Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Cuidar la piel es imprescindible para tener al órgano más grande de nuestro cuerpo humano con buena salud. Para ello, vamos a explicarte cómo hacer un exfoliante corporal casero.

Exfoliar la piel debería estar en las rutinas de todas las personas, tanto hombres como mujeres, para cuidar la piel semana tras semana. La piel presente 5 subcapas, siendo la dermis la que nos protege de los factores externos.

En esta subcapas existen células que nos ayudan a que nuestra dermis esté con buena salud y van haciendo su trabajo desde la última capa hasta la superior detonas. Cuando llega a la superior de todas, se mueren.

Una vez que estás células se mueren se convierten en células muertas, unas células que de manera natural tienden a caerse por sí solas, pero no siempre es así.

En muchas ocasiones estas células muertas no se caen y se quedan en la capa superior, incluso se pueden amontonar, creando una piel sin brillo y con un aspecto poco saludable, por eso es importante acabar con ellas.

Por qué hacer un exfoliante corporal casero

Si bien es cierto que en la actualidad, existen muchos productos en venta que te pueden ayudar a exfoliar tu cuerpo, no es la única opción que tienes.

Si decides hacer un exfoliante corporal casero, estarás ahorrando dinero y sabrás al 100% los componentes que lleva la sustancia que además, será totalmente natural.

No tendrá ningún componente que pueda dañar tu dermis, sobre todo, si tienes la piel delicada, sensible o con dermatitis atópica.

Lo mejor de todo, es que puedas haces el exfoliante con ingredientes que tienes por casa, ya que los mejores exfoliantes naturales son ingredientes que todo el mundo tenemos en nuestra despensa.

Si no los tienes, tampoco tienes que preocuparte ya que son fáciles de encontrar y además, más económicos que cualquier producto cosmético que puedas encontrar en una tienda para realizar la misma función.

El cuidado corporal

Todo el mundo sabe que para tener una buena piel, lo más importante además de cuidarnos de fuera hacia dentro, es cuidarnos de dentro hacia fuera. Esto es fundamental a la hora de escoger una buena alimentación… seguir una dieta sana y equilibrada.

Pero además de seguir una dieta equilibrada, pensando bien en los alimentos que consumes para tener una piel y una vida más sana, también es necesario beber abundante agua.

El agua te aportará la hidratación que tu organismo y tu piel necesita desde dentro hacia fuera. El agua es vida y es imprescindible beber toda la que necesita nuestro organismo para poder tener buena salud.

De hecho, no tienes que esperar a tener sed, porque entonces tu organismo ya estará falto de ella, necesitas beber incluso sin sed, y como mínimo 12 vasos de agua al día.

Una buena hidratación te ayudará a tener un buen cuidado corporal, tanto interno como externo… Pero también es imprescindible para mucho más, como para mantenerte vivo/a y tener una mejor salud mental.

Cosmética natural

Una buena alimentación y un estilo de vida saludable es necesario para mantener bien tu piel (por ejemplo, dejar malos hábitos como beber alcohol o fumar (no hacerlo hace que la piel se reseque y tenga un peor aspecto).

Pero otro aspecto fundamental para cuidarte es confiar en la cosmética natural… ¡la que puedes hacer tú mismo/a! Es la cosmética que puedes hacer con ingredientes naturales y que te ayudarán a tu cuidado corporal.

Podrás cuidar tu dermis, tus manos, tu pelo, tu rostro… Por eso, en este artículo queremos centrarnos en los exfoliantes corporales naturales, porque ya sabiendo que no tiene ningún producto químico sabes de entrada, que cuidarán bien tu piel.

Además, puedes tener esa tranquilidad extra de que tu dermis tendrá un buen cuidado porque estarás trabajando en su salud sin que tengas que lidiar sin ningún producto químico.

En este sentido, no importa el tipo de piel que tengas… porque al ser todo natural, no importa si es sensible o no, si la tienes seca, grasa, mixta o normal… seguro que podrás encontrar el exfoliante natural que se ajuste a ti y a tus necesidades de cuidado corporal.

Qué es un exfoliante corporal

Un exfoliante corporal es un producto que se utiliza en forma de masaje con movimientos circulares y ascendentes para eliminar las células muertas de nuestra piel. También es buena idea que uses aceites para que además, hidrate tu piel.

Si no añades este toque hidratante, sobre todo si tienes la piel seca, podría resecarla más y que se dañase demasiado. En cambio, si tienes la piel con mucha tendencia grasa, entonces esto no sería tan necesario.

