Cómo hacer un limpiador facial casero

limpiadores faciales caseros

Si quieres conseguir una piel deslumbrante hay un paso en tu rutina, de cuidado facial, del que nunca debes prescindir: la limpieza del cutis.

Aunque a veces no lo tengamos muy presente, ya que se trata de un gesto que normalmente realizamos de forma mecánica cada día, limpiar nuestra piel irá sumando beneficios a todos los cuidados posteriores que extendemos en ella.

La primera razón, por la que se trata de un gesto previo necesario, es que la limpieza de nuestra tez sentará las bases de todos los cuidados posteriores que decidamos aplicar en la piel.

Sin embargo, además de esta primera razón, existen muchas otras razones que no queremos dejarnos en el tintero, por ello las hemos reunido todas en este artículo. Clicando en el enlace será suficiente: necesidades básicas de cuidado de la piel.

Para continuar, cuando mencionamos que sentará las bases, podemos decir de igual modo que la limpieza del cutis en realidad es tan importante porque prepara nuestra piel para afrontar con fuerza nuestro día al completo.

Razones de peso, para no dejar la limpieza facial diaria en el olvido

Como norma general, este paso suele quedar divido en dos partes del día esenciales: la mañana y la noche.

De hecho, puedes encontrar numerosos artículos que apoyan esta doble tarea diaria, pero nosotras hemos seleccionado de una forma especial en concreto, este para ti. Solo tienes que clicar en este enlace, para completar información: ¿por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?.

Esta norma, tan básica te aconsejamos no dejarla en el cajón del olvido y cada día serle lo mas fiel posible.

Por la mañana, conseguiremos retirar cuando limpiamos el rostro, toda la cantidad de grasa que de una forma completamente natural nuestros tejidos han ido produciendo durante las horas nocturnas.

Además, también haremos de nuestra piel un colchón libre de impurezas que quedará totalmente limpio para acoger los demás productos que utilizas para el cuidado facial, por ejemplo, la crema de protección solar 5o + (imprescindible) o tu crema facial nutritiva e hidratante.

Otro dato por el que la limpieza mañanera no debe faltar, es su función tan básica para despertar e iluminar nuestra piel.

Para completar la limpieza del rostro, no debe faltar la rutina nocturna, ya al igual que la que aplicamos cada mañana es esencial para que el cutis quede limpio, sin impurezas.

Suele ser frecuente realizar este paso justo antes de irnos a dormir, así conseguiremos que nuestra piel se repare y respire durante las horas de sueño.

Limpiar la piel por las noches será todo beneficios ya que de esta forma eliminaremos los restos de suciedad y en el caso que solamos utilizar maquillaje, los restos de maquillaje.

Para continuar con la limpieza facial, la forma de llevar a la práctica este cuidado lo más básico, es limpiar nuestra piel con un jabón neutro que retiraremos con agua tibia.

Si quieres evitar a toda costa comerte algún error garrafal, al realizar este proceso, te aconsejamos que realices un click en este enlace: 15 errores que estás cometiendo al lavarte la cara.

Obviamente existen muchas otras formas de limpieza y precisamente, justo de todas estas formas tan diferentes queremos hablarte a lo largo de este artículo.

Lo más habitual es adquirir productos que suelen ofrecernos garantías muy específicas para eliminar la suciedad de la piel.

Seguir este ritual de limpieza, con productos especiales para ello te regalará muchas alegrías. Si quieres conocer a fondo los mejores, te los mostramos enseguida en este enlace: mejores limpiadores faciales.

Pero, siguiendo la estela de las formas tan diversas que existen para limpiar la piel del cutis, queremos mencionar una muy especial: realizando de una forma artesanal, tu propia cosmética o recetas caseras de limpieza.

Como se suele decir en la variedad, está el gusto, queremos ofrecerte un completo abanico de posibilidades para que limpiar tu piel se convierta en un rutina muy apetecible, de la que además conseguirás comprender que ingredientes naturales son más o menos compatibles con tu dermis.

3 recetas imprescindibles de limpiadores faciales caseros

Realizar una buena limpieza facial es sinónimo de lucir una piel con un aspecto saludable.

