastidian mucho), reducción de espinillas, puntos negros, etc. y que cada vez aparezcan menos; cutis liso y suave; cuello más terso; disminución e incluso desaparición de arrugas, manchas y marcas…

¡No es nuestra primera opción por casualidad!

Viene en un envase de 50 ml -casi el doble del contenido normal de la mayoría de los sérums, que suele ser de 30 ml- opaco, para protegerlo de la luz, y con aplicador airless, para protegerlo del contacto directo con el aire y con la piel.

Una aplicación es más que suficiente, porque cunde una barbaridad (o un barbarismo 🤣).

Es no comedogénico, hipoalergénico y está dermatológicamente testado.

No contiene perfume ni fragancias y caduca a los dos años desde la fecha de envasado, porque tiene conservantes naturales y en la  cantidad justa.

Para comprarlo tienes que dirigirte a la página web de Nezeni (tienen un servicio y una atención al cliente impecables) o a Amazon, donde lo encontrarás, pero un poco más caro.

Bioearth Sérum Purificante

Bioearth Sérum Purificante

Comprobar precio y disponibilidad

Hay que decirlo: los usuarios de este sérum no pueden entender que no esté disponible en un formato mayor. Contiene solo 5 ml y dura entre una y dos semanas, dependiendo de cómo lo uses.

El envase transparente no es, en principio, el ideal, pero en este caso es un asunto irrelevante, porque si de verdad lo usas no le da tiempo a estropearse bajo ningún concepto.

Para que dure más, algunas personas optan por agregar un par de gotas a otro suero, aunque no te lo recomendamos si lo vas a usar para la piel grasa, porque es excelente y lo mejor es usarlo sin mezclar. Cuando tu piel mejore sí que puedes combinarlo con otros, si quieres.

Está concebido como un purificante concentrado y su composición lo corrobora.

INCI completo: 

Aqua, Propolis Extract, Sodium Hyaluronate, Pullulan, Nannochloropsis Oculata Extract, Citrus Medica Limonum Fruit Extract, Melaleuca Alternifolia Leaf Extract, Salvia Officinalis Leaf Extract, Glycerin,Cellulose Gum, Phenethyl Alcohol, Caprylyl Glycol.

Base acuosa y fluida con una apuesta clara por una combinación de activos que juntos limpian la piel y regulan la producción de sebo.

El propóleo es un desinfectante natural producido por las abejas, que actúa también como antiinflamatorio, seborregulador, cicatrizante, homogeneizador de la superficie cutánea, calmante, regenerador y estimulante de la renovación celular.

Aparece en el primer puesto después del agua, así que tienes la seguridad de que está en cantidad suficiente.

Le sigue en ácido hialurónico, del que ya te hemos hablado y cuyas capacidades hidratantes son imprescindibles para las pieles grasas.

El pullulan reafirma la piel, suaviza arrugas y aporta suavidad. Su biocompatibilidad y habilidad para adherirse a la piel hacen que se perfecto para rellenarla y ejercer un inmediato efecto tensor.

El alga nannochloropsis oculata es rico en ácidos grasos poliinsaturados y un gran antioxidante.

El extracto de limón, el del árbol del té y el de salvia conforman un trío perfecto para combatir las espinillas y las infecciones, reducir la inflamación, la sensibilidad cutánea y la frecuencia de aparición de imperfecciones. Además, son hidratantes y juntas se potencian entre sí.

Se aplica con facilidad, unas pocas gotas son suficiente y los efectos notables. Deja la piel suave y agradable al tacto, aunque algunos usuarios notan una cierta cualidad “pegajosa” que en realidad tiene que ver con el pullulan y que desaparece en unos minutos y/o cuando te pones la hidratante.

Puedes usarlo solo en algunas ocasiones, sobre todo por las noches.

Es apto para el contorno de labios y ojos, con ingredientes 100% naturales y está testado dermatológicamente.

