Qué es un exfoliante natural: cuáles son los mejores y cómo hacer uno casero

Exfoliar la piel es una necesidad para el cuidado de la dermis. Por supuesto para exfoliar la piel es importante saber qué es un exfoliante natural: cuáles son los mejores y cómo hacer uno casero.

Exfoliar la piel es absolutamente necesario para que esté sana y evitar que al obstruirse los poros,  te salgan granitos.

También ayuda a que no se acumulen las células muertas en la capa más superficial de la dermis ni que se acumule el sebo indebidamente.

Son muchas personas las que acuden a productos cosméticos que están pensados para exfoliar la dermis y que van muy bien… pero la suerte que tienes es que existen exfoliantes naturales que te irán muy bien, ¡y con productos que tienes por casa!

No te pierdas: Los mejores exfoliantes corporales

Si no quieres, no es necesario que te gastes dinero en exfoliantes, ya que si sabes cuáles son los mejores podrás hacer uno casero (¡o más de uno!).

Te vamos a explicar cuáles son los mejores exfoliantes y cómo hacerlos.

De esta manera, podrás prepararte tú mismo/a el ungüento para cuidar tu piel en tu cuidado corporal habitual. Aunque debes recordar que exfoliar la sermis no es algo que debas hacer cada día.

Exfoliar la piel: no lo hagas cada día

No importa si estás utilizando productos cosméticos comprados o si son caseros y los has hecho tú.

No debes hacerlo cada día porque podrías eliminar las capas naturales de tu piel y que se te irrite e incluso, que se te descame y te salgan heridas.

Si tienes la dermis normal, mixta o grasa, lo ideal es que te exfolies una vez a la semana. Si la tienes seca, puedes hacerlo una vez cada dos o incluso 3 semanas.

Si tienes algún problema en tu dermis, habla con el dermatólogo por si te desaconseja hacer esta práctica.

Las impurezas que se acumulan en tu piel

Tenemos 5 capas en la piel, siendo la epidermis la más superficial. Las células van atravesando cada una de estas capas y cuando llegan a la superficie, cumplen su ciclo vital y se mueren.

Cuando se mueren tienden a caerse solas, pero algunas no lo hacen y se acumulan en la superficie creando células muertas que empeoran el aspecto de la dermis.

Cuando las células muertas comienzan a acumularse, notarás que tienes la piel más reseca y sin brillo.

A primera vista no se aprecian porque son partículas microscópicas y no las puedes ver… Pero están ahí aunque no puedas verlas y tienes que eliminarlas para cuidar tu dermis.

Aunque limpies tu piel con agua y jabón cada día en la ducha, no siempre es suficiente para eliminar las células muertas más resistente. Además, la suciedad se puede incrustar en los poros obstruyéndolos.

En este sentido, escoger un buen exfoliante para ti resulta primordial, porque solo de esta manera conseguirás cuidar tu dermis correctamente.

Escoge el exfoliante más adecuado para ti

Escoger el mejor exfoliante no siempre es tarea fácil, y más cuando hay algunos productos que presumen de ser naturales y no lo son para nada.

Por eso, lo mejor es que te hagas tus propios exfoliantes caseros con productos que tienes por casa y que sabes que serán efectivos.

Elaborar tus propios cosméticos te llenará de orgullo y satisfacción, ¡estarás cuidando tu piel creando tus propios productos exfoliantes 100% naturales!

Pero antes de enseñarte a hacer los mejores exfoliantes caseros, vamos a hablarte un poco más sobre los ingredientes que necesitas, los beneficios, ¡y mucho más! No pierdas detalle porque todo lo que te vamos a comentar te interesa, ¡muchísimo!

Sigue leyendo: Cómo hacer un desinfectante de manos casero

¿Qué vas a conseguir?

Cuando uses tus productos naturales hechos por ti para exfoliar tu piel, conseguirás una piel increíble… sin toxinas, saludable y joven.

¡Parece algo mágico sin productos comprados! Pero es posible si sabes hacerlo bien.

Además de usar el exfoliante las veces que te hemos comentado más arriba, es fundamental que en tu rutina (esta vez sí de forma diaria) limpies tu piel siempre y la hidrates con productos que vayan bien a tu condición dérmica.

