Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

¿Te gusta tomar café? Aunque no a todo el mundo le gusta, la realidad es que el café es imprescindible en la vida de muchas personas. Además de poder ser bebido puede tener otros usos. Vamos a explicarte: Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo.

Una vez que conozcas cómo el exfoliante de café puede ayudar a tu cuerpo y a eliminar todas esas células muertas que tanto te molestan, te darás cuenta que es en realidad, un ingrediente esencial para tu cuidado corporal.

Todos tenemos células muertas en la piel. Las células dérmicas viajan por todas las subcapas de la piel haciendo su función y cuando llegan a la dermis, o la capa superior, es porque ya han cumplido su función vital y se mueren.

Una vez que estas células se mueren, tienden a caerse de manera natural de nuestro cuerpo. Aunque no siempre es así, y pueden quedarse acumulándose en la dermis, causando que la piel pierda brillo e incluso que se reseque.

No hace falta que te compres productos cosméticos

En el marcado actual existen muchos productos cosméticos dedicados exclusivamente a la exfoliación corporal. Pero hacerlo de manera casero es mucho mejor porque así sabrás exactamente cuáles son los ingredientes que lleva.

Además, si te gusta el café seguro que tienes en tu hogar, por lo que será muy fácil que puedas hacerlo sin tener que gastar dinero en productos cosméticos.

Por si fuese poco, los productos cosméticos pueden irritar tu piel si sueles tenerla sensible, ya que no sabes exactamente qué concentración tiene de cada uno de los elementos que lo compone.

En cambio, con este exfoliante que vamos a comentarte, podrás hacerlo desde la comodidad de tu casa y además, sabiendo todos los componentes que lleva y haciéndolo a tu manera.

Puedes personalizar la sustancia acorde a tu tipo de dermis. Siempre debes tener en cuenta si la tienes mixta, grasa, normal o seca para que la sustancia que crees, sea la que realmente te va bien a ti.

Lo mejor, es que no encontrarás ningún tipo de contraindicación porque es totalmente natural. Y si no te funciona de una manera, puedes modificar los ingredientes para que te vaya mejor la siguiente vez.

El exfoliante de café

El exfoliante de café necesita pocos ingredientes y los resultados son eficaces. Por si fuese poco, el café también contiene propiedades que te ayudarán a reducir la celulitis.

Es decir, que además de tratar tu piel y eliminar las células muertas y las impurezas, también podrás combatir la piel de naranja si es otro aspecto que te preocupa.

Aunque el café es imprescindible para muchas personas, no siempre es saludable y menos si se toma en exceso. En cambio, aplicándolo de manera tópica la cosa cambia porque es totalmente recomendable si sabes cómo hacerlo bien.

La cafeína que contiene el café es muy alabado y se utiliza habitualmente en productos cosméticos como mascarillas, cremas, sérums, contornos de ojos, productos que luchan contra la celulitis o las marcas de expresión, etc.

Así que, como ves, la cafeína puede ofrecerte mucho… solo tienes que seguir leyendo para descubrir cuáles son todas las ventajas que tiene como exfoliante y cómo puedes elaborar tu propio exfoliante para conseguir una piel maravillosa.

La exfoliación

Cómo ya has podido imaginar, la exfoliación es un tratamiento que sirve para eliminar esas células muertas que tienes acumuladas en la superficie de la dermis. Esta acumulación no permite que tu piel respire correctamente.

Si tu dermis no puede respirar entonces no encuentra la oxigenación necesaria para estar saludable y se obstruyen poros. Además, también puede aparecer un exceso de grasa nada deseable.

Hay dos tipos de exfoliación que debes conocer antes de continuar. Una es la física, y la otra la química.

La física es cuando existen partículas de mayor o menos grosor que ayudan a combatir la suciedad de la dermis. Por otra parte, la química suele tener ácidos naturales que ayudan a disolver las células muertas acumulados.