En nuestra opinión, no solo existe una única forma exclusiva de llevar a caso este gesto con productos mas o menos útiles que podemos encontrar en el mercado, sino que de una forma complementaria también podemos añadir alternativas caseras, que igualmente sumarán numerosos beneficios en nuestra piel.

En muchas ocasiones suele confundirse casero con algo poco fiable o que tiene poca veracidad. Otro aspecto negativo, asociado a los cuidados cosméticos caseros es su grado de peligrosidad respecto a los daños secundarios o reacciones que puede provocar en la piel.

Tras estas creencias encontramos parte de verdad o certeza, sin embargo, no hay nada que no tenga solución y este pequeño bache podemos sortearlo sin problema.

¿Cómo? siempre antes de elaborar una receta casera pregunta a un especialista, un dermatólogo/a de confianza qué ingredientes naturales pueden llegar a ser más o menos favorables según tu tipo de piel.

De esta manera, realizar las recetas caseras para elaborar tu limpiador facial casero que te contamos en las próximas líneas no suponga ningún problema para tu piel y tu salud.

¡Comenzamos con las mejores recetas naturales, para limpiar la tez del rostro!.

1. Limpiador facial de avena + arcilla

Uno de los problemas más frecuentes en los productos de limpieza facial que hallamos en el mercado, es que suelen elaborarse con jabones perfumados que tras su uso, acaban alterando y fastidiando el PH de nuestra piel, provocando sequedades e irritaciones cutáneas.

Si estás buscando una limpieza que sea suave, un limpiador que sea apropiado incluso para las pieles altamente sensibles, estás de suerte porque tenemos el limpiador casero ideal para ti.

Sus principales ingredientes lo conforman la avena y la arcilla, pero además también debemos incluir otra serie de ingredientes naturales, de los que te contamos a continuación todos sus beneficios.

Breve resumen de los beneficios que aportan los componentes de esta receta casera

  • Avena:

Contiene un suave efecto exfoliante y además cuenta con una poderosa actividad hidratante. Otro punto a favor de este componente natural, la avena, es que penetra rápidamente en la piel y se absorbe con mucha facilidad.

Como parte de un cosmético natural no produce irritaciones, sino que se trata de un ingrediente que agrega suavidad a la piel.

Para completar un poco más de información sobre este componente, añadimos lo siguiente:

– La avena es muy rica en vitaminas del grupo B y E, además también cuenta con minerales de gran importancia como el zinc o el magnesio.

– Es un ingrediente conocido por su alto contenido en lípidos que nutren y protegen la piel en profundidad, proporcionando una tez hidratada, suave y aterciopelada, sin brillos.

– Junto con estos beneficios, en la avena también hallamos una fuente de nutrición que cuenta con una gran efectividad para eliminar impurezas gracias a su textura granulada tan particular.

– Para las pieles grasas, resultará un oasis ya que es capaz de regular el exceso de sebo en su justa medida, sin dejar ninguna zona de nuestro rostro demasiado seca.

  • Arcilla:

El uso de la arcilla es una apuesta segura para reducir la flacidez y conseguir reafirmar la piel. Incorporar la arcilla a nuestro limpiador facial casero ayuda a facilitar que eliminemos toxinas y eliminemos los restos de piel muerta junto con impurezas no deseadas.

  • Aceite esencial de lavanda:

En el aceite de lavanda hallaremos un oasis, apto para todo tipo de pieles, pero especialmente si contamos con una piel algo más grasa, ya que es ideal para controlar los brotes de acné.

Comprende una fuerte actividad antibacteriana, cicatrizante y antiinflamatoria.

  • Flores secas de caléndula, rosa y lavanda:

limpiador facial natural

Esta combinación de flores secas no te defraudará ya que contiene amplias cualidades curativas y calmantes, ayudando a difuminar las imperfecciones.

  • Almendras:

La acción hidratante de las almendras es muy venerada en el mundo de la cosmética. Su uso es imprescindible para conservar los aceites naturales y proteger nuestra piel frente a daños externos.

