Cómo hacer tu propio desmaquillante casero

desmaquillante casero

¿Y si fuera posible realizar en casa tu propia cosmética casera? seguro que esta pregunta, te la has formulado más de una vez.

Pero…y si te dijéramos que este momento, ha llegado, que es posible y que además puedes hacerla tu misma/o fácilmente y encima, desde casa.

Aunque no queremos adelantar acontecimientos, porque como verás a lo largo de este artículo en esta especial ocasión queremos contarte cómo hacer tu propio desmaquillante casero, pero poco a poco, que como se suele decir, las prisas no son buenas.

Antes de abordar qué desmaquillantes caseros son los más top, también queremos encender una luz a favor de los desmaquillantes que puedes encontrar de una forma algo más “convencional”.

Pero no queremos hablarte de cualquier producto, sino de los mejores desmaquillantes. Los tienes todos reunidos en este artículo: los mejores desmaquillantes.

Índice de contenidos

Elige el desmaquillante casero que mejor le sienta a tu piel

Apostar por realizar tu propia cosmética puede sumar un plus de beneficios para tu dermis, ya que se trata de una actividad muy completa, donde lo primero con lo que debes contar es, sin duda, con el tiempo suficiente.

Buscar los ingredientes que mejor se adapten a tu tipo de piel, a veces no es una tarea fácil y mejor no hablar de recetas adecuadas, para hacer un desmaquillante casero.

Para facilitarte, en la medida de los posible, esta tarea, nos hemos adelantando y hemos buscado las 5 mejores recetas caseras, que puedas imaginar.

Por si aún no lo sabes, desmaquillar tu piel es un paso fundamental, básico pero imprescindible.

Uno de los principales problemas que suele acompañar a nuestra dermis es la obstrucción de los poros, ocasionando un exceso de grasa y por lo tanto, saturando nuestra piel.

Este efecto indeseado, se debe sobre todo a que nuestra dermis no respira de la forma que debería. En este sentido, la contaminación, los restos y partículas que se encuentran dispersas en el aire, tienen gran parte de culpa.

Si a esto le sumamos, los restos que nuestra dermis produce de una forma natural (por ejemplo, debido a la sudoración) junto con excedentes de maquillaje, obtendremos por lo tanto, una piel saturada, obstruida.

Así que ha llegado la hora de frenar nuestro ritmo, para detener nuestra atención en este aspecto tan relevante: conseguir que nuestra dermis respire, desmaquillando nuestros tejidos, pero no de una forma superficial, sino profundamente y con esmero.

Sin más preludios, a continuación te mostramos todas las recetas que hemos recopilado para que puedas desmaquillarte de una forma natural, segura y responsable, no solo con tu piel, también con tu organismo.

5 desmaquillantes caseros infalibles

No olvides que desmaquillar tu piel es un paso esencial en tu rutina de belleza y si es de una forma natural…¡mucho mejor, toma nota!:

1. Desmaquillante casero de aceite de coco y aceite de almendras

Comenzamos nuestro listado dejando el listón bien alto, ya que por si aún no lo sabías en el aceite de coco es un producto natural muy codiciado.

Entre sus numerosas virtudes multiusos, destacamos sobre todo su acción como desmaquillante natural.

Si quieres completar información sobre el aceite de coco, en este artículo puedes encontrar todo lo que necesitas saber. Clica sin miedo, en el enlace: aceite de coco para desmaquillar.

Para continuar, en esta receta, buscando el complemento ideal del aceite de coco, encontramos otro aceite de peso con grandes cualidades, como es el aceite de almendras.

