Cómo exfoliar la piel del rostro

Realizar una exfoliación correcta es uno de los pasos más importantes y necesarios para conseguir una piel radiante, luminosa y bonita.

A través de la exfoliación mantenemos nuestros poros libres de células muertas, retirándolas y dando paso a una dermis mucho más suave, sana y por lo tanto, con menos imperfecciones.

Pero…¿realmente sabes cómo exfoliar la piel del rostro?.  Aunque pueda parecer un gesto más bien sencillo, esta actividad contiene sus propias reglas y pasos que debemos seguir si no queremos que nuestro cutis quede irritado.

Además, como es habitual en muchos procesos para el cuidado de la piel del cutis, hay que saber distinguir que productos son más apropiados, en función de las características propias que nos acompañan de forma individual y definen nuestra tez.

exfoliar el rostro

Como ayuda, no está de más que tengas en mente una serie de productos que solo harán sumar beneficios en tu rostro. Para conocerlos, puedes clicar en el enlace que te dejamos por aquí: mejores exfoliantes faciales.

Además, aprovechamos para indicar que estos productos específicos para hacer una limpieza algo más profunda no solo es cosa de chicas, porque también existen tratamientos, cosméticos super eficaces para la exfoliación de la piel masculina, como lo que te mostramos a través de este artículo: mejores exfoliantes faciales hombre.

Una vez que hemos decido dar el paso y cuidar bien, a fondo, la piel de nuestro rostro, no debe faltar este proceso de eliminar los restos que a menudo saturan bastante nuestros poros.

Insistimos porque a veces no conocemos bien cómo llevar a cabo esta actividad o qué productos debemos utilizar  y finalmente acabamos abandonándola.

Además, se suele pensar que es un paso que no es necesario repetirlo con una frecuencia constante, incluso, todas y todos conocemos esta creencia de pensar que sólo hay que exfoliar el rostro los meses en los que el calor aprieta y vamos con una mayor frecuencia a la playa, exponiéndonos antes los rayos del sol.

Para lograr un bronceado uniforme y no quedar a parches, cual dálmata, retirar los excedentes que cada día se van sumando en verano debido al sudor, los restos de cremas o protectores solares y las impurezas que nuestra propia piel desprende, es una misión que parece solo ocupar esta estación.

Pero queremos desmentirlo con firmeza, porque como vamos a ver en este artículo, no solo debemos eliminar estos restos que se presentan en nuestro cutis los meses de verano.

Durante todo el año, al menos una vez cada semana debemos ponernos manos a la obra y echar mano del producto, la receta casera o la forma que hayamos elegido, para exfoliar el cutis.

Para qué quede lo más claro posible te damos a continuación una serie de pautas y consejos para que tu piel quede limpia, sin espinillas, impurezas y sin puntos negros. ¿Qué cómo puedes lograr todo esto?, muy sencillo, exfoliando tu cutis siguiendo cada una de las recomendaciones que te mostramos.

También te resultará muy útil la lectura de este artículo, para evitar que las espinillas y los puntos negros se apoderen de tu tez. Pincha aquí: puntos negros y espinillas, ¿cómo prevenirlos?.

Cómo exfoliar el rostro, paso a paso

Anteriormente te hemos hablado del mito (completamente falso) que acoge que sólo debemos retirar los restos de impurezas los meses de verano.

Sin embargo, también hay otro gran mito que recoge que sólo deben realizar de una forma habitual esta práctica de la exfoliación las dermis que presentan una mayor cantidad de sebo y en la que con frecuencia, la presencia de granos y espinillas es mayor.

De nuevo nos toca volver a desmentir este mito popularmente aceptado porque, la limpieza profunda de la piel debe realizarse de una forma independiente al tipo de piel, que nuestra fabulosa genética nos ha otorgado.

Cualquier tipo de dermis, desde los tejidos más secos pasando por los más grasos, deben realizar una exfoliación de una forma seguida una o dos veces a la semana.

Si quieres obtener mejores resultados y lograr que tu piel, sea como sea, no contenga impurezas indeseadas… ¡tan solo sigue leyendo!.