Como has podido comprobar todos los ingredientes que incluye esta receta son fáciles de conseguir en el mercado, por lo que realizarla en casa no supondrá ningún problema. Te contamos todo lo que necesitas:

Ingredientes

  • 26 gr. de avena entera
  • 50 gr. de arcilla o caolín
  • 15 gr. de almendras (dos cucharadas)
  • 10 gr. de flores secas de caléndula, lavanda y rosas
  • 10 gotitas de aceite esencial de lavanda

Elaboración

1. En primer lugar introduce la avena, las flores secas y las almendras en una máquina especial para moler, hasta que consigas obtener un polvo fino, sin grumos.

2. Para asegurarnos que hemos molido bien estos tres ingredientes, los pasaremos igualmente a través de un colador que sea de malla fina. De este modo quedaran separados los trozos que no se molieron bien.

3. En un recipiente aparte, iremos combinando la arcilla en polvo con el aceite esencial de lavanda.

4. A continuación, removeremos la mezcla con una cuchara (preferiblemente de madera).

5. Para finalizar, debes verter el resultado obtenido en un recipiente de vidrio con tapa.

6. Como resultado, obtendrás un polvo fino o pequeños granos.

7. Finalmente, te aconsejamos etiquetar el limpiador facial casero y conservarlo en un lugar que sea seco.

Cómo aplicar el limpiador facial casero

Una buena aplicación de tu limpiador facial es imprescindible para que este actúe y de resultados. Si no cuentas con mucho tiempo, tenemos grandes noticias, ya que para extender sobre tu piel esta receta casera solo necesitarás sacar algunos minutos:

  • Con una cucharilla pequeña de café, toma una pequeña porción del polvo o granos resultantes.
  • Continua, mezclándolos con agua (con poca cantidad de agua será suficiente), hasta crear una pasta que se muestre untuosa.
  • Enseguida, humedece un poco la piel y aplica el producto sobre tu rostro realizando un suave masaje.
  • Finalizaremos retirando con agua tibia y secando la piel con mucho cuidado, para evitar que se irrite.
  • La constancia debe ser tu mejor compañía, por ello, no abandones este gesto y aplica este limpiador facial sobre todo antes de irte a dormir. ¡Conseguirás una tez limpia, con un aspecto muy saludable y llena de luz!.

Utilizar este limpiador facial como mascarilla exfoliante… ¡es posible!

Uno de los aspectos que más nos gustan de esta alternativa casera, es su doble uso ya que además de incluir su función como limpiador, también podemos convertir esta versátil receta en una completa mascarilla exfoliante.

Sus cualidades exfoliantes serán bien recibidas por tus tejidos, debido a que conseguirás eliminar impurezas y por ende tonificar tu piel.

Te contamos cómo puedes conseguir esta función tan necesaria:

  • En esta ocasión, tomaremos dos cucharadillas de los granos o polvos que conforman la receta casera.
  • Repetiremos la misma dinámica anterior y mezclaremos nuestro producto natural con un poco de agua, hasta que notemos que se forma una pasta con una textura gruesa, consistente.
  • Para facilitar la eliminación de células muertas, la aplicaremos con las yemas de los dedos sobre la piel y de nuevo, la iremos extendiendo poco a poco mediante masajes delicados.
  • Uno de los pasos más importantes, para lograr que este producto actúe como una mascarilla, es dejarlo reposar un tiempo mayor. En esta ocasión, lo dejaremos reposar sobre la dermis del rostro unos 15 minutos.
  • Enseguida, cuando haya finalizado el tiempo de reposo, retiraremos nuestra improvisada y natural mascarilla del rostro, ayudándonos con agua tibia y secando los tejidos con cuidado, ya que se mostrarán mucho más vulnerables.
  • Un pequeño truco, que nos encanta, es sustituir el agua al realizar la mezcla, por aloe vera. De este modo, conseguirás multiplicar sus beneficios.
  • Utiliza esta mascarilla con regularidad y notarás como tu piel te lo agradece, mostrándose radiante, tesa y renovada.

2. Limpiador facial de avena + miel + lavanda

Siguiendo la estela del limpiador anterior, te proponemos una nueva receta casera. En esta ocasión seguiremos manteniendo la avena, pero sustituiremos la arcilla por dos ingredientes naturales repletos de cualidades: la miel y la lavanda.