Por qué exfoliar la piel

Como te hemos comentado un poco más arriba, las células muertas se acumulan en la capa superior de todas las subcapas de la dermis y afean su aspecto. Cuando la exfolias, limpias y eliminas las impurezas que tiene y mejoras su aspecto.

Después de la exfoliación tu dermis estará más hidratada, más suave y tersa y además, la verás mucho más saludable y radiante. ¡Es necesario hacerlo!

¡No lo hagas todos los días!

El exfoliante es el encargado de quitar esas células muertas en tu piel y ayuda a que se regenere. Pero, ¡ojo! Exfoliar la piel no es algo que debas hacer todos los días, ¡ni mucho menos!

De hecho, si lo hicieras todos los días acabarías dañando tu dermis de tal manera, que la perjudicarías gravemente. En este sentido, (tanto si usas un exfoliante comprado como si lo haces casero), debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Pieles normales. Exfolia tu dermis una vez por semana.
  • Pieles grasas o mixtas. Exfolia tu dermis cada dos semanas.
  • Pieles sensibles o con problemas de algún tipo (como dermatitis). Exfolia tu piel una vez al mes, pero habla primero con tu médico por si tu condición dérmica no requiere de exfoliación porque podría agravar tu problema.

Los ingredientes naturales

Para tener un exfoliante corporal natural, solo tienes que abrir la despensa de tu casa y empezar a buscar aquellos que te pueden resultar más beneficiosos.

Tendrás que coger alimentos o ingredientes que usas diariamente y que no sabías que tenían un estupendo potencial para cuidar tu dermis de la mejor forma posible, ¡de manera natural!

A continuación vamos a explicarte algunos de los mejores ingredientes que puedes utilizar en tu exfoliación corporal. No te los vamos a decir todos porque entonces la lista sería interminable. Por eso, no centraremos en los más comunes y también, más efectivo.

Toma nota de cuáles son los ingredientes que puedes usar para tus recetas y crear tu exfoliante corporal. Recuerda que estos ingredientes los puedes usar de manera única o combinarlos con otros ingredientes para maximizar su potencia. Veamos:

  • Azúcar. La textura natural del azúcar blanco o del azúcar moreno elimina muy bien las células muertas.
  • Sal. Con la sal hay que tener más cuidado porque puede ser muy abrasiva, por lo que este ingrediente es mejor obviarlo en caso de que tengas la piel muy sensible o algún tipo de problema. Los granos de sal permiten eliminar eficazmente las células muertas y dejan la piel limpia y suave. Puedes usar el grano más fino o el más grueso. Pero nunca, lo uses sobre una dermis dañada o con heridas.
  • Café. El café debe estar siempre molido para utilizarlo, aunque la textura la escoges tú. Exfolia y tersa tu dermis.
  • Avena molida. La avena molida es sin duda un gran remedio para hacerlo y además, es ideal para las pieles más sensibles gracias a sus múltiples propiedades. Si lo vas a usar el el rostro tendrá que ser avena molida hecha harina y si es para el cuerpo puedes usar los copos (aunque si tu dermis es sensible mejor en textura de harina por todo el cuerpo).
  • Arcilla verde. La arcilla verde tiene múltiples propiedades y te ayudará a tener una piel mucho más tersa y suave, aunque si tu piel es sensible es mejor que no uses este ingrediente porque podría empeorar tu condición al resecarse.
  • Zumo de frutas. El zumo de limón es un claro ejemplo, pero puedes hacer también un zumo de limón y naranja para tener un aroma agradable y además cuidar de tu piel. Si añades algunas gotas esenciales del olor que te guste (lavanda o menta por ejemplo), ¡será muy agradable!
  • Aceite de oliva virgen extra. El aceite de oliva virgen extra es saludable tanto para tu salud interna como el externo. Ayuda a hidratar tu dermis y también pueden ser un ingrediente que acompañe muy bien a otro para hacer el exfoliante.
  • Aceite de coco. El aceite de coco es igual que el aceite de oliva, ¡muy hidratante y perfecto para el cuidado de tu dermis!

El salón de belleza está en tu hogar

No es necesario que te gastes tu dinero ni comprando exfoliantes corporales comerciales, ni tampoco yendo a un salón de belleza para que exfolien tu dermis. ¡Vas a poder hacerlo tú mismo/a desde la comodidad de tu hogar!