Antes de comenzar con los pasos de esta receta casera, queremos añadir algunos datos de interés:

  • Lo primero, es que este desmaquillante casero es sobre todo adecuado si tu piel es delicada y cuenta con un plus de sensibilidad; por otra parte, también será muy idónea si tu dermis está algo deshidratada o seca. Debido a la combinación de ambos aceite, coco y almendras, conseguiremos nutrir nuestros tejidos profundamente.
  • El segundo dato de interés, es que esta receta también será útil para retirar el maquillaje de la piel que rodea tu mirada, es decir, lo que llamamos comúnmente el contorno de ojos. Esta zona, es muy conocida por la gran cantidad de complejidades que la acompañan y por lo tanto, definen, así que contar con un producto que sea dos en 1, que sea eficaz para desmaquillar la dermis del rostro y el contorno, nunca está de más.

En resumidas cuentas, utilizar este desmaquillante casero supondrá un extra de hidratación para las pieles secas, incluso en las zonas más sensibles, como el perímetro del contorno.

Ahora sí…¡ha llegado el momento de ponernos manos a la obra!.

Qué ingredientes necesitaremos

  • 1 recipiente, que disponga de una capacidad de unos 50 ml. aprox.
  • Aceite de coco orgánico / 25 ml.
  • Aceite de almendras dulces / 25 ml.

Pasos a seguir

Antes de empezar a elaborar esta receta, para que no te surjan dudas al respecto, queremos hacer una aclaración previa.

La clave de esta receta consiste en crear capas, de los distintos aceites que utilizaremos. ¿Cómo? combinándolos entre sí.

Aclarado este pequeño detalle, toma nota:

1. Debido a que nuestra misión principal es conseguir crear distintas capas, comenzaremos por verter la mitad de la cantidad propuesta del aceite de coco. Es decir, tienes que añadir en el envase o recipiente elegido 12,5 ml.

2. Continuaremos creando una nueva capa, en esta ocasión de aceite de almendras dulces. Repetiremos la acción y volveremos a utilizar solo la mitad de este aceite, vertiendo 12,5 ml de aceite de almendras en el envase.

Si nos fijamos en el proceso, en este preciso instante contamos con una capa formada por el aceite de coco y por otro lado, otra capa formada por el aceite de almendras dulces.

3. Continuaremos ampliando esta receta casera, intercalando de nuevo una capa de aceite de coco, añadiendo los 12,5 ml restantes. Una vez finalizado, añadiremos los 12,5 ml. de aceite de almendras.

Como resultado, habremos obtenido, dos capas de aceite de coco, combinadas con dos capas de aceite de almendras.

4. Para terminar, solo nos tocará remover hasta que consigamos que la mezcla esté unificada y sea completamente homogénea.

5. Por último, te recomendamos que guardes el desmaquillante en un lugar que sea fresco.

Aplica tu desmaquillante casero de una forma adecuada

Un aspecto que tenemos muy claro, es que la forma en la que aplicamos nuestro desmaquillante, es un paso que también cuenta con mucha importancia.

Se puede llegara  decir incluso, que casi tiene la misma importancia que elegir un producto que sea adecuado.

Esto te puede parecer un poco exagerado, pero igual que limpiar la piel de una forma adecuada es un paso esencial en tu rutina de belleza diaria, desmaquillar tu cutis, también lo es.

A veces, estos dos términos pueden quedar un poco difusos y confundirse el significado de ambos. Si aún no termina de quedarte muy clara cual es la diferencia o qué los distingue, toma nota del siguiente enlace: ¿limpiar y desmaquillar es lo mismo?.

Pasamos página, para conducirte directamente a los pasos que debes seguir si o si, de una forma básica, para desmaquillar la piel de tu preciado rostro.

En esta ocasión, utilizaremos nuestro desmaquillante elaborado con aceite de coco y aceite de almendras dulces:

1. Necesitamos, lo primero de todo, dos discos que sean del algodón, también denominados de forma popular como discos desmaquillantes y el envase con nuestro desmaquillante casero, de aceite de coco y aceite de almendras.

2. Seguiremos, vertiendo una pequeña cantidad en uno de los discos desmaquillantes. La clave principal en este paso, es que el algodón pueda deslizarse fácilmente sobre la piel de nuestro rostro, por lo que si ves que la cantidad no es suficiente, no escatimes, hasta que quede el algodón bien empapado.