Santa Verde Pure Refining Serum

Santa Verde Pure Refining SerumComprobar precio y disponibilidad

Un sérum diseñado específicamente para pieles sensibles, con impurezas y grasa.

El envase de 30 ml resulta original, porque no es el que acostumbramos a ver en este tipo de cosméticos. Es opaco, pero hay que tener cuidado con la aplicación, ya que si aprietas en exceso puedes desperdiciar mucho líquido.

Tiene una textura acuosa, algo similar a la de los geles, ya que su principal ingrediente, el aloe, es gelatinoso y carece de agua.

El INCI completo:

Aloe Barbadensis Leaf Juice, Salix Nigra Bark Extract, Viola Tricolor Flower Extract, Oenothera Biennis Oil, Alcohol, Sodium Lactate, Sodium Hyaluronate, Helianthus Annuus Seed Oil, Chondrus Crispus Powder, Xanthan Gum, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Glucose, Glyceryl Caprylate, Levulinic Acid, Glycerin, Sodium Levulinate, Sodium Phytate, Sodium Hydroxide. 

Empezamos con el aloe, pues.

Como la vitamina C y el ácido hialurónico, es un clásico en el cuidado cutáneo, apto para todos los tipos de pieles y lleno de magníficas propiedades. Hagamos un repaso de estas.

  • Es fresco, aparentemente algo pringoso, pero la piel lo absorbe rápidamente y no deja residuos.
  • Es un buen vehículo para transportar otros ingredientes.
  • Protege la piel.
  • Es un gran cicatrizante.
  • Estimula las defensas cutáneas.
  • Es un antiinflamatorio espectacular.
  • Es un gran hidratante y humectante no graso.
  • Es desinfectante.
  • Estimula la renovación celular, con lo que mejora el aspecto integral del rostro (manchas, cicatrices, marcas…).
  • Acelera la recuperación de los efectos solares sobre la piel.
  • Es rico en vitaminas.
  • No corrige las arrugas ya establecidas pero sí ayuda a evitar su aparición.
  • Es antioxidante.

El extracto de corteza de sauce, rico en ácido salicílico, es perfecto para las pieles grasas, porque las limpia en profundidad, exfoliándolas suavemente y retirando cualquier impureza de los poros. Es antiinflamatorio, desinfectante, alisa e iguala la superficie de la piel regulando, además, la producción sebácea.

En cuanto al extracto de pensamiento, también es un regulador natural del sebo, antiinflamatorio, desinfectante, desintoxicante, hidratante y estimulador del ácido hialurónico. Protege la piel de la contaminación y otros agentes exteriores.

Nos interesa sobre todo su acción seborreguladora y de microdrenaje de las diferentes capas de la piel, así como su potente capacidad antiinflamatoria y de regulación del pH.

El aceite de onagra, altamente biocompatible y no comedogénico, antiinflamatorio y rico en ácidos grasos esenciales (omega-3 y 6, oleico y linoleico), aporta elasticidad, protege la capa hidrolipídica, retiene la humedad y es seborregulador. Recupera luminosidad, alisa y calma.

Contiene ácido hialurónico, vitamina E y vitamina C, pero parece que en cantidades más bien escuetas, lo que nos lleva a pensar que tienen un papel más de conservantes que de auténticos activos (claro que son los mejores conservantes para un suero, porque, incluso en menor medida, siguen siendo útiles para tratar la piel).

Este sérum te irá muy bien si tu piel es especialmente sensible y/o acneica. Reduce los brillos, es fresco y calma mucho la piel irritada o con problemas como la rosácea.

Todos sus ingredientes son naturales, es no comedogénico, vegano y sin perfume, lo que hace que tenga un leve olor peculiar que no gusta a todo el mundo pero que desaparece en cuanto lo aplicas, dejando la piel suave y refrescada.

