Esponjas desmaquillantes ¿cómo se usan?

toallitas faciales como se usan

En lo se refiere a limpieza facial cada gesto y producto que utilicemos, puede sumar o restar beneficios en nuestra piel.

A veces acertar no resulta nada sencillo ya que, la primera barrera que debemos superar es conocer bien, a fondo dónde se enmarca nuestro tipo de piel.

En este sentido, esto será determinante para lograr conseguir una solución limpiadora que sea compatible, que se adapte de la mejor forma posible a nuestras necesidades.

Existen opciones muy diversas y muy válidas para limpiar el rostro, sin embargo también es frecuente llevarnos alguna que otra decepción.

Los casos más comunes son una falta de limpieza profunda por parte del producto o una textura que no nos resulta agradable; también es bastante común que el limpiador elegido pueda llegar a aportar algo de irritación. Incluso el aroma del producto puede llegar a ser algo que nos haga decantarnos por otras opciones.

Una forma de minimizar este tipo de riesgos es utilizar soluciones que sean lo más suave posible, con formulaciones más naturales y que estén testadas de forma dermatológica.

Aunque la batalla puede continuar en nuestros tejidos si no acompañamos estos productos de limpieza con el acompañante o complemento adecuado.

Las esponjas desmaquillantes: el complemento perfecto para realizar una correcta limpieza facial

Por si esto no queda suficientemente claro no te preocupes, que enseguida te lo explicamos mejor.

Cuando hablamos de complementos, que utilizamos de forma conjunta con nuestro limpiador facial elegido, nos estamos refiriendo al uso de toallitas, paños, discos de algodón o esponjas desmaquillantes.

El uso de toallitas faciales es un viejo conocido, al que seguramente en más de una ocasión has recurrido, sin embargo, en este artículo queremos ahondar en un complemento de limpieza que queda un poco más al margen, siendo su uso menos frecuente: las esponjas desmaquillantes.

A pesar de que el uso de las toallitas faciales sea bastante recurrente a veces no terminar de quedar muy claro si se trata de un producto que aporte una limpieza adecuada.

Desde ya, empezando este texto, queremos puntualizar que las toallitas solo realizan una limpieza más superficial.

Si estás buscando un limpiador que actúe con una mayor profundidad, entonces deberemos acompañar su uso con otras soluciones que añadan un mayor tratamiento.  Para despejar tus dudas te proponemos esta lectura: toallitas desmaquillantes, ¿son buena opción?.

Sin embargo, utilizadas de forma conjunta con alguna solución limpiadora más específica las toallitas faciales pueden resultar de gran ayuda.

Como prueba de ello, solo tienes que echar un vistazo en este artículo donde puedes encontrar toallitas muy efectivas e incluso, saludables. Solo necesitas un segundo para hacer click aquí: mejores toallitas desmaquillantes.

Todo lo que necesitas conocer sobre las esponjas desmaquillantes

Centrando nuestra atención en el uso de esponjas faciales, para desmaquillar o limpiar el cutis, queremos señalar que tal y como ocurre con las toallitas desmaquillantes, su uso depende de otro producto extra, de limpieza facial, que utilizaremos de una forma conjunta.

Quizás, en el caso de las toallitas esto puede quedar un poco más difuminado ya que muchas ya cuentan con una acción detergente, de limpieza, aunque sea superficial.

Sin embargo, la limpieza que nos ofrece una esponja desmaquillante será especialmente efectiva si la acompañamos de soluciones de limpieza más específicas como es el caso del agua micelar.

Junto con el agua micelar, también puedes acompañar el uso de un esponja facial con otro tipo de limpiador como puede ser un bálsamo facial, leche desmaquillante o incluso algún producto bifásico que sea de tu agrado.

Para continuar, profundizando en el uso de las esponjas faciales cabe mencionar que incluso podemos llegar a encontrar más de 20 tipos distintos.

Debido al aumento de diferentes tipos de productos de limpieza facial, podemos encontrar complementos como las esponjas desmaquillantes incluso en el supermercado.

Ahora bien, hay que saber diferenciar qué tipo de esponjas para limpiar el cutis puede ser favorable.

¡Sigue con nosotras, si quieres conocer bien, a fondo, todas las cualidades que caracterizan a las esponjas desmaquillantes!.

Qué es una esponja desmaquillante

Tal y como nos indica su propio nombre se trata de una esponja especialmente indicada para retirar el maquillaje y/o la suciedad de la piel del rostro.