3. Esta solución será igualmente válida si no sueles utilizar maquillaje, ya que sirve para limpiar también la piel, retirando la suciedad de los poros. Tanto si sueles utilizar maquillaje, como si no lo utilizas, te recomendamos seguir un orden cuando comiences el proceso.

recetas caseras desmaquillar la piel

4. Nuestra recomendación (nos funciona bastante bien) es comenzar desde la parte de arriba del rostro y finalizar en el cuello o el escote. De este modo, iniciaremos nuestra ruta de limpieza partiendo de la frente y las mejillas y seguiremos deslizando el algodón por la nariz y los labios.

En la zona de los labios queremos puntualizar, que si utilizas una barra de labios que sea permanente, es aconsejable que insistas un poco más, hasta que los excedentes de maquillaje hayan quedado totalmente disipados.

5. Finaliza todo el proceso desmaquillante, deslizando el disco de algodón por la barbilla, el cuello y posteriormente, el escote.

Desmaquilla el contorno de ojos

Por si no te habías dado cuenta, en los pasos anteriores no hemos incluido la limpieza del contorno de ojos. Esto, no es algo casual, ya que queremos que este gesto, el de desmaquillar el contorno, quede claramente diferenciado.

El porqué, lo encontrarás en las propias características que determinan a esta zona tan compleja:

  • La piel en este área es muy fina y delicada; cuando decimos que es más fina, nos estamos refiriendo a que puede llegar a ser hasta cinco veces más fina, que la dermis del cutis.
  • La finura de la piel del contorno, hace que sea más vulnerable, quedando más expuesta aún ante determinados factores externos, como puede ser la polución, los cambios de estaciones, entre muchos otros.
  • La sequedad en este perímetro también es un factor determinante, que debemos tener en cuenta.

Debido a estas particulares y especiales características, te proponemos desmaquillar el contorno de ojos de la siguiente forma:

1. Utiliza esta vez un sólo disco de algodón (si éste queda muy manchado por el maquillaje, puedes tener algunos de repuesto, por si acaso). Junto al disco desmaquillante, introduciremos en esta ocasión una nueva herramienta, un pequeño bastoncillo, en este caso, también de algodón.

2. Cuando tengas los materiales necesarios, utilizaremos en primer lugar el disco de algodón, bien humectado con tu solución casera, recorremos con mucha cautela y suavidad todo el área del contorno.

Te recomendamos que lo hagas, siguiendo movimientos circulares o mediante toques muy pequeños y de nuevo, con mucha suavidad.

3. Cuando hayas retirado el maquillaje, sobre todo fíjate que no queden restos de máscara de pestañas, utilizaremos ahora sí, el bastoncillo de algodón.

4. Impregna nuevamente el bastoncillo y utilízalo para eliminar el maquillaje, los restos, que han quedado dispersos por el contorno, sobre todo en la línea de pestañas, para retirar profundamente el delineador.

5. Cuando, de forma visible, no quede ningún resto de maquillaje en todo el perímetro, podremos dar por terminada nuestra misión.

Un consejo, que no debes olvidar, es evitar que entren partículas o restos del desmaquillante casero en el el interior de los ojos, ya que puede ocasionar irritación y molestias.

Para aquellas/os que no os conformáis con pasos básicos y sencillos, tenemos un artículo más completo, con una información más amplia en este enlace: cómo desmaquillar la piel correctamente.

2. Haz tu propio desmaquillante casero con tres ingredientes naturales: aceite de oliva, limón y lecitina de soja

Como no queremos olvidarnos de las dermis más deshidratadas, aquellas que sufren de sequedad constantemente, hemos decidido incluir esta receta casera, un desmaquillante específico para este tipo de pieles.

Para cumplir esta función, queremos destacar el papel que juega en esta receta casera el aceite de oliva.

El aceite de oliva, es la estrella en la dieta mediterránea; sin embargo, desde antaño se le asocian otras cualidades y usos específicos para el cuidado de la piel.