Pasos para exfoliarte correctamente

Nuestro consejo, si es que quieres lograr exfoliar tu rostro de una forma correcta, es que sigas cada uno de los pasos que te presentamos en estas líneas; no gastarás demasiado tiempo y tu piel quedará reluciente…¡lo prometemos!.

1. La visita a la consulta de un especialista, un primer paso fundamental

Antes de tomar cartas en este asunto lo primero que debemos analizar son las características de nuestra piel, porque como puedes ir imaginando no es lo mismo exfoliar un cutis muy sensible, que exfoliar un cutis más graso o por el contrario, más seco.

Aquí hay que detenerse y prestarle muchísimas atención a este aspecto porque será algo determinante que nos afectará en nuestra decisión, antes de elegir sobre todo un producto u otro o por el contrario, una receta, remedio casero u otro.

Aprovechamos para comentarte que las recetas naturales caseras también pueden ser una alternativa a la que recurrir y que seguramente mucho de los ingredientes de las recetas que te mostramos enseguida, incluso ya los tienes en casa. Fíjate aquí, en el enlace: exfoliante facial casero.

Para determinar con acierto y de una forma profesional qué tipo de tez es la tuya, nuestra primera recomendación por lo tanto, es que acudas a la consulta de un dermatólogo/a que te indique de primera mano cuál son las propiedades con las que tus tejidos gozan.

Dicho esto, esperamos que antes de aplicar un cosmético (sea casero o no) sobre el rostro, os lo toméis bastante en serio ya que las consecuencias pueden ser nefastas, sobre todo en los tejidos que son más vulnerables, en los que a menudo se presentan más afecciones.

Por lo tanto…¡tener en cuenta tu tipo de tez, es lo primero!.

2. Elige cosmético, producto o remedio de exfoliación que mejor se adapte a tu piel

Antes de pensar en qué cosmético exfoliante, sentará mejor a tus tejidos, consideramos importante que sepas cómo se define este tipo de productos, así que allá vamos:

Un producto exfoliante se define como un cosmético destinado a la limpieza del rostro que contiene pequeñas partículas, que nos ayudan a lidiar y retirar las células muertas.

Gracias a la acción y las propiedades de estos productos conseguiremos que las cremas o cosméticos que normalmente, en nuestra jornada aplicamos, penetren de una forma más profunda, llegando hasta el interior de nuestros poros.

La capacidad de penetración que estos productos exfoliantes contienen, hace que se multipliquen sus resultados, no quedándose únicamente en las capas más visibles o superficiales del cutis.

Sin embargo, esta breve definición que te hemos avanzado puede completarse con la lectura de este artículo: qué es y para qué sirve el exfoliante.

Para seguir ahondando en este tema, en este segundo paso o recomendación la propuesta que te hacemos, en realidad, no deja de ser una continuación del primero.

Tras visitar a un especialista y saber cómo actúa nuestras piel y qué características son propias y personales, definiéndonos, ahora sí, nos toca elegir un producto que sea lo más compatible y amable posible con nuestro cutis.

Además de tener en cuenta nuestros gustos personales, y decantarnos por un tipo de textura u otra, ya sea por ejemplo tipo manteca o tipo gel, o incluso cuente con una base oleosa, hay que lidiar siempre entre lo que nos gusta de una forma personal y lo que, finalmente sentará bien a nuestros tejidos.

De este modo, dependiendo del tamaño del granulo o las partículas que contiene el producto de exfoliación, mayor será la sensación de abrasión que sentiremos en nuestra piel y por lo tanto, mucho más intenso será el proceso.

Pero, ¡ojo!, de nuevo intentamos poner a salvo los tejidos más delicados, porque en el caso de contar con un cutis muy fino y muy sensible es mejor que decantes por exfoliaciones muy suaves, que contengan un grano especialmente diseñado para este tipo de dermis.

De igual modo, sucede con el resto de tipos de piel, que deberemos apostar por una textura y un grano que sea compatible; en el caso, por ejemplo, de la piel grasa o mixta, suele sentar de maravilla las texturas refrescantes tipo gel.