Debido a las diversas propiedades que acumula este limpiador, podremos extenderlos sobre cualquier tipo de piel, ya que sus cuidados son muy amplios y sobre todo, muy versátiles.

Su uso diario combate distintos problemas y nos ayudará, sin duda, a tener un cutis impoluto.

A estas alturas, ya hemos logrado interiorizar que limpiar el cutis es un paso del no podemos ni debemos prescindir si queremos tener un piel joven y sin impurezas.

Los beneficios de utilizar un limpiador facial como el que te proponemos a continuación, sólo te regalará alegrías en tu día a día.

Si quieres aprovechar todas las propiedades que este limpiador natural aportará a en tu piel, toma nota.

Breve resumen de los beneficios que aportan los componentes de esta receta casera

Como ya conocemos todas las cualidades y propiedades que la avena consigue añadir en nuestra piel, queremos detenernos esta vez en dos componentes muy especiales: la miel y la lavanda.

  • Miel 

Este alimento ancestral de gran propiedades reconocidas desde hace milenios, también puede llegar a ser un excelente remedio de varias afecciones en la piel:

Su alto contenido en enzimas convierten a la miel en un ingrediente con grandes cualidades limpiadoras.

– La miel es un componente eficaz para exfoliar nuestra dermis de una forma suave. Esta actividad exfoliante está asociada a su contenido en glucosa, fructosa y otros nutrientes.

– De las cualidades más apreciadas de este ingrediente natural, quizás es su capacidad para hidratar la piel, consiguiendo que esta luzca mucho más elástica y flexible.

Cuenta con una amplia actividad como componente antibiótico, por lo que resultará muy útil para tratar infecciones en la piel o controlar brotes de acné.

  • Lavanda 

El ingrediente que completará tu limpiador facial es la lavanda. Las flores con las que cuenta esta planta aromática, la lavanda, son muy vistosas y desprenden un rico aroma floral.

Ofrece propiedades antisépticas y reduce la inflamación, siendo también un componente natural muy útil para minimizar los daños que ocasiona el acné o cualquier tipo de infección cutánea.

– Su acción relajante es muy apreciada, siendo una actividad beneficiosa para calmar los trastornos nerviosos que se reflejan en la piel.

– Tiene propiedades que favorecen la regeneración cutánea y que estimulan por lo tanto, la regeneración celular ayudando a mejorar cicatrices, marcas y arrugas.

Ingredientes

  • 50 gr. de copos de avena.
  • 1 puñado de flores de lavanda.
  • 50 ml. de agua.
  • 50 gr. de miel de abejas.
  • Unas gotas de aceite esencial de lavanda (opcional).

Elaboración

elaborar limpiador facial casero

1. Para su elaboración, comenzaremos hirviendo los 50 ml. de agua. Una vez que el agua entre en ebullición, apagaremos el fuego enseguida.

2. En un bol aparte, colocaremos las flores de lavanda, la miel y la avena.

3. A continuación, verteremos el agua caliente y removeremos con la ayuda de una cuchara, todos los ingredientes.

4. Si quieres que la textura de tu limpiador casero sea un poco más homogénea puedes triturar la avena antes de utilizarla con un tenedor o incluso machacarla.

5. Evita que el preparado quede demasiado líquido, ya que se trata de conseguir una pasta densa, untuosa.

6. En este paso, de forma opcional, podemos agregar las gotas de aceite esencial de lavanda.

7. Añadiremos en resultado en un frasco de vidrio y lo conservaremos en la nevera.

Cómo aplicar esta receta casera

Te aconsejamos que apliques este limpiador facial de una forma constante, tras ducharte y asearte.

Para conseguir relajar tu piel y tu mente, te proponemos que apliques el limpiador justo antes de irte a dormir de esta forma conseguirás mejorar tu descanso nocturno.

Extenderemos el limpiador del mismo modos que aplicamos nuestra crema hidratante, recorriendo la el rostro, el cuello y el escote.

Transcurridos unos minutos, lo retiraremos con agua tibia.

3. Cómo hacer un jabón casero

Si cuentas con pequeñas imperfecciones en el rostro a cuenta de problemas como el acné y quieres completar tu tratamiento dermatológico con una opción de limpieza saludable, este jabón casero que te proponemos simplemente…¡te encantará!.