Esto se debe a que cuenta con una tremenda capacidad apara humectar los poros de nuestra piel, desde el interior. Lo mejor es que esta hidratación, crea una película filmógena que hará que su duración se extienda durante varias horas.

Por otra parte, otro ingrediente natural, muy especial en esta receta es el limón. Su acción despigmentante y aclarante es famosa en el mundo de la cosmética casera.

Pero.. ¡ojo! debes mantenerte alerta, ya que el limón puede provocar quemaduras o sensación de escozor, si expones la piel ante los rayos del sol.

Por este motivo, te aconsejamos que siempre que utilices este desmaquillante, a continuación enjuagues bien la piel del cutis y utilices tu crema habitual junto con un protector solar que cuente con FPS 50 +.

Para completar la receta, no queremos olvidarnos de la lecitina de soja, ya que supondrá un gran aporte de vitamina E y vitamina C en tu piel.

Incluir en casa este desmaquillante resultará ideal, gracias a sus beneficios antioxidantes, reafirmantes e hidratantes.

Los ingredientes necesarios

  • Aceite de oliva / 200 ml.
  • Zumo de limón / 10 gr.
  • Lecitina de soja / 100 gr.
  • 1 recipiente ( si cuenta con tapa, mucho mejor)

Cómo elaborar este desmaquillante casero

1. Una de las ventajas de esta receta casera, es que su elaboración es muy sencilla. En primer lugar una vez que tengas bajo control todas las cantidades e ingredientes necesarios, sólo tendremos que mezclarlos en el recipiente que hemos escogido.

2. Para continuar, en este paso es muy importante que remuevas muy bien los componentes, es decir la lecitina de soja, el zumo de limón y el aceite de oliva. Fíjate detenidamente, en que todos los ingredientes han quedado bien mezclados entre sí.

3. Y…¡listo!, realizar esta receta casera es así de rápido y fácil. Ahora, solo te tocará conservar tu desmaquillante en un lugar que sea fresco y seco.

Cómo aplicar este desmaquillante casero

Aplicar este producto, es igual o más sencillo incluso, que su propia elaboración.

Para que funcione correctamente, tendremos que agitar bien el envase siempre, antes de utilizarlo, así cada componente se recoloca en el lugar que le corresponde.

Seguiremos atendiendo, ya que este desmaquillante casero solo puede utilizarse de forma nocturna, justo antes de irnos a dormir.

Esto se debe sobre todo por dos razones principales: debido al aceite de oliva, puede aportar una densidad e hidratación excesiva y por otro lado, como hemos mencionado previamente, el zumo de limón puede ocasionar quemaduras en la piel, si nos exponemos ante los rayos del sol directamente.

Por lo tanto, antes de regalar a nuestro organismo un descanso placentero y merecido, empaparemos un disco de algodón con la solución casera, repartiendo bien el producto por todo el rostro.

Masajea, mediante relajantes movimientos circulares, evitando el área del contorno, ya debido a su untuosidad puede ocasionar molestias en la zona.

Te proponemos dejarlo actuar durante estas horas nocturnas y por la mañana, solo te tocará retirarlo con suficiente agua y ¡lista/o para lucir una piel limpia, suave y luminosa!.

3. Aprende a hacer un desmaquillante bifásico…¡en casa!

Los desmaquillantes bifásicos han ido sumando adeptas/os a lo largo de los años.

No es de extrañar, ya que en estos productos podemos encontrar la ayuda necesaria para retirar el maquillaje, del que por más que lo intentemos, siguen permaneciendo restos en nuestro cutis.

Como no queremos que esto ocurra, es necesario siempre echar mano de productos tan efectivos como este, para eliminar el maquillaje que goza de la denominación, permanente y waterproof.