En el cuerpo humano hay zonas que son más sensibles porque son zonas que la piel es mucho más delicada, como es en: el rostro, el escoge o el cuello. En estas zonas hay que usar granos finos y bien molidos.

Esto es necesario para evitar irritaciones y para no dañar la piel con granos que son más gruesos y que podrían dañar estas zonas más sensibles y delicadas.

Por otra parte, si eres una persona que tiene la piel sensible, entonces tienes que tener especial cuidado con los exfoliantes químicos o los que venden en las tiendas de belleza. Siempre deberás escoger uno que contenga una baja concentración de ácidos.

De todas maneras, si eres una persona con la piel muy sensible, siempre te resultará mucho mejor escoger exfoliantes que sean caseros y que puedas hacer tú mismo/a.

De esta manera, podrás saber exactamente qué es lo que lleva la sustancia y modificarla en base a tus necesidades dérmicas concretas.

Sigue leyendo: Qué es un exfoliante natural: cuáles son los mejores y cómo hacer uno casero

Por qué es bueno la exfoliación de tu piel

Exfoliar la piel siempre es bueno hacerlo, porque te aportará muchos beneficios que no puedes ignorar. De hecho, cuando comiences a hacerlo, ¡no entenderás cómo has estado tanto tiempo sin llevarlo a cabo!

Vamos a contarte algunas razones por las que deberías comenzar a realizar estas rutinas a partir de ahora en tu cuidado corporal:

  • Elimina las células muertas
  • Acaba con las impurezas que se acumulan en la dermis
  • Limpia tu piel notablemente
  • La deja más suave y sedosa
  • Mejora su aspecto
  • Estimula la microcirculación de la sangre
  • Evita que se te enquisten los pelos de las zonas tratadas
  • Previene la celulitis
  • Sentirás más calma en la piel si tomas el sol
  • Tu piel podrá oxigenarse mejor
  • Deja la dermis preparada para recibir tratamientos y que sean más eficaces

A cada cuánto debes exfoliar tu piel

Quizá pienses que cuánto debes exfoliar tu piel, o si debes hacerlo diariamente. En realidad, no debes hacerlo diariamente porque estarías perjudicando tu piel.

Si exfolias tu piel cada día no le daría tiempo a regenerarse y la dañarías gravemente. Tu piel tiene una capa protectora que debes permitir que siempre esté activa y para ello, debes respetar su existencia.

Si quieres comenzar a cuidar tu cuerpo a través de la exfoliación, debes saber lo siguiente y tenerlo siempre muy en cuenta:

  • Si tienes la piel normal: exfolia una vez por semana
  • Si tienes la piel mixta: exfolia una vez cada una o dos semanas
  • Si tienes la piel grasa: exfolia una vez cada una o dos semanas
  • Si tienes la piel seca: exfolia una vez cada dos o tres semanas
  • Si tienes la piel sensible o dañada: habla con tu dermatólogo por si ésta práctica está contraindicada para ti.

Beneficios de la cafeína en la piel

La cafeína que contiene el café tiene muchas propiedades y beneficios que están directamente relacionados con la salud siempre que la apliques de manera tópica. Si lo empleas como exfoliante los beneficios que te encontrarás son:

  • Quita las impurezas acumuladas
  • Evita que se acumule el sebo
  • Mejora la microcirculación de la sangre
  • Previene la celulitis
  • Combate las líneas de expresión
  • Reduce las estrías
  • Promueve el crecimiento de nuevas células
  • Deja una piel luminosa y suave
  • Evita el envejecimiento prematuro
  • Ayuda a luchar contra el acné
  • Si tienes ojeras, las disminuirá
  • Acelera la cicatrización de las marcas de tu piel

Cómo hacer un exfoliante de café

Después de saber todo lo bueno que te puede aportar en tu vida, ha llegado el momento en que aprendas a hacer tu propia versión casera. El tamaño de los granos de café dependerán de tus necesidades corporales.