Balm Balm Littel Miracle Rosehip Serum

Balm Balm Rosehip Serum

Comprobar precio y disponibilidad

Esta marca se precia de utilizar solo ingredientes orgánicos y, desde luego, todos son 100% naturales y veganos

Se trata de un sérum de base oleosa y si crees que no puedes usar aceites por tener la piel grasa estás en un error absurdo. La piel acepta y absorbe muy bien muchos aceites que son, además, un vehículo perfecto para trasladar los activos a las capas más profundas de la dermis. La única condición es que los aceites sean de calidad y no comedogénicos (echa un vistazo a la información que hemos incluido al final de nuestra selección).

Aquí está el INCI completo: 

Rosacanina Fruit Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Borago Officinalis Seed Oil, Boswellia Neglecta Oil, Pelagonium Graveolens Flower Oil, Cymbopogon Martinii Oil, Juniperus Communis Fruit Oil, Citrus Nobilis Peel Oil, Citronellol, Geraniol, Linalool, Citral, Limonene, Farnesol. 

Si no has oído hablar del aceite de rosa mosqueta es que eres totalmente neófito en esto del cuidado de la piel y la cosmética, sin duda.

Es uno de los ingredientes más reputados desde siempre (un clásico, vamos) y se ha ganado esa fama a pulso.

Hidrata y retiene la humedad en la piel, tiene una ligera acción exfoliante, limpia, calma y reduce la inflamación, estimula la formación de colágeno, protege del sol, aclara la piel y regula la melanina (gracias a su alto contenido en vitamina A), mejora la cicatrización y el sistema autoinmune y reduce manchas, cicatrices y pequeñas arrugas.

El aceite de jojoba es uno de los ingredientes más biocompatibles con la piel humana, con lo cual el grado de aceptación y penetración es muy elevado. Suaviza la piel, facilita la absorción de otros compuestos, es antiinflamatorio, hidratante, proporciona elasticidad y luminosidad, es antioxidante, desinfectante, no comedogénico y calmante. Redensifica la piel madura.

El trío de aceites vegetales se completa con el de borraja es perfecto para combatir el paso del tiempo, regenera la piel, la hidrata, es antiinflamatorio, calmante, incrementa la micocirculación y es antioxidante.

La mezcla de estos aceites puede calificarse como feliz: penetran con facilidad sin dejar sensaciones desagradables en la piel, mejoran la absorción del resto de ingredientes y cuidan la piel en todos los aspectos.

En cuanto a las esencias, el incienso neglecta podría competir con la rosa mosqueta por sus capacidades. Destacamos que es antiinflamatorio, astringente, calmante, regenerador, hidratante, limpiador y desintoxicante.

La esencia de geranio se utiliza mucho en productos para pieles grasas por sus resultados como seborregulador, astringente, antiséptico, antiinflamatorio, regenerador y cicatrizante, entre otros.

La palmarosa suma a estos ingredientes capacidades similares, entre las que destaca la de modular la producción de sebo, haciendo este sérum más potente y efectivo a la hora de tratar las pieles grasas.

El aceite de bayas de enebro es antibacteriano, profundamente limpiador, exfoliante, antiinflamatorio, antioxidante, estimula la circulación y el sistema inmune y actúa sobre el sistema hormonal, equilibrándolo e incidiendo sobre el acné y la reactividad cutánea.

Es un sérum que penetra bien en la piel sin dejar restos sobre ella, suaviza el cutis, mejora el tacto y el aspecto del rostro.

¿Pegas? Las fragancias que contienen las esencias pueden ser irritantes: pruébalo para confirmar que no te pase a ti.

Alkemilla Sérum Facial Concentrado Sebonormalizante

Alkemilla Sérum Facial Concentrado Seborregulador

Comprobar precio y disponibilidad

Un sérum para limpiar, hidratar y equilibrar las pieles grasas.

Con base acuosa y diversas ceras, como los ésteres de jojoba y las ceras de flor de acacia y de semilla de girasol que juntas forman un compuesto comercializado con el nombre de Acticire, en este suero el ácido hialurónico de diversos pesos moleculares juega un papel predominante.

Lo vemos con más detenimiento.