Este tipo de esponjas están fabricadas con unas fibras especiales para retener los restos acumulados de maquillaje, consiguiendo arrastrar los excedentes de productos cosméticos y la suciedad que hemos ido acumulando en el cutis a lo largo del día.

Aunque podemos encontrar en el mercado muchos tipos diferentes de esponjas desmaquillantes las más recomendadas son aquellas que cuentan con fibras que sean de origen natural.

Un ejemplo de este tipo de esponjas, que cuentan con fibras más naturales son las de silicio, ya que tienden a ser más compatibles, respetuosas con la salud de nuestra piel.

Recuerda que siempre que utilizas maquillaje, retirarlo es fundamental. La suciedad que se acumula en los poros junto con estos restos de maquillaje pueden ocasionar problemas en el cutis, saturando nuestra piel.

Nuestro cutis por lo tanto puede verse afectado, pero sobre todo sufrirán los poros debido al exceso de impurezas que quedan taponándolos, sin dejarlos transpirar de una forma correcta.

Todos estos problemas pueden aportar consecuencias negativas dando lugar a la creación de puntos negros, una cantidad excesiva de grasa o una aparición constante de brillos en la piel.

Cómo se usa correctamente una esponja desmaquillante

Tal y como hemos comprobado a estas alturas, una correcta higiene de la piel que se extiende a lo largo de nuestro rostro es un aspecto que no debemos dejar de lado, especialmente esos días en los que la pereza o la desidia se apodera de nosotras/os.

Una vez superada esta pereza, debemos ser constantes y esforzarnos para que nuestro cutis luzca sin suciedad a la vista ya que nuestra piel nos lo agradecerá mostrándose con un aspecto mucho más radiante.

El uso de toallitas desmaquillantes puede llegar a ser un perfecto aliado si sabemos bien cómo debemos aplicarlas en el rostro.

Por ello queremos explicarte paso a paso cómo usar de una forma correcta tus esponjas desmaquillantes elegidas.

Utilizadas de forma conjunta con un limpiador que aporte un cuidado más completo como el agua micelar, las esponjas desmaquillantes pueden lograr en nuestro cutis resultados simplemente espectaculares.

¿Quieres aprender a utilizarlas de una forma muy fácil y sencilla? sigue atenta/o que te explicamos como:

1. Humedeceremos la esponja:

utilizar toallitas desmaquillantes

Una de las cualidades que a simple vista podemos apreciar en una esponja desmaquillante es que su aspecto, su textura, suele ser más seca de lo habitual con una apariencia rugosa.

El primer paso que debemos realizar antes de de utilizar nuestra esponja es humedecerla logrando de este modo, que se convierta en una esponja más blanda, menos rígida.

Solo así, humedeciendo la esponja previamente, su tacto quedará mucho más suave ya que de lo contrario será muy complicado deslizarla por el cutis, incluso puede ocasionar daños en la piel.

2. Añade la solución desmaquillante:

Una vez hemos conseguido ablandar la esponja y que quede suave al tacto verteremos sobre ella el producto desmaquillante que vamos a utilizar.

Dependiendo del producto, por ejemplo si es tipo gel, también podremos optar por aplicarlo directamente sobre el rostro y con la ayuda de la esponja extenderlo y a la vez lograr retirar la suciedad.

Siempre seguiremos las recomendaciones y pasos del producto que incluyamos para la limpieza, ya que pueden variar.

Si la solución limpiadora que hemos elegido puede verterse sobre la esponja no será necesario utilizar grandes cantidades del producto.

Gracias a la textura de la esponja, con pequeñas cantidades lograremos retirar gran parte del maquillaje y por lo tanto, de la suciedad.

3. Realiza una aplicación suave:

Utilizaremos la esponja siguiendo siempre movimientos ascendentes y circulares masajeando sobre el cutis directamente.

A medida que vayas necesitándolo, ve aclarando con agua y a la vez enjuagando la esponja, evitando así arrastrar la suciedad sobre el rostro.

4. Completa el proceso, añadiendo un tónico facial:

Cuando limpiamos la piel los poros quedan dilatados. Si optas por una solución limpiadora como el agua micelar, que incluya entre sus funciones la de tonificar la piel este paso no será necesario ya que el propio producto incluye este paso tan necesario.

Si optas por otros limpiadores, lo más seguro es añadir un tónico para completar el proceso de limpieza.

5. Limpia tu esponja desmaquillante:

Un paso fundamental, una vez que hemos terminado de utilizar nuestra esponja desmaquillante es su limpieza.