Por ejemplo, para la cara, cuello y escote, deberán estar totalmente molidos, como si fuese harina de café. Para el cuerpo, puedes molerlo de manera encuentres la textura acorde a tus necesidades y tipo de piel.

Si no quieres moler el grano o no sabes cómo hacerlo, puedes comprar café molido directamente, y usar ese mismo café para todo el cuerpo. Tendrá la textura perfecta para las zonas sensibles y también puedes usarlo en el resto del cuerpo.

A continuación, vamos a contarte algunas de las mejores recetas (¡y más efectivas!) para que puedas hacer tu propio exfoliante de café casero. Vamos a hacerlo teniendo en cuenta las diferentes partes de tu cuerpo y que así, ¡lo cuides al máximo!

Recetas para el rostro

Para cuidar tu rostro necesitarás: 1 cucharada de café, una cucharada de miel y otra de azúcar. Después mezcla todo hasta que hayas conseguido una pasta homogénea. Aplica en toda la cara excepto por la zona de los ojos.

Con el azúcar conseguirás que la limpieza sea más profunda y que gracias a su gránulos arranque toda las células muertas que tienes. La miel, por otra parte te ayudará a que la dermis se regenere y el café hará todo lo demás.

Para aplicarla tendrás que extenderla con pequeños masajes circulares y ascendentes. Después deja que actúe la sustancia durante 10 minutos y a continuación aclara con abundante agua tibia para eliminar los restos de la sustancia.

Receta para el cuerpo

La mejor opción para hidratar tu cuerpo y además exfoliarlo es combinar dos cucharadas de café con un yogur natural (sin edulcorantes ni azúcar añadido).

Tendrás que aplicarlo por las zonas a tratar y es ideal si tienes la piel muy sensible. El yogur te ayudará a que la exfoliación sea menos agresiva pero igual de efectiva en tu cuerpo.

Seguro que te interesa: Cuáles son los mejores exfoliantes corporales

SI quieres acabar con la celulitis…

Si además de querer acabar con la piel muerta y mejorar el aspecto de tu dermis, también quieres acabar con la celulitis, ¡puedes hacer un todo en uno! Y realmente merece la pena porque además de exfoliar estarás ayudando a prevenir esa piel de naranja tan desagradable.

La celulitis aparece cuando la grasa se acumula debajo de la dermis y no tiene salida. Puede acumularse en zonas localizadas como: muslos, piernas, brazos, abdomen, glúteos… o de forma más generalizada.

La celulitis tiene mucho que ver con los hábitos diarios, con tu alimentación, con si llevas o no una vida sedentaria… Las alternaciones de este tipo harán que te aparezcan horribles hoyuelos en tu dermis provocando la piel de naranja.

Eliminarla por completo puede ser bastante complicado, pero sí puedes reducir su volumen y que se reduzca su visibilidad en tu cuerpo. Para conseguirlo es más fácil de lo que te imaginas.

Solo tienes que coger una taza de café, una clara de huevo y una cucharada sopera de aceite de oliva. Mezcla todo muy bien hasta que consigas una pasta homogénea. Después cubre las zonas a tratar.

Espera 15 minutos y a continuación enjuaga con agua tibia/caliente alternando con fría para eliminar todo los restos de la sustancia.

Receta para eliminar las estrías

Sí, la cafeína del café también puede ser tu aliado para acabar con las estrías o al menos, para reducir su tamaño. Las estrías que son de color rojo son las más jóvenes y las que tienen un aspecto blanco son las más antiguas de tu cuerpo.

Las rojas son las más fáciles de tratar e incluso de eliminar, y con las blancas como mucho lo que conseguirás es reducir su tamaño de manera considerable para que al menos, no se vean tanto.

Las estrías pueden aparecer por muchos motivos diferentes, siempre teniendo presente que ocurre cuando la piel se estira demasiado y no puede soportarlo por la falta de elasticidad necesaria produciendo estas grietas.