En estos maquillajes tan permanentes y resistentes hallaremos una solución compatible con nuestro ritmo de vida, debido a que cuentan con una cualidad principal: permanecen intactos en nuestro rostro durante muchas horas, sin tener la necesidad de retocarlo constantemente.

utiliza un desmaquillante casero

Si su resistencia es su virtud principal, también lo será para retirarlo, por lo que te aconsejamos utilizar en este apartado un desmaquillante bifásico.

Como veremos más adelante, esta tipología de desmaquillantes nos ofrece dos componentes en un uno, de ahí su nombre.

Bi hace una referencia a dos y fásico, hace una referencia a dos fases.

Puedes encontrar estos productos fácilmente, pero nosotras te proponemos elaborarlo tu misma/o en casa, con unos ingredientes también sencillos y por supuesto, naturales.

Como puedes observar, la selecta elección de los componentes que formulan esta receta, no es nada casual.

Las amplias cualidades que ofrece la manzanilla, son muy conocidas desde siempre, siendo utilizada en numerosas recetas caseras y productos cosméticos naturales.

Uno de sus principales aportes, es la capacidad con la que cuenta para evitar que nuestros tejidos se inflamen, reduciendo así la inflamación cutánea.

Otro aspecto, que también te interesa, es su actividad como descongestionante. La manzanilla, es una ayuda muy valiosa para mantener el tono de tu piel unificado, alejando la aparición de puntos negros , marcas o desigualdades en general.

Junto con la manzanilla, sumamos otro ingrediente natural, el tomillo. Lo mejor de este componente son su calidades antisépticas y antibacterianas, por lo que será un gran soporte para desmaquillar el cutis del rostro y del contorno de ojos.

Para terminar este breve análisis, sobre los componentes de este desmaquillante casero, no podía faltar la presencia de dos aceites humectantes, que mantendrán nuestros tejidos elásticos, visiblemente hidratados, como son el aceite de jojoba y el el aceite de almendras dulces.

Este último, además nos regalará un dulce aroma natural, cuidando no solo nuestra piel sino también nuestros sentidos.

Qué ingredientes necesitaré

  • 50 ml. de infusión de tomillo
  • 50 ml. de infusión de manzanilla
  • 40 ml. de aceite de almendras dulces
  • 40 ml. de aceite de jojoba
  • 1 envase, con tapa o rosca

Cómo elaborar mi desmaquillante bifásico

1. Si te has decantado por esta opción infalible, lo primero que haremos será infusionar tanto la manzanilla como el tomillo. Te recomendamos, hacer ambas infusiones por separado, llevando a ebullición media taza de agua.

2. Una vez hemos infusionado estos dos componentes naturales, el tomillo y la manzanilla, los dejaremos reposar alrededor de 5 minutos.

3. A continuación, mezclaremos en un recipiente que tengamos por casa y que nos sea útil, las infusiones de manzanilla y tomillo.

4. Enseguida, agregaremos a la mezcla resultante de ambas infusiones, el aceite de almendras dulces, junto con el aceite de jojoba.

Te recomendamos que al verter ambos aceites, la mezcla de las infusiones aun permanezca templada, así conseguirás que se diluyan y fundan mejor.

5. Llegados a este paso, tendremos que remover bien toda la mezcla obtenida, hasta que notemos que la textura nos ofrece una apariencia homogénea.

6. Completaremos la receta, vertiendo el líquido obtenido en un envase que nos resulte lo más cómodo posible para su uso y aplicación. Te aconsejamos que conserves este producto natural casero en un lugar que sea preferiblemente seco, fresco y con poca humedad.