Para conseguirlo, solo tienes que saber hacer la sustancia que se adapte a ti y a tu tipo de piel, y por supuesto, ¡saber utilizarlo correctamente! Solo de esta manera podrás conseguir buenos resultados…

Todos pasamos por tener la piel más apagada en algunos momentos determinados, quizá más áspera, con el cutis apagado o incluso con durezas en los pies. Así que si quieres tener una dermis de escándalo, entonces la exfoliación es tu mejor solución.

Seguro que te interesa: Qué es un exfoliante natural: cuáles son los mejores y cómo hacer uno casero

La fórmula base que debes conocer

Cuando haces un exfoliante casero, si quieres que realmente sea apto para ti debes tener tres puntos clave:

  • Usar los ingredientes que más te gusten o que tengas en casa
  • Definir distintos porcentajes de cada ingrediente dependiendo de cómo sea tu piel
  • Si la mezcla te ha salido demasiado seca siempre estás a tiempo de añadir poco a poco aceites

Pero cuando uses aceites, ¡no eches demasiado! Hazlo de muy poco a poco, hasta que encuentres la textura que realmente te interesa. Si echas demasiado, podrías correr el riesgo de que se convirtiese en una sustancia demasiado grasa.

Si es demasiado grasa en lugar de limpiar las células muertas podría incluso, obstruir los poros de tu piel y que te saliesen granitos y tuvieses problemas en tu dermis. Por eso es tan importante escoger los ingredientes y la cantidad exacta de cada uno.

La mejor manera de conseguirlo es haciéndolo un poco “a ojo”. Dependiendo de tus características dérmicas y también, de lo que quieras conseguir con ello.

Además del aceite, para exfoliar bien tu dermis, puedes usar otros ingredientes además de los mencionados más arriba. No te pierdas algunos que te interesa conocer:

  • Diferentes tipos de sal (como la sal marina, la sal del himalaya o la sal epson)
  • Azúcar (puede ser azúcar blanco o azúcar moreno)
  • Café molido con una textura apta para exfoliar
  • Semillas (como de fresa o amapola)
  • Huesos de aceituna bien molidas
  • Cáscara de nuez bien molidas

Y para añadir los aceites, como te hemos comentado más arriba, tienes siempre como opción maravillosa el aceite de oliva virgen extra o el aceite de coco. Pero también tienes otras opciones que no puedes desperdiciar:

  • Aceite de manteca de Karité
  • Aceite de macadamia
  • Aceite de almendras
  • Aceite de girasol
  • Aceite de aguacate

Y también, como componentes extra a tu exfoliante, puedes añadir diferentes elementos para aportar por ejemplo, una buena fragancia. Estos elementos pueden ser:

  • Aceites esenciales que te gusten
  • Vitaminas
  • Polvos de especiales
  • Cacao en polvo
  • Flores de alvanda
  • Glicerina (que también aportará hidratación y elasticidad)

Recetas de exfoliantes corporales

Llegados a este punto, es normal que quieras aprender a hacer estas sustancias que te ayudarán tener la piel en mejores condiciones y más cuidada.

Cómo vas a poder comprobar en unos instantes, hacerlas es bastante sencillo, por lo que te vamos a explicar algunas de las más populares.

Aunque, gracias a todas las claves que te hemos ido diciendo a lo largo del artículo, estás más que capacitado/a para poder hacer el tuyo con la combinación de ingredientes que más te guste o que tengas a mano.

Pero, si lo que necesitas es un poco de orientación para aprender a hacer algunas de estas recetas, no pierdas detalle y toma nota para ponerte manos a la obra lo antes posible.

Exfoliante casero con sal

Como te hemos dicho más arriba, la sal debe usarse con moderación porque es un abrasivo bastante importante. Por ejemplo, si tienes la piel dañada o demasiado sensible, es mejor que te centres en otros tipos de exfoliantes para tu cuerpo.

Para hacerlo escoge la sal que más te guste de todas las mencionadas más arriba. Si tienes la piel mixta o grasa la dejará suave y sin impurezas. Para conseguirlo solo tienes que añadir a media taza de sal, un cuarto de aceite (el que prefieras).

Es necesario que añadas el aceite porque la sal necesita la grasa extra del aceite para poder aportar la hidratación que necesita tu piel. Además, si quieres que tenga un buen aroma incluso puedes añadir aceites esenciales de tu olor preferido.