Las causas pueden ser: un embarazo, problemas hormonales, la pubertad, engordar y adelgazar en un período corto de tiempo, etc.

Con la exfoliación que vamos a comentarte ahora, además de exfoliar tu piel y conseguir todo los beneficios que eso conlleva, con esta receta también podrás acabar o al menos reducir, con esas estrías que tanto te incomodan ahora mismo.

Para conseguirlo, solo tienes que poner en un recipiente dos cucharadas de café, dos cucharadas de gel de aloe vera (o de la misma planta) y un poco de agua templada. Mezcla todos los ingredientes hasta que tengas una pasta homogénea.

Cuando lo tengas aplica en las zonas afectadas con un ligero masaje con movimientos circulares y ascendentes y deja que actúe durante 15 minutos. Después elimina los restos de sustancia con agua tibia.

No te puedes perder: Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Debes aplicarlo correctamente

Para que la sustancia casera que has creado funcione, debes tener muy en cuenta que debes saber cómo aplicarlo correctamente. En caso contrario, no conseguirás los resultados que esperas ni a corto ni a largo plazo.

Aunque no debes preocuparte demasiado porque aplicarlo bien es bastante fácil. Ten en cuenta los siguientes pasos y todo irá sobre ruedas:

  • Aplica la sustancia en el momento de la ducha para aprovechar la piel húmeda.
  • Para aplicarlo en la cara, antes tendrás que haberte lavado bien la cara.
  • Extiende la loción siempre con masajes circulares ascendentes, sin apretar demasiado. Esto mejorará la circulación sanguínea y hará que sea más efectivo.
  • Puedes usar un guante especial para exfoliaciones para que sea más fácil y efectivo.
  • Retira el exfoliante con agua tibia hasta que elimines toda la sustancia sobrante.
  • Si lo haces en la ducha, aplica agua fría, sobre todo en caderas y glúteos.
  • Después, tras secarte, acaba el tratamiento usando una crema hidratante que te guste. Así evitarás que se te reseque la piel.

¿Se puede combinar?

Sobre todo si quieres exfoliar mejor tu piel o tratar mejor la celulitis, puedes combinar la exfoliación con café con cepillado en seco. Así estimularás la circulación de la sangre y mejorará la eficacia del tratamiento que hayas hecho o que quieras hacer.

Aunque lo ideal es hacer el cepillado en seco siempre antes de la exfoliación. Así dejarás a tu dermis bien preparada para que absorba mejor los ingredientes, penetren bien en la dermis y por tanto, sea todo un éxito.

El cepillado tendrás que hacerlo antes de meterte en la ducha y cuando estés dentro de la misma, aplicar la sustancia para la exfoliación. Para hacerlo bien tienes que hacerlo por la parte baja de las piernas ascender hasta que llegues a los muslos pasando después hacia los glúteos.

El cepillado siempre tiene que se de abajo hacia arriba. No ejerzas mucha presión para evitar rojeces o irritación innecesaria.

Conclusiones

Como has podido comprobar, la cafeína es un maravilloso elemento para los tratamientos de belleza por todo lo que te puede aportar. Puedes aplicarla como exfoliante únicamente para acabar con las células muertas y tener una piel mucho más suave y perfecta.

Aunque también, puedes usarlo con otros fines como te hemos comentado más arriba, para tratar al mismo tiempo la celulitis, las estrías o las ojeras.

Ahora que sabes todo sobre el exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo. Seguro que te animas a probar alguna de las recetas que te hemos indicado. Hazlo respetando el espacio de tiempo indicado, ¡y no te arrepentirás!

Artículos relacionados
Todo sobre el aceite de CBD

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el aceite CBD? Si no sabes qué es o las propiedades que tiene, a Leer más

¿Cómo hacer un aceite corporal casero?

En el mercado actual existen muchos aceites corporales para todo tipo de pieles y es buena idea que aprendas a Leer más