Te dejamos el INCI: 

Aqua, Jojoba Esters, Sodium Hyaluronate, Cynara Scolymus Leaf Extract, Salix Alba Leaf Extract, Equisetum Arvense Leaf Extract, Arctium Lappa Root Extract , Silybum Marianum Extract, Epilobium Fleischeri Extract, Acacia Decurrens Flower Wax, Helianthus Annuus Seed Wax, Decyl Glucoside, Dicaprylyl Ether, Glyceryl Oleate, Polyglycerin-3, Glycerin, Xanthan Gum, Salicylic Acid, Benzyl Alcohol, Parfum, Sodium Benzoate, Sodium Dehydroacetate, Lactic Acid, Hexyl Cinnamal, Linalool, Geraniol. 

Ya hemos hablado de la jojoba, así como del AH y de las ventajas de que aparezca en varios formatos, para alcanzar cada estrato cutáneo.

El extracto de alcachofa se ha revelado como un gran aliado para el cuidado cutáneo: estimula y recupera la elasticidad y firmeza de la piel, previene en envejecimiento, reduce las arrugas finas, el fotoenvejecimiento y tiene un claro efecto astringente que se traduce en una reducción de los poros abiertos.

Hemos contado las bondades del extracto de corteza de sauce.

La cola de caballo, hierba muy conocida, añade efectos antiinflamatorios, antioxidantes, de estimulación del drenaje celular; la raíz de bardana es calmante y antiséptica; el cardo mariano y el resto de ingredientes inciden en todos los aspectos mencionados, para lograr resultados francamente buenos.

Pocos activos y bien combinados para hacer justo lo que promete: hidratar la piel, regular la producción de sebo con un cierto toque astringente, limpiarla y depurarla.

Es ligero y se absorbe muy bien, pero tienes que tener cuidado con no exceder la dosis porque entonces deja un ligero velo algo pringoso sobre esta.

Perfecto para todo el año, aunque algunos usuarios lo encuentran excesivamente ligero en las épocas frías.

Ingredientes 100% naturales, no comedogénicos y vegano. Caduca a los 6 meses de abrirlo.

Entre sus ingredientes aparecen algunos potencialmente irritantes porque son perfumes que forman parte de las esencias contenidas en el sérum, así que pruébalo antes de usarlo.

Antipodes Blessing Anti-Pollution Light Face Serum

Antipodes Antipollution SérumComprobar precio y disponibilidad

Esta marca neozelandesa utiliza en sus productos extractos de plantas exóticas, originarias de esa zona del mundo, como el aceite de semillas de kiwi (actinidia chinensis fruit seed oil).

Otro sérum oleoso que mezcla aceites vegetales de compatibilidad más que demostrada con la piel y esencias (aceites esenciales o extractos), una mezcla que siempre da buenos resultados si está bien diseñada.

El INCI completo:

Coco Caprylate, Persea Gratissima Oil, Brassica Campestris Seed Oil, Zingiber officinalis root extract, Alpinia Officinarum Extract, Glycyrrhiza Glabra Root Extract, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Althaea Officinalis Root Extract, Oryza Sativa Bran Extract, Pongamia Glabra Seed Oil, Actinidia Chinensis Fruit Seed Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Asteriscus Graveolens Flower Extract, Glyceryl Caprylate, Hyaluronic Acid, Tocopherol, Helianthus Annuus Seed Oil, Ascorbyl Tetraisopalmitate, Vitis Vinifera Seed Extract, Actinidia Deliciosa Fruit Extract, Benzyl Alcohol, Benzyl Benzoate, Benzyl Salicylate , Cinnamal, Cinnamyl Alcohol, Citral, Citronellol, D-Limonene, Eugenol, Farnesol, Geraniol, Isoeugenol, Linalool.

El aceite de coco es un buen ejemplo de lo que te contamos: muy biocompatible con la piel humana (no hay riesgo, por lo tanto, de reacciones adversas), penetra hasta las capas lipídicas (es decir, grasas, las más profundas) aportando una extraordinaria suavidad y flexibilidad sin dejar ninguna sensación untuosa o molesta.