Conseguirás quitar todas esas células muertas que tienes sobre la piel y que ese tono apagado y feo que tienes no vuelva a ser un problema para ti.

Teniendo en cuenta que los productos químicos pueden ser dañinos para la dermis a largo plazo, una correcta exfoliación con un exfoliante casero es lo ideal para evitar estos problemas.

Tendrás una regeneración estupenda de las capas inferiores de tu piel y un mejor aspecto. De hecho, se verá más luminosa y joven.

Antes de aplicar el exfoliante en tu piel…

De hecho, antes de aplicar el exfoliante natural en tu dermis, será necesario que tu piel esté previamente limpia y sin suciedad.

Lo ideal es que los apliques mientras estás en la ducha, porque de esta manera, no tendrás que frotar tanto en absoluto, no te irritarás la piel y además, será mucho más fácil extender y masajear el ungüento.

En caso de que no quieras hacerlo en la ducha, simplemente tendrás que mojar un poco la zona donde quieras aplicar el exfoliante y listo.

Si lo quieres aplicar en la cara, entonces antes de hacerlo, ponte un tónico facial y los resultados serán excelentes.

Seguro que te interesa saber: Todo sobre la esponja exfoliante

Tipos de exfoliantes

Debes tener muy en cuenta el tipo de dermis que tienes, porque solo de esa manera podrás escoger el tipo de exfoliante que te irá a ti. Así, no te pierdas los tipos de exfoliantes que te vamos a comentar para que escojas el que te resulte más adecuado. Son cuatro tipos los que debes conocer:

  • Los exfoliantes mecánicos. Con sus partículas rascan la piel y eliminan las células muertas.
  • Los exfoliantes enzimáticos. Son los más suaves. Se deja el producto en la piel un tiempo determinado para que las células muertas se desprendan por sí solas sin tener que frotar. Si tienes la piel seca o muy sensible, ésta es la mejor opción para ti.
  • Los exfoliantes químicos. Pueden ser más o menos agresivos dependiendo de la composición que tengan. Siempre que se usen es necesario hablar con un especialista y hacer un seguimiento. Si da algún problema se deberá dejar de usar de inmediato.
  • Los exfoliantes “gommage”. Son de textura más granulada y se nota al frotarlo en el cuerpo, pero ayuda a que las células muertas se eliminen con eficacia. Se puede usar combinando con aloe vera o aceites vegetales.

Qué es un exfoliante casero

El exfoliante es un producto que se puede hacer caso que puedes usarlo tanto en tu cuidado facial como corporal.

Cuando usas un gel o un limpiador solo quitas la suciedad pero las células muertas se mantienen adheridas a la dermis (las que no se han caído naturalmente).

Cuando solo se limpia y las células muertas no se caen, se acumulan toxinas en la piel. Cuando se usa un exfoliante se limpia en profundidad y arrastra las células muertas a su paso para conseguir un mejor resultado.

Por si fuese poco, los exfoliantes también ayuda a que los poros de la dermis no se obstruyan y que los principios activos de los cosméticos penetren bien en todas las capas internas. ¡Así es mucho más eficaz!

Los mejores exfoliantes naturales

Una vez llegados a este punto, es más que probable que quieras saber cuáles son los exfoliantes naturales más eficaces, es decir, los mejores.

De esta manera, entenderás mejor cuándo te expliquemos algunas de las recetas para hacerlos al final del artículo.

Estos remedios de exfoliantes han ido pasando de abuelas a nietas, ¡y su sabiduría siempre es la más acertada! Por eso, este recurso de exfoliantes naturales es más que adecuado para tener encuesta.

Los exfoliantes naturales más conocidos y eficaces son los siguientes… ¡toma nota!:

  • Avena. Deberá estar bien molida y es ideal para la piel sensible. Además de exfoliar también suaviza y ayuda a reducir posibles irritaciones así como aliviar la inflamación.
  • Azúcar. El azúcar blanco y el moreno son los más utilizados. Se pueden combinar con otros elementos y sus gránulos son los que se encargan de exfoliar, aunque hay que tener cuidado porque si frotas demasiado fuerte puedes dañar la dermis.
  • Sal. La sal no es apta para las pieles más sensibles porque es agresiva e irritante.
  • Arcilla verde. Con sus propiedades cicatrizantes, regenera la piel y elimina las células muertas y las toxinas sin necesidad de frotar demasiado.
  • Limón. Con sus propiedades antioxidantes y astringentes, también exfolia la dermis eficazmente.
  • Café. Los posos de café pueden eliminar las impurezas de la dermis y también ayuda a combatir la celulitis (¡esto último no te lo esperabas!).