Ingredientes

  • 210 ml. de aceite de coco.
  • 30 gr. de sosa cáustica.
  • 65 ml. de agua destilada.
  • Unas gotitas de aceite esencial de árbol del té.

Utensilios extras

  • 1 olla.
  • 1 batidora.
  • 1 recipiente de vidrio o cristal.
  • 1 cuchara (preferiblemente de madera).
  • 1 gafas de protección.
  • 1 mascarilla.
  • 1 molde.

Elaboración

1. Lo primero que debes realizar para comenzar a preparar esta receta, es extremar las precauciones, por ello debes colocarte antes que nada las gafas de protección y la mascarilla.

2. Enseguida, colocaremos el recipiente de cristal o vidrio en el fregadero.

3. En el interior del recipiente verteremos la sosa cáustica y posteriormente el agua destilada (es importante seguir este orden para evitar salpicaduras).

4. Tras colocar estos componentes en el recipiente notaremos que comienza a emitir vapores, por ello lo dejaremos reposar hasta que logre estar a temperatura ambiente.

5. A continuación, colocaremos el aceite de coco a fuego lento, cuando se haya calentado lo suficiente (a una temperatura de 40 º) retiraremos el cazo del fuego.

6. Enseguida, añadiremos con cuidado la sosa cáustica y con la ayuda de una batidora y evitando que salpique hacia fuera, batiremos la mezcla.

7. Continuaremos batiendo hasta que notemos que adquiere espesura. Lo ideal es que consigamos una textura parecida a un gel.

8. Justo en este preciso instante, sin dejar reposar la mezcla obtenida añadiremos entre 20 o 30 gotas del aceite esencial que prefiramos; en nuestro caso nos hemos decantado siempre por añadir aceite esencial del árbol del té, por ello lo incluimos entre los ingredientes principales, sin embargo lo puedes sustituir por otro aceite esencial.

9. Para seguir con la elaboración, verteremos todo el resultado en el molde que hayamos elegido (con la forma deseada).

10. Con la ayuda de una toalla o un paño, cubriremos el molde y lo dejaremos reposar, sin remover, entre 12 y 24 horas para que tenga lugar el proceso de saponificación.

11. Una vez que el preparado esté bien frío, podemos desmoldar el jabón. Lo conservaremos en un lugar seco durante uno o dos meses, así lograremos que endurezca y madure.

12. Transcurrido este tiempo, podremos comenzar a utilizar el jabón casero.

Algunas recomendaciones extras para elaborar el jabón casero

  • Para elaborar este jabón debes tener un cuidado especial mientras manejas la sosa cáustica. Te recomendamos que lo elabores siempre en un lugar que esté apartado del alcance de niños o mascotas.
  • Debido a que la sosa cáustica es un material muy corrosivo, es aconsejable que no olvides colocarte las gafas de protección y la mascarilla, antes de elaborar la receta. También puedes añadir una protección extra colocándote unos guantes.
  • Si mientras estamos elaborando la receta nos cayera un poco de sosa cáustica sobre la piel, te aconsejamos que consultes rápidamente con un especialista. Un pequeño remedio casero es aplicar vinagre, pero nosotras te recomendamos que siempre consultes con un experto, que evalúe los daños.

Cómo aplicar el jabón casero

Este jabón te resultará muy útil como complemento, que puedes utilizar a diario. Lo mejor, es utilizarlo siempre por la mañana cuando nos levantamos y por las noches, justo antes de acostarnos.

De esta forma retiraremos la grasa y el sebo natural que se acumula a lo largo del día en la piel.

Sin embargo, como ya sabrás si tienes una piel grasa, igual de importante que limpiar la piel es mantenerla hidratada.

Para ello, debemos añadir productos que sean específicos y que no saturen los poros de la piel, es decir, que sean cremas hidratantes que cuentan con el añadido de no-comedogénicas.

Evita, por otra parte, incluir productos que sean de mala calidad, con componentes sintéticos ya que añadirán un mayor exceso de grasa en la piel evitando que los poros transpiren de una forma adecuada.