El aceite de aguacate (persea gratissima) hidrata, calma y nutre la piel gracias a su alto contenido en vitaminas y ácidos grasos insaturados; el aceite de colza (brassica campestris) hidrata, conserva la humedad, protege el manto hidrolipídico, creando una sutil barrera sobre la epidermis, y nutre (vitaminas, ácidos grasos).

Sigue una lista de extractos de diversas plantas, algunas exclusivas de Nueva Zelanda y/o Australia y el Este Asiático.

Conforman un suero con múltiples propiedades idóneas para los cutis grasos: antiinflamatorias, calmantes, cicatrizantes, desinfectantes, astringentes, hidratantes, protectoras, reguladoras del pH, estimulantes de múltiples procesos cutáneos (renovación celular, síntesis de colágeno y elastina, microcirculación, drenaje…), seborreguladoras, antioxidantes, limpiadoras, exfoliantes, de protección frente a los rayos UV, de eliminación de marcas, manchas, cicatrices, irregularidades y pequeñas arrugas y, por supuesto, de defensa frente a la contaminación.

No faltan ni la vitamina C ni el ácido hialurónico.

Como se puede apreciar, es un sérum lleno de ingredientes (quizá demasiados, para nuestro particular gusto) que consigue resultados en las pieles grasas. Se absorbe muy bien y deja la piel suave, ayudando a mejorar también su aspecto en pocas semanas.

Es 100% natural, vegano y no comedogénico, pero, como ocurre con otros, a causa de la cantidad de esencias que incluye, tiene un proporción elevada de fragancias, así que pruébalo para cerciorarte de que no te produce irritación o alergia de ningún tipo.

Antos Sérum Exfoliante

Antos Sérum ExfolianteComprobar precio y disponibilidad

Por último te dejamos un sérum exfoliante que es para usar en ocasiones y que puede ayudarte con la piel grasa.

Se diferencia de los otros en que una vez aplicado hay que dejarlo actuar durante un cuarto de hora y luego retirarlo completamente con agua. Si tienes la piel sensible pruébalo antes en una pequeña zona, para prevenir posibles reacciones.

Este es el INCI: 

Aqua, Glycerin, Fagus Sylvatica Extract, Vaccinium Myrtillus Extract, Citrus Medica Limonum Fruit Extract, Citrus Paradisi Fruit Extract, Solanum Lycopersicum Extract, Caprylic/capric Triglyceride, Xanthan Gum, Sodium Levulinate, Tocopherol, Retinyl Palmitate.

Aunque se publicita como un suero para pieles maduras, su composición y su función básicamente exfoliante lo convierten en una buena apuesta para las pieles grasas.

De base acuosa y extractos 100% naturales, el primero que encontramos es el de brotes de haya, que oxigena la piel, favorece la síntesis de proteínas de los queratinocitos (la epidermis) estimulando la renovación celular cutánea y la retirada de células epiteliales escamosas.

El extracto de arándanos es un antioxidante que contiene activos antimicrobianos, antiinflamatorios, calmantes, exfoliantes y suavemente astringentes, perfectos para regular el sebo en la piel y sus consecuencias. Estimula la microcirculación, dilata los capilares, los refuerza y mejora la penetración de otros activos.

Tanto el extracto de limón como el de pomelo también tienen efectos astringentes, desinfectantes, antiinflamatorios, exfoliantes, antioxidantes.

El extracto de tomate no es un ingrediente muy común pero resulta maravilloso por sus muchas propiedades: depurador, equilibrante del pH, antioxidante y seborregulador.

Todos estos extractos son, además, ricos en vitaminas.

El resto de ingredientes son excipientes, pero, como en los demás sérums aquí analizados, activos y con características perfectas para el cuidado de la piel.

Deja una agradable sensación de limpieza y frescura en el rostro, suaviza la superficie y es un complemento para cualquier sérum que utilices a diario, pero no deberías usarlo más de una vez por semana y siempre sin exceder el tiempo indicado (15 minutos).