Exfoliantes naturales con azúcar

Como te hemos avanzado más arriba, el azúcar, tanto si es moreno como blanco, es un exfoliante estupendo porque al ser granulado puede arrastrar las células muertas.

A continuación vamos a darte algunas opciones de exfoliantes naturales que te vendrán muy bien:

Azúcar y miel. Añade a media trazada de azúcar blanco o moreno: 3 cucharadas de miel y 2 de aceite de oliva.

Azúcar y limón. Añade a 3 cucharadas de azúcar blanco o moreno: zumo de medio limón y 3 de aceite de oliva virgen extra (u otro aceite que te guste más).

Además de estas dos recetas naturales al 100%, si tienes la piel sensible puedes hacer una receta que combine 2 cucharadas de azúcar y 3 de crema corporal hidratante (la que suelas usar habitualmente).

Exfoliar la piel con café

El café deberá estar bien molido, aunque la textura la puedes escoger dependiendo de lo granulado que lo prefieras (si tienes la dermis muy sensible es mejor que esté totalmente molido).

La cafeína promueve la circulación sanguínea y si tienes celulitis, también te ayudará a combatirla eficazmente.

Para hacer este exfoliante solo necesitas dos tazas de café molido y añadir tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra (u otro que prefieras) y media taza de azúcar blanco.

No te puedes perder: Cuáles son los mejores exfoliantes corporales

Cómo exfoliar la piel

Una vez llegados a este punto, es fundamental que sepas cómo debes exfoliar tu piel correctamente. Ya que de esta manera, podrás hacer un buen uso de estos productos hechos por ti y que realmente sean eficaces.

La exfoliación es un proceso que puede ser muy placentero siempre que lo hayas bien. Deberá estar dentro de tu cuidado corporal semanal (tal y como te hemos recomendado más arriba).

Recuerda que es ideal para todo tipo de pieles y que solo debes encontrar la fórmula perfecta que se adapte a tus necesidades dérmicas.

Apunta cada uno de los siguientes consejos y sacarás el máximo partido posible a la sustancia que has creado con tus propias manos:

  • Usa el exfoliante con la piel limpia. Puedes usarlo en la ducha para aprovechar la humedad, pero no tiene que estar completamente mojada, solo ligeramente húmeda. Al tener la piel húmeda podrás extender mejor el producto sin que quede apelmazado.
  • Es mejor que sea de grano grueso para el cuerpo y muy bien molido para el rostro (la piel es más delicada).
  • Aplica la sustancia con un ligero masaje sin apretar demasiado. Siempre con movimientos circulares y en ascendente.
  • Después de un par de minutos de masaje, tendrás que retirar la sustancia con agua tibia para el rostro y fría para el cuerpo.
  • Si tienes la piel seca de manera habitual, entonces después de usar el remedio casero, puedes usar una crema hidratante para mimar tu dermis. Aunque puedes hacerlo igualmente aunque no tengas la piel seca.
  • No utilices la sustancia en zonas delicadas de tu cuerpo (senos, cuello o escote). Estas zonas es mejor usar la misma sustancia que para el rostro, así al ser un grano bien molido no dañará tu dermis.
  • Puedes usar un guante especial para la exfoliación, como por ejemplo uno que sea de fibra de carbón de bambú natural que no tiene sustancias químicas, ni tóxicas y es hipoalergénico.

Conclusión

Ahora ya puedes disfrutar de todos los beneficios de una sesión de belleza en tu hogar con remedios caseros y 100% naturales. Si lo haces asiduamente en pocos meses notarás los buenos resultados en tu dermis.

Después de leer este artículo ya sabes muchos secretos maravillosos para poder hacer tu exfoliante corporal casero y que de esta manera tengas un cuidado mayor de tu dermis.

Entiendes la importancia que tiene hacerlo, qué es exactamente este producto natural, cuáles son los mejores ingrediente que puedes usar y cómo combinarlos, y además tienes los secretos para conseguir resultados excelentes.

¡No dudes en disfrutar después de aprender a cómo hacer un exfoliante corporal casero! Ahora es más que probable que la salud de tu piel mejore notablemente, ¡no lo dudes!

Artículos relacionados
Todo sobre el aceite de CBD

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el aceite CBD? Si no sabes qué es o las propiedades que tiene, a Leer más

¿Cómo hacer un aceite corporal casero?

En el mercado actual existen muchos aceites corporales para todo tipo de pieles y es buena idea que aprendas a Leer más