Junto con estas recetas naturales, podemos realizar una serie de gestos también naturales que completarán los cuidados saludables que aplicas en el rostro. Sólo tienes que seguir las siguientes recomendaciones: 5 formas naturales de limpiarte la cara.

Otros productos válidos para realizar una limpieza facial completa

En este artículo queremos insistir en la cantidad de productos que existen para llevar a cabo la limpieza del rostro.

Su elección, a veces, puede no resultar todo lo sencilla que nos gustaría, por ello nos hemos propuesto ayudarte y facilitarte esta pequeña tarea.

cuidado y limpieza facial natural

Lo primero es que como bien hemos anunciado, en el mercado existen diversos tipos de productos, que nos ofrecen distintas funciones.

Una norma general que no suele fallar, que distingue a estos productos unos de otros, es su textura y su uso, que a veces varia en función del tipo de piel con el que contamos.

A veces, incluso podemos encontrar limpiadores faciales que nos ofrecen un uso específico para eliminar las impurezas de los tejidos masculinos. De hecho, tenemos el artículo ideal para conocer las características de estos productos a fondo, siguiendo este enlace: los mejores limpiadores faciales para hombre.

Para continuar, un aspecto que te aconsejamos tener muy claro antes de aplicar un limpiador facial concreto, es conocer y definir bien, cual es tu tipo de piel y que necesidades reclama.

También queremos añadir que todos los productos, de los que te hablaremos a continuación, pueden ser complementarios y no excluyentes respecto a su uso conjunto con los limpiadores faciales caseros que te hemos propuesto anteriormente.

Así podrás disfrutar doblemente de cuidados faciales, que como bien sabemos, estos cuidados nunca están de más.

Tipos de limpiadores faciales

En el abanico de posibilidades, queremos hacer un breve recorrido por los limpiadores más comunes, los más conocidos.

Agua micelar o limpiadores solubles en agua

Para iniciaros y daros a conocer los limpiadores faciales más elogiados o comunes, hemos decidido comenzar por hablarte del agua micelar o lo que es lo mismo, de los limpiadores solubles en agua, por diferentes razones.

El agua micelar es un limpiador que cumple distintas funciones, todas ellas reunidas en un solo producto.

Entre estas funciones podemos advertir su aplicación como limpiador, que es precisamente la tarea que más nos interesa en este artículo.

Pero además, de lograr eliminar la suciedad de la piel, el agua micelar consigue añadir más beneficios en nuestros tejidos, logrando con éxito desmaquillarla y encima, completar nuestros cuidado facial tonificando la tez del rostro.

Debido a estas múltiples virtudes, que acoge un sólo producto, como comprenderás no es de extrañar que hayamos querido comenzar este listado desgranando las cualidades del agua micelar.

Sin embargo, aunque ya para nosotras estos beneficios suponen un gran ahorro de tiempo y dinero, comentaros, queridas/os que aún hay más.

Es una solución suave, que no irrita las dermis sensibles; esto supone que lograremos eliminar restos de suciedad, maquillaje sin dañar en absoluto la piel. Como ya habrás podido comprobar este aspecto, no siempre es así en todos los productos de limpieza facial que hayamos en el mercado.

Ni siquiera, puede llegar a suceder muchas veces utilizando un agua micelar, dependiendo de la firma por la que nos decantemos.

Por ello, queremos ofrecerte un pequeño consejo: evita utilizar soluciones de este tipo que cuenten con formulaciones pesadas, que añadan ingredientes poco o nada naturales, es decir sintéticos.

Una combinación ganadora, por ejemplo, es incluir un producto que esté enriquecido con componentes naturales como los que te proponemos a continuación:

  • Gel de aloe vera ecológico.
  • Ácido salicílico.
  • Extracto de avena.
  • Caprylyl capryl glucoside.
  • Extracto de manzana.
  • Glicerina.

Te aseguramos que si consigues hacerte con un agua micelar, que reúna todos estos ingredientes, nunca querrás volver a probar otra.

Bálsamos

Si quieres nutrir tu piel y limpiarla a la vez, con un producto que cuenta con unas características y textura diferente, hacerte con un bálsamo limpiador también puede ser una buena idea.