Esperamos que esta selección sea de utilidad para ti y te ayude a decidir qué sérum prefieres. 😀

Pieles grasas y sérum

Cómo el sérum mejora tu piel grasa

La causa de una piel grasa es, evidentemente, un desajuste en la producción cutánea de sebo. 

Este desajuste puede tener diversos orígenes, desde la herencia a los cambios o alteraciones hormonales, pasando por algunas medicinas.

La grasa suele aparecer en la adolescencia y en muchos casos desaparece en la primera juventud (entre los 20 y 30 años). Cuando no es así la tendencia de este tipo de pieles es a normalizarse con el paso del tiempo o, al menos, a perder intensidad.

Si el problema es más que estético (no solo acné, granos, brillos…) debe ser tratado por un profesional médico. 

Las glándulas sebáceas, que son las encargadas de proporcionar a la piel la lubricación que necesita en cada momento y circunstancia, se encuentran en la dermis. Por lo tanto, para corregir un mal funcionamiento, en este caso por exceso, es preciso encontrar un vehículo capaz de traspasar la epidermis y llegar hasta la dermis, llevando allí los activos necesarios para producir los cambios deseados.

Ahí en donde entra en escena los sérums, ya que solo ellos son capaces de hacerlo. 

Las cremas y demás cosméticos cuentan con moléculas demasiado grandes como para traspasar la barrera cutánea, pero el sérum está hecho con moléculas pequeñas, lo suficientemente pequeñas como para llegar hasta el estrato más profundo de la dermis.

Compuestos por ingredientes muy potentes, muy concentrados y que crean una sinergia entre ellos (juntos son más que la suma de todos), no encontrarás ningún otro producto que pueda lograr lo que consigue un sérum.

Resumiendo, se puede decir que gracias a él puedes conseguirlo todo con muy poco, porque debido a su concentración se necesitan solo unas pocas gotas para tratar tanto el rostro como el cuello y la zona del escote.

Los mejores ingredientes

Para empezar, siempre son los de origen natural. 

En el caso de las pieles grasas esta elección nos parece irrenunciable. Los productos derivados del petróleo, como la vaselina, la glicerina no vegetal y otros, a veces camuflados con el nombre de aceites minerales, así como las silicionas, todos ellos profusamente utilizados en la mayoría de los cosméticos más prestigiosos y conocidos no son una buena opción.

Se utilizan porque son muy baratos. No tienen más ventajas y esa ventaja no lo es para ti, solo para el fabricante.

Es cierto que dejan sensaciones fantásticas en la piel, pero es pura ficción. Al dejar una película obstructora sobre la epidermis actúan como una especie de micropelícula plástica. Si te pones un plástico sobre la piel, lo que tocarás será el plástico, pero debajo de él tu piel no puede realizar sus funciones, muchas de las cuales tienen que ver con un intercambio fluido y equilibrado entre el organismo y el exterior.

A medio y largo plazo, lejos de mejorar empeoran cualquier cutis, haciéndolo además dependiente, porque cada vez está más deteriorado y necesitado de ese “maquillaje” que nada arregla pero todo lo cubre.

Sin embargo, los ingredientes de origen natural tienen, normalmente, un buen grado de compatibilidad biológica con la piel (muchísimos tienen un alto grado de biocompatibilidad), de forma que penetran fácil y rápidamente, sin dejar residuos molestos.

La inmensa mayoría tienen no una ni dos, sino varias características que los hacen perfectos para tratar la piel en todos los aspectos, por muy especializados que sean.

En realidad, es difícil encontrar un ingrediente natural que suponga solamente uno o dos beneficios para la piel. 

Como verás, todo son ventajas.