Cómo aplico este desmaquillante casero

  • El aceite de jojoba y el aceite de almendras pueden aportar una densidad algo excesiva en la piel, por ello, te aconsejamos que utilices sobre todo este desmaquillante de una forma nocturna, dejándolo reposar en la piel las horas de sueño.
  • Como apoyo, para aplicar el desmaquillante casero, te aconsejamos utilizar un disco que sea de algodón 100 %. Cada noche, de una forma constante, impregnaremos el algodón con nuestra solución desmaquillante casera.
  • El paso principal, consiste en aplicar mediante pequeños círculos el desmaquillante, con la ayuda del disco de algodón. Trabajaremos la piel de nuestro rostro, hasta que notemos que no quedan restos de maquillaje, dejando nuestra piel completamente limpia.
  • Finalizaremos eliminando el maquillaje del contorno de ojos, es decir, retirando sombras, máscara de pestañas o delineador y corrector utilizados. Te recordamos que la piel en este perímetro es muy sensible, evita realizar movimientos que sean bruscos.
  • No olvides tampoco repasar bien los labios, ya que cuando utilizamos barras de labios que son permanentes o semi-permanentes, pueden quedar restos.

Aplicar cada día este desmaquillante, supondrá un aporte extra de vitamina E, gracias a los ingredientes utilizados.

4. Haz un desmaquillante casero con champú infantil y aceite de aguacate

Tal y como estás leyendo, en esta particular receta que te proponemos enseguida, los ingredientes que debes incluir son un champú de bebé (si ya tienes en casa, mucho mejor) y aceite de aguacate.

Para ir directas al grano, te proponemos incluir champú de bebé, ya que estas soluciones por norma general suelen contar una formulación suave, siendo hipoalergénicas.

Por otra parte, cuenta con grandes dotes para eliminar la suciedad, sin dañar ni alterar los tejidos. De este modo, resultará muy apropiado, para eliminar en profundidad el maquillaje.

El segundo componente natural, el aceite de aguacate, sumará un plus de hidratación, añadiendo además vitamina E, potasio y lecitina.

La combinación de estos ingredientes aportará luminosidad e hidratación a tu dermis. Hay que resaltar, que este desmaquillante casero está indicado sobre todo si tu piel es mixta, con tendencia a seca.

Qué ingredientes necesito

  • Aceite de aguacate / con unas gotas será suficiente
  • Champú de bebé / 1 chorrito
  • 1 recipiente con tapa

Qué pasos debo seguir

De todas las propuestas que hemos seleccionado, creemos que esta será la que te resulte más sencilla de elaborar.

Tan solo tendrás que añadir al envase escogido el chorrito de champú de bebé, junto con las gotitas de aceite de aguacate.

Agita bien la mezcla y… ¡listo, tendrás preparado tu desmaquillante casero!.

Cómo aplico este desmaquillante casero

Como era de esperar la aplicación de este desmaquillante para piel mixta o seca, es igual de sencilla que su elaboración.

como aplicar desmaquillante casero

Lo primero, al tratarse de una solución que se caracteriza por ser espumosa, antes de comenzar debes humedecer bien tu rostro.

A continuación, añade una nuez del producto resultante y con la ayuda de las dos manos, masajea el rostro suavemente. Repite este gesto varias veces, realizando círculos con ayuda del gel desmaquillante y la espuma resultante.

Para finalizar, de nuevo limpiaremos la espuma con una cantidad suficiente de agua tibia.

El resultado, simplemente espectacular: una piel firme, luminosa y ¡libre de maquillaje!.

5. ¿Toallitas desmaquillantes caseras? ¡sí, se puede!

Como sabemos, que sois muchas/os los que utilizáis normalmente toallitas desmaquillantes, no queríamos olvidarnos de vosotras/os, por lo que nos tiramos a la piscina para contarte que sí, que puedes hacer también en casa tus propias toallitas desmaquillantes caseras.

Aunque, como ya sabrás, estas toallitas en ocasiones se quedan un poco “cortas” a la hora de eliminar bien el maquillaje, te proponemos que las utilices como complemento, de una forma conjunta, combinadas con el resto de propuestas que te hemos adelantado.