El abanico de productos exfoliantes es muy amplio, incluso te hemos mencionado que existe la posibilidad de hacerlo de forma casera.

cosmética casera exfoliar piel

 

3. Pon en práctica la limpieza del rostro, de una forma más profunda, con el exfoliante elegido

Antes de iniciarnos en esta rutina nuestra piel debe estar previamente limpia; no hace falta que esto te suponga una pérdida de tiempo, con que limpies tu rostro de la forma que sueles hacerlos normalmente, incluyendo el producto de limpieza que mejor te sienta, ya será suficiente.

Aunque, si quieres asegurarte que en tu cutis no queda ningún resto de impureza o suciedad antes de exfoliarlo, te aconsejamos añadir tu limpiador habitual haciendo especial hincapié en la zona de las mejillas, el mentón y la frente ya que se trata de zonas algo más “conflictivas” donde la grasa se suele acumular bastante.

Tampoco debes olvidarte de limpiar el perímetro del cuello y el escote. Estas dos zonas también debemos prepararlas para recibir la exfoliación que apliquemos sobre el rostro, ya que en ambos áreas el tono de la piel suele ser más desigual, apareciendo lentigos, pecas o manchas debido a los rayos del sol.

Al finalizar la limpieza, toca cerrar los poros que tras aplicar este proceso, han quedado abiertos y dilatados. El producto destinado a esta misión, tan concreta, es el tónico fácil.

Gracias a su acción en el cutis notarás como tu dermis vuelve a quedar unificada y además…¡es súper refrescante!.

En este segundo punto, también estaremos eliminando comedones. Si no sabes bien qué son, no te preocupes porque tenemos varias respuestas acertadas, pinchando en este enlace: qué son y cómo eliminar los comedones.

4. Humedece el rostro previamente

Dependiendo del producto que utilicemos, como normal general se suele aconsejar que antes de aplicar el exfoliante elegido, humedezcamos previamente nuestra tez.

Al tratarse de productos que de por sí  no destacan por contar con una facilidad para aplicarse sobre el cutis, humedecer el rostro antes de utilizarlos, facilitará su aplicación.

Además, conseguiremos que los granos y las partículas que contienen y que los caracterizan, no arañen el rostro.

Por lo tanto, es conveniente que humedezcas el rostro con agua tibia, así nos aseguraremos que el gránulo no cause daños ni molestias.

5. Ahora sí…¡exfoliamos suavemente el cutis!

Tanto si nos hemos decantado por un producto que contiene un grano más grueso o más fino, en función no solo de nuestros gustos, sino también de cómo es nuestra piel, debemos extender el exfoliante de una forma suave.

Puedes realizar un masaje poco abrasivo, siguiendo estos puntos:

  • Masajea mediante círculos la zona de las mejillas, la barbilla, la nariz y las mejillas.
  • Evita siempre que el producto entre en contacto con la zona del contorno y la zona de los labios, ya que la piel en ambas zonas es más delgada y podría quedar profundamente dañada.
  • Extiendo tu exfoliante favorito, siempre manteniendo un sentido uniforme, sobre la zona de la frente, bajando hasta la sienes y continuando por el resto de la piel que cubre tu rostro.
  • En el lugar que ocupa nuestra nariz, insistiremos también de forma suave ya que suelen acumularse bastantes puntos negros, sobre todo en los laterales de la nariz. Comenzaremos masajeando con el producto el área del puente nasal y bajaremos desde el puente hasta la punta y laterales, recorriendo con un sentido descendente.
  • En este punto, justo te encontrarás en las aletas de la nariz, tras repasar esta zona continua con los mencionados movimientos circulares hasta llegar a las mejillas.
  • Continua el proceso por la mandíbula, hasta llegar a la barbilla, otro área donde los puntos negros y las espinillas suelen hacer bastantes apariciones estelares.

Ahora que conoces mejor los pasos para exfoliarte en casa, también debes saber que existen otros procesos que debemos realizar normalmente en la consulta de un especialista o de una forma guiada y controlada. Nos referimos a los peelings faciales.

Para diferenciar correctamente ambos procesos, toma nota de este texto: diferencia entre peeling y exfoliante.