Los ingredientes que debes buscar son:

  • Reguladores de la producción de sebo, por motivos evidentes. Estos son capaces de hacer que la piel deje de producirlo en exceso pero evitarán la desaparición total de este de tu piel, lo que sería una catástrofe.
  • Astringentes. Inhiben la producción sebácea, así que hay que usarlos con moderación y elegir los que sean suaves.
  • Antiinflamatorios. Las pieles grasas suelen estar inflamadas, entre otros motivos porque son un caldo de cultivo para bacterias, hongos y suciedad, ante los cuales la reacción reparadora implica siempre inflamación.
  • Desinfectantes y limpiadores.
  • Exfoliantes. Deben ser poco agresivos, porque a la hora de retirar células muertas y suciedad lo que importa es el trabajo constante que no irrite la piel.
  • Calmantes. Para reducir sensaciones como el dolor, el escozor, etc.
  • Estimuladores de la renovación celular.
  • Regeneradores. 
  • Protectores. Tanto de la luz solar como de cualquier elemento que pueda desequilibrar o eliminar las protecciones naturales de la piel: la capa córnea y el manto hidrolipídico.

Lo que nunca debes ponerte son ingredientes comedogénicos (¡atención a los maquillajes!), es decir, aquellos que tapan los poros.

Muchas veces las personas con piel grasa tienen el convencimiento de que el aceite o las sustancias oleosas no son compatibles con su condición, pero esta creencia es falsa y puede privarlas del uso de agentes extremadamente biocompatibles y llenos de ventajas. 

Los aceites vegetales tienen una gran capacidad de penetración y muchas de las mejores características para tratarlas. La única condición es que sean no comedogénicos, y en ese rango está una amplia mayoría de ellos.

Los aceites se clasifican en seis grados comedogénicos, que van desde el 0 hasta el 5. Los comprendidos entre el 0 y el 2 son perfectos y la mayoría de las veces también los de grado 3: dependerá de cada piel y de la calidad y cualidades de cada uno, ya que un aceite refinado puede ser comedogénico pero el mismo aceite extraído en frío y sin refinar no lo es.

La escala comedogénica sirve más como orientación que como regla estricta. 

Cuidados básicos de la piel grasa

Los mejores sérums para las pieles grasas están aquí

  • La limpieza. Mañana y noche, para evitar la acumulación de sustancias que puedan irritar o infectar la piel. Estas sustancias tienden a adherirse con facilidad al sebo.
  • La exfoliación. Siempre ha de ser moderada y no demasiado frecuente, para evitar arrasar las defensas cutáneas.
  • El sérum. A estas alturas deberías tener claros los motivos que lo convierten en imprescindible. 😜
  • La hidratación. Si la descuidas conseguirás que suban los niveles de sebo, para intentar suplir la falta de humedad.
  • El protector solar. Evitará, entre otras cosas, que te queden marcas y cicatrices. No creas que el sol va a “secarte” la grasa. Ese mito no tiene sustento real.
  • La dieta. No es cierto que sea la causa del problema, pero puede agravarlo o aliviarlo. Fruta, verdura, agua suficiente y, en líneas generales, una dieta equilibrada y con productos frescos son grande aliados.
  • El ejercicio. Ayuda en muchos aspectos. Pasear con regularidad, al menos media hora diaria, puede ser suficiente.
  • El descanso. La piel es un espejo del estado general de nuestro organismo y acusa mucho la falta de sueño suficiente y reparador.
  • El estrés. Ya te habrás dado cuenta de que afecta al estado de tu piel, así que intenta evitarlo o aprender a manejarlo.

Todos estos factores contribuyen a mejorar notablemente cualquier piel, así que tenlos en cuenta, porque el cuidado va más allá de lo que te pones o dejas de poner en ella. Notarás los resultados y serán estables y duraderos a medio y largo plazo. 

Artículos relacionados
Cómo hacer tu propio desmaquillante casero

¿Y si fuera posible realizar en casa tu propia cosmética casera? seguro que esta pregunta, te la has formulado más Leer más

Aceite de coco para desmaquillar la piel

Los productos naturales están en pleno auge, de esto no hay duda. La conciencia colectiva por mimar y cuidar de Leer más