Sólo necesitas humedecerla de nuevo y aplicar sobre ella jabón de manos, hasta lograr eliminar la suciedad que haya quedado retenida en la esponja.

Por lo tanto primero la humedeceremos, luego la enjuagaremos y remojaremos y enseguida la estrujaremos para que pueda salir por completo toda la suciedad.

Repite este gesto varias veces hasta que veas que no queda jabón en la esponja. Finaliza guardando la esponja desmaquillante en un lugar que sea seco, hasta su próximo uso.

Por otro lado, a pesar de que estas esponjas son reutilizables (cualidad que nos gusta mucho de este complemento de limpieza facial) no son eternas.

Ve observando el estado de la misma y cada cierto tiempo, te aconsejamos sustituirla por una nueva ya que puede acumularse bacterias.

Para que te hagas una idea aproximada, dependiendo del uso que le des lo más recomendable es cambiarla como mucho cada 4 u 8 meses.

Tipos de esponjas desmaquillantes

Como hemos apuntado al inicio del artículo existen hasta 20 tipos distintos de esponjas desmaquillantes, con múltiples formas y colores.

En definitiva, podemos encontrar esponjas desmaquillantes hoy en día, para todos los gustos.

No obstante, si que podemos encasillar estos tipos en tres grupos generales, demandados ampliamente entre mujeres y hombres que utilizan esponjas desmaquillantes para limpiar su piel.

Los tres grupos más relevantes o demandados son:

  • Esponjas faciales desmaquillantes con forma redondeada:

Seguramente este tipo de esponja con forma redondeada sea la más venerada y demandada ya que su uso es muy popular, muy común.

Consiste en una esponja que cuenta con una forma circular, redondeada que facilita su uso y aplicación sobre el rostro.

Su uso es muy frecuente gracias a que su forma plana, sin mucho grosor, hace que su aplicación sea bastante manejable.

Este tipo de esponjas redondeadas puede formar parte de los dos grupos que te mostramos a continuación, ya que pueden ser naturales o artificiales.

  • Esponjas faciales desmaquillantes naturales:

esponjas faciales desmaquillantes naturales

Elaboradas exclusivamente con componentes naturales, este tipo de esponjas destacan sobre todo por sus cualidades más sostenibles, siendo menos contaminantes.

Las más conocidas y utilizadas son las esponjas que contienen componentes marinos, sin embargo hoy en día podemos encontrar este tipo de esponjas con diversos componentes, también de origen natural.

  • Esponjas faciales desmaquillantes artificiales:

Su forma de disco las caracteriza, además de su composición artificial o sintética.

Un aspecto positivo, es que por norma general este tipo de esponjas suelen ser un poco más duraderascon respecto a las que cuentan con componentes naturales, mucho más frágiles y vulnerables.

Con respecto a su composición, suelen ser fabricadas habitualmente con látex o plásticos.

Las bebidas detox te ayudan a limpiar la piel de forma interna

Para poder finalizar este artículo, queremos añadir que las esponjas desmaquillantes solo serán útiles para limpiar el cutis de forma tópica. Si queremos lucir una piel cuidada hay que sumar cuidados internos.

Por ejemplo, en este sentido, son muy interesantes las bebidas detox que ayudan a limpiar nuestra piel y nuestro organismo desde el interior.

Este tipo de bebidas se caracteriza por contar con verduras y frutas que añaden una fuente de fibras, vitaminas y muchos beneficios más a nuestro organismo y por lo tanto, a nuestra piel.

También puedes recurrir a opciones muy válidas e igualmente sofisticadas como tomar infusiones o tés, ya que es una alternativa para limpiar de forma interna la piel, de toda la vida.

Como hemos visto existen opciones muy diversas para limpiar el cutis. Muy conocidas son las toallitas desmaquillantes de Mercadona.

Si aún no has tenido la oportunidad de probarlas y no sabes bien cómo funcionan sobre la piel no te preocupes, que nosotras ya las hemos probado por ti.

Conoce nuestra opinión más personal, en este artículo: toallitas desmaquillantes Mercadona, mi opinión.

Los cuidados saludables importan, recuerda: ¡no olvides limpiar tu piel en profundidad!.

🙂

cuidados saludables con toallitas faciales

Artículos relacionados
Qué son y cómo eliminar los comedones

¿Quién no ha sentido en alguna ocasión la necesidad de apretarse un granito o una espinilla frente al espejo e Leer más

Exfoliantes faciales Garnier

Tras leer las líneas de este texto, te aseguramos que habrá un antes y un después en tu rutina facial Leer más