Debes saber, que se trata de un producto algo especial ya que de primeras se presenta con una textura algo rígida, poco manejable.

Sin embargo, será tan sencillo como manipularlo con las yemas de los dedos para conseguir que se transforme en una especie de crema facial, muy hidratante.

Otro dato, es que su precio dependiendo de la firma por la que optemos puede encarecer un poco.

Dicho esto, en este producto de limpieza también hallaremos ventajas ya que sumará hidratación en las pieles más deshidratadas. Por ello, su uso se recomiendo sobre todo a pieles que se muestran un poco más secas de lo habitual.

Leches limpiadoras

Seguramente habrás utilizado este tipo de desmaquillantes en tu más tierna adolescencia, ya que como norma general las leches limpiadoras son soluciones muy suaves.

La textura de este limpiador es muy particular, a simple vista puede confundirse con una crema hidratante facial muy fluida.

Esta cualidad, hace que sea un producto agradable de aplicar, sin embargo para retirar restos de maquillaje resistente al agua, su eficacia se nos resistirá un poco más.

Para una limpieza suave, en pieles secas o mixtas, sin embargo este tipo de limpiador puede ser un buen aliado.

Si quieres conocer un poco mejor todas las garantías que una leche limpiadora ofrece o directamente hacerte con este producto para probarlo sobre tu piel, te recomendamos encarecidamente la lectura de este artículo. Para su lectura completa tienes que clicar aquí: las mejores leches limpiadoras.

Limpiadores bifásicos

En alguna ocasión, habrás podido observar estos productos para la limpieza facial ya que su aspecto es bastante característico.

Mencionamos su aspecto, porque los limpiadores bifásicos suelen contener dos colores distintos se podemos apreciar a través de su envase, habitualmente transparente.

Estos dos colores se corresponden a sus dos componentes esenciales, debido a los que limpiadores bifásicos están formados por una parte que suele ser de agua y por otro lado, una parte de aceite.

Su acción para retirar partículas que los agentes externos depositan en la piel, gracias a su contenido en aceite, es bastante eficaz ya que de una sola pasada conseguiremos eliminar restos de suciedad.

Limpia la piel de tu rostro, sin olvidarte de otras rutinas saludables

Finalmente esperamos que tras la lectura de este artículo hayas conseguido sumar información sobre la importancia de incluir en tu rutina un limpiador facial casero.

Hemos insistido a lo largo del artículo, pero no está de más recordarte que estos productos naturales no tienen porque llegar a ser sustitutos de los productos de limpieza que utilizas a diario.

De hecho, su uso de una forma complementaria solo hará sumar propiedades y beneficios a tu piel.

Por otra parte, no olvides junto con ser constante con las rutinas de cuidado facial, limpiar tu piel siempre sin excusas dos veces cada día.

Esta doble limpieza, diurna y nocturna, no debe faltar en tu día a día. Si aún quieres más razones, que apoyan esta importante tarea, te aconsejamos la lectura del siguiente artículo: doble limpieza facial.

Mantén un estilo de vida saludable, practica de una forma regular ejercicio y cuida sobre todo, los alimentos que ingieres a diario, ya que tal y como se suele decir, somos principalmente, lo que comemos.

Añade un descanso diario que sea de calidad, a tu piel y a tu cuerpo, ya que de este modo tus tejidos lucirá menos estresados, fatigados y congestionados.

Bebe una cantidad de agua que sea suficiente; lo ideal es alcanzar cada día la cantidad que se recomienda, unos dos litros de agua. Mantener tu piel nutrida ayudará a mejorar su flexibilidad, su firmeza y su elasticidad.

Además será un paso esencial para prevenir la formación de arrugas prematuras y líneas de expresión.

En definitiva…¡cuídate mucho!.

cuidado facial saludable

¡Hasta la próxima! 🙂

Artículos relacionados
Qué son y cómo eliminar los comedones

¿Quién no ha sentido en alguna ocasión la necesidad de apretarse un granito o una espinilla frente al espejo e Leer más

Exfoliantes faciales Garnier

Tras leer las líneas de este texto, te aseguramos que habrá un antes y un después en tu rutina facial Leer más