6. Aclara con una cantidad de agua que sea generosa

Al terminar con todos los puntos, en estos instantes ya hemos conseguido retirar gran parte de las impurezas que tapan y obstruyen los poros, pero recuerda que debes repetir cada uno de estos pasos una o dos veces en semana para que la suciedad no vuelva a acumularse.

En este sexto apartado, nuestra misión será lograr que no queden excedentes de los gránulos y partículas del producto exfoliante que hemos utilizado.

Para retirarlos lo mejor es enjuagar el rostro con agua; preferiblemente, se aconseja que se utilice agua fría, así además, conseguiremos cerrar de nuevo los poros.

7. Aporta hidratación

Ahora sí que sí, tu dermis está más que preparada para recibir tu sérum y tu crema hidratante, la que normalmente aplicas cada día; gracias a todo el proceso uno de los beneficios que enseguida notarás es que todos esos efectos que ambos productos prometen y que nunca notabas…¡ahora se reflejarán enseguida en tu piel!.

Para potenciar todos los efectos de tu cosmético hidratante facial aplica directamente sobre la yema del dedo una cantidad pequeña, simulando el tamaño de una nuez y extiéndelo en el rostro y en el cuello.

Notarás como tus tejidos absorben el producto rápidamente y en cuestión de semanas, tu rostro luce mucho más iluminado y con el tono mucho más uniforme.

Consejos y trucos para ser un experto en cómo exfoliar correctamente el rostro

A modo de resumen, te dejamos estos consejos para que no olvides los puntos más básicos sobre cómo exfoliar el rostro.

Previamente, humedece el rostro

No olvides que antes de aplicar el producto que más te guste, para limpiar los poros y exfoliarlos, se aconseja que el rostro esté húmedo.

Exfoliaremos durante 2-3 minutos y lo aplicaremos siempre con mucha suavidad

Un ligero masaje facial, será más que suficiente para que este limpiador haga su trabajo como es debido.

Por ello, no frotes con fuerza, porque lo único que conseguirás será dañar la piel. En este sentido, los masajes que apliques en el cutis, no deben durar más de 2 o 3 minutos.

Nunca exfolies el rostro más de 2 veces a la semana

La frecuencia con la que realicemos este proceso, también es importante para no alterar ni crear malestar a nuestros tejidos.

Por ejemplo si tienes una piel grasa, lo normal es que lo realices con una frecuencia de dos veces por semana; en el caso contrario, si tienes una piel seca, lo habitual es repetir el proceso una sola vez, a la semana.

Sin embargo, aunque tengas un tipo de tez u otro, está totalmente desaconsejado mantener una exfoliación con una frecuencia mayor a estas 2 veces mencionadas, cada semana.

No olvides la crema hidratante o mascarilla facial

hidratación exfoliación rostro

Al realizar este proceso se crean unas diminutas e imperceptibles aberturas o micro-canales en nuestra piel con las que conseguiremos que la crema utilizada o mascarilla hidratante, penetren aún mucho más, potenciando así todos sus efectos.

Por lo tanto, es la ocasión perfecta, justo después de exfoliar el rostro, para nutrir e hidratar el rostro como merece.

Evita utilizar exfoliantes que no sean compatibles con tu piel

Cada cosmético exfoliante contiene un granulo distinto; no utilices cualquier producto sin tener este dato en cuenta, ya que la piel puede quedar profundamente resentida y como resultado, dañada y arañada.

Para acabar este texto, queremos mencionar que finalmente solo es cuestión de ser pacientes y constantes y claro está, conocer cómo exfoliar la piel del rostro, de una forma correcta.

Sin embargo, tras la lectura de este artículo, estamos convencidas que a estas alturas ya serás todo un experto/a y que podrás exfoliar tu piel de una forma adecuada…¡sin problemas!.

¡No olvides realizar los pasos que te hemos contado, para que tu piel reluzca!.

✨✨🥰🥰❤❤

Artículos relacionados
Exfoliantes faciales Garnier

Tras leer las líneas de este texto, te aseguramos que habrá un antes y un después en tu rutina facial Leer más

Martiderm exfoliante facial

Como siempre, nos preocupamos ante todo por los cuidados de vuestro cutis, y por supuestísimo no podíamos olvidarnos de uno Leer más