Los ingredientes naturales que te acabamos de comentar son los más efectivos y más conocidos, y lo mejor… ¡es que seguro que los tienes por casa! Si tuviésemos que enumerar todos los ingredientes naturales necesitaríamos otro artículo solo para eso…

Así que nos hemos centrado en los más conocidos y los que probablemente no tengas problema para encontrar ahora mismo en la despensa de tu hogar.

Puedes usarlos de manera única o combinarlo con otros ingredientes para potenciar su efecto exfoliante.

Si no sabes cómo combinar los ingredientes naturales arriba citados, no te preocupes porque te vamos a dar algunas recetas, para combinar con otros elementos, ¡que también podrás tener en tu hogar!

Toma nota, y empieza a hacer tus propios exfoliantes caseros, ¡ahora ya no tienes excusa para tener la piel radiante y maravillosa todo el tiempo!

No te puedes perder: Guante exfoliante: qué es, cómo utilizarlo y cómo elegir uno

Recetas para hacer exfoliantes caseros

Te vamos a comentar más de una opción, así podrás escoger la que te interese más dependiendo de los ingredientes que puedas tener ahora mismo a mano en tu hogar.

Exfoliante de harina de avena y bicarbonato

Esta combinación de elementos es maravilloso para combatir el acné y tener la piel mucho más suave. Es uno de los mejores exfoliantes naturales que puedas hacer ahora mismo.

Aunque si lo vas a usar para el rostro, es mejor que utilices harina de avena, para el resto del cuerpo puedes usar esto o también copos de arena.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharadas de harina de avena
  • 10 ml de agua.

Modo de empleo

Tendrás que mezclar todos los ingredientes en un recipiente hasta conseguir una pasta. Después aplica la sustancia en tu rostro o en tu cuerpo. Déjala actuar 10 minutos y retírala con agua tibia tirando a fría.

Exfoliante con sal, lavanda y aceite de coco

La lavanda acabará con las impurezas, la sal exfolia y el aceite de coco hidrata, ¡es una excelente combinación!

Podrás eliminar las células muertas y luchar contra los radicales libres, ¡además de tener una hidratación extra!

Por si fuese poco, también podrás reducir las cicatrices de tu piel y disminuir las manchas.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de flores de lavanda
  • 5 cucharadas de sal marina
  • 3 cucharadas de aceite de coco
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Modo de empleo

Mezcla en un recipiente las flores de lavanda, la sal y el aceite de coco hasta que quede una pasta. Después añade las gotas del aceite esencial de lavanda y remueve todo.

Antes de usar el ungüento limpia bien las zonas a tratar.

Aplica el producto con un ligero masaje circular con movimientos ascendentes (también en el rostro) y deja la sustancia 5 minutos. Después retira el ungüento con abundante agua fría.

Te gustará: Cepillo exfoliante: qué es y cómo utilizarlo.

Exfoliante de azúcar y aceite

Como te hemos comentado más arriba el azúcar es un excelente exfoliante natural y más económicos… además de ser muy eficaz. Puedes usarlo combinándolo con aceites hidratantes (como el de oliva o el de coco).

  • Ingredientes
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (o de coco)

Modo de empleo

Mezcla los dos ingredientes en un recipiente hasta que obtengas una pasta. Aplica la sustancia en el rostro limpio y en el cuerpo y haz un masaje circular con movimientos ascendentes (no aprietes).

Después retira el producto con agua tibia tirando a caliente.

Exfoliante de arcilla verde y agua

La arcilla respeta la piel más grasas y además de limpiar, depurar, regenerar, eliminar las impurezas y las inflamaciones… también exfolia, ¡es todo en uno!

Si tienes la piel seca o dañada, este remedio no es para ti.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de arcilla
  • 3 cucharadas de agua mineral

Modo de empleo

Mezcla con una cuchara de madera la arcilla y el agua hasta que se haga una pasta homogénea. Aplica el ungüento en el rostro de manera uniforme y déjalo que se seque. Después, cuando veas que la mezcla comienza a romperse, usa agua tibia para eliminarlo todo.

Exfoliante de café, aceite y canela

El café puede ser tu gran aliado para acabar con las células muertas de la piel, aunque si lo usas en el rostro también te aportará suavidad y combatirá las ojeras.

También tonificará la piel del resto del cuerpo.

Ingredientes

  • 1 taza de café molido
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra o de aceite de coco
  • 1 cucharada de canela molida

Modo de empleo

Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta que consigas una pasta homogénea. Aplícalo sobre el rostro y/o el cuerpo con masajes circulares con movimientos ascendentes y así activa la circulación sanguínea.

Después tendrás que retirar la sustancia con agua tibia. ¡Los resultados te dejarán impactado/a!

Exfoliante de azúcar, aceite y limón

Este exfoliante también es ideal para mantener la piel bien cuidada, es muy fácil de hacer y también de utilizar. Puedes usarlo tanto en la cara como en el cuerpo. Además de exfoliar, también conseguirás eliminar la celulitis y reafirmar la piel.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Media cucharada de zumo de limón

Modo de empleo

Mezcla el azúcar moreno, el aceite de oliva y el zumo de limón en un recipiente. Mezcla todo muy bien hasta que tengas una textura como una pasta fácil de manejar.

Después aplica todo en tu piel húmeda con un masaje con movimientos circulares y ascendentes. Deja que actúe 10 minutos y retira la sustancia con agua tibia.

Seguro que también te interesa:

Exfoliante de aceite de almendras dulces, sal marina, aceite y lavanda

Esta receta también fácil de hacer y muy efectiva. Conseguirás tener una dermis bien exfoliada si tienes en cuenta todo lo que te vamos a decir, ¡tienes que hacerla bien para que la sal no te irrite la piel demasiado!

El aceite de almendras dulces hidrata en profundidad tu piel, mejorando la irritación y la sequedad que puede provocarte el uso de la sal.

La lavanda reduce la inflamación y el aceite nutre. Como ves, es una combinación de ingredientes excelentes.

Este ungüento es ideal para usar en todo tipo de dermis, incluso en las pieles más sensibles. Por eso, puedes probar esta primero antes que cualquier otra.

Ingredientes

  • 1 taza de sal marina
  • Media taza de aceite de almendras dulces
  • Media taza de aceite de oliva virgen extra
  • 4 gotas de aceite esencial de lavanda

Modo de empleo

Tendrás que mezclar todos los ingredientes en un recipiente y removerlo muy bien hasta que todo esté bien unificado y hayas creado una pasta. Después, tendrás que aplicar el ungüento a tu piel mojada.

Haz un masaje para que los gránulos de la sal se lleven la suciedad y las células muertas. Una vez que hayas hecho el masaje (con movimientos circulares y en ascendente), entonces, deja que actúe la sustancia durante 15 minutos.

Una vez pasado el tiempo estipulado de 15 minutos, aclara con abundante agua tibia. Puede ser agua templada o más fría, dependiendo de cómo toleres el agua.

Conclusión

Ahora que ya sabes mucho más acerca de cómo hacer tus propias recetas de exfoliantes caseros y naturales, ¡no tienes excusa! Puedes hacerlo con ingredientes efectivos y que además tienes en tu hogar ahora mismo.

En lugar de darte solo una receta, hemos pensado en ofrecerte más opciones para que puedas escoger la que más te interese, así como para que puedas escogerla en base a lo que tienes por casa.

¡Merece la pena probarlo! No tienes nada que perder y sí mucho que ganar respecto al cuidado de tu piel en tus hábitos de cuidado corporal.

Si has llegado hasta aquí, has aprendido mucho sobre qué es un exfoliante natural: cuáles son los mejores y cómo hacer uno casero. Ahora, solo tienes que poner en práctica los conocimientos adquiridos y que así, puedas cuidar tu piel mucho más.

Artículos relacionados
Todo sobre el aceite de CBD

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el aceite CBD? Si no sabes qué es o las propiedades que tiene, a Leer más

¿Cómo hacer un aceite corporal casero?

En el mercado actual existen muchos aceites corporales para todo tipo de pieles y es buena idea que aprendas a Leer más