Qué ingredientes necesito

  • Unos pañuelos de papel (que tengan varias capas, ya que de lo contrario podrían deshacerse)
  • Aceite de coco / 1 cucharada
  • Aceite de árbol de té / 1 cucharada
  • 1 tupper o un envase con tapa

Cómo elaboro las toallitas desmaquillantes caseras

  • Comienza hirviendo agua, hasta que llegue al punto de ebullición. Cuando haya finalizado de hervir, la verteremos en una taza.
  • Con el agua aún caliente, añadiremos la cucharada de aceite de árbol de té y la cucharada de aceite de coco.
  • Ayudándonos de un utensilio para remover, una varilla de madera por ejemplo, mezclaremos ambos aceites y los diluiremos en el agua caliente. Déjalo reposar durante algunos minutos, para evitar quemaduras.
  • Una vez que hemos removido, la clave es introducir uno a uno los pañuelos de papel y empaparlos bien en la mezcla de los dos aceites con el agua.
  • Cuando notemos que han quedado impregnados, los iremos doblando y colocando en el interior del envase con tapa o tupper elegido.
  • Es importante que el envase utilizado cuente con una tapa o cierre hermético, ya que las toallitas caseras pueden secarse al entrar en contacto con el aire.
  • Conserva las toallitas en un lugar que esté fresco, así además de ser eficaces para desmaquillar la piel, supondrán un alivio y una frescura inmediata para tu dermis congestionada.
  • Nuestra recomendación: ya que este proceso, puede ser algo más tedioso, te aconsejamos que elabores bastante cantidad de toallitas desmaquillantes así podrás disfrutar de su uso, durante un mayor tiempo.

Utilizar un desmaquillante casero: ventajas e inconvenientes

Tal y como hemos avanzado, nuestra misión principal en este artículo en enseñarte varias formas de elaborar tu propio desmaquillante casero.

En la cosmética casera, tan de moda en la actualidad, encontramos un buen número de buenas razones, por las que sumarnos a esta tendencia, que en realidad si ahondamos un poco en el tema, no es tan novedosa.

De hecho, desde antaño diferentes productos naturales han formado parte de rutinas de belleza que se han ido acogiendo y transfiriendo, a lo largo de los años.

En este sentido, un claro ejemplo, es el uso de la manzanilla o las rodajas de pepino, para lidiar con problemas instaurados en el contorno de nuestros ojos.

Las mejores ventajas de realizar un desmaquillante casero

Retomando el tema que nos ocupa, la elaboración de cosmética casera, nos gustaría empezar por añadir las principales ventajas que esta actividad conlleva.

En nuestra opinión, una de de nuestras favoritas, es que gracias a realizar esta tarea en casa, lograrás evadirte y despejar tu mente durante unos minutos, desconectando de la rutina y el estrés, algo que creemos muy necesario.

Incluso, podemos llegar a tomarnos esta práctica como una forma de relajación y desconexión.

Por otro lado, aparte de este momento de conexión, tan espiritual, fijamos la mirada en una ventaja palpable y tangible: el hecho de utilizar ingredientes naturales, con una calidad testada y comprobada de una forma completamente personal.

Sin duda, esto es una gran ventaja ya que como habrás observado, en muchos productos cosméticos que encontramos en el mercado echamos en falta algo más de transparencia y visibilidad de los ingredientes que los formulan.

Por otra parte, además de esta poca transparencia en lo que respecta a ingredientes también es frecuente que una vez hemos dado con la tecla y hemos encontrado el INCI o formulación del mismo, no nos gusta lo que vemos.

Desde una gran cantidad de conservantes, pasando por todo tipo de siliconas o parabenos.

Reuniendo todos estos aspectos, en realidad, queremos comentarte que realizar tu propio desmaquillante supondrá un gran alivio ya que podrás comprobar tu misma/o las calidades de los componentes que utilizas.

Algunos inconvenientes de realizar un desmaquillante casero

Tras mostrarte las ventajas que contiene hacer tu propia cosmética, también queremos comentarte que antes de ponerte con esta sencilla y natural labor, debes tener en mente otros aspectos o “inconvenientes”.

Con frecuencia, solemos pensar que utilizar ingredientes naturales es sinónimo de pocos o ningún efecto secundario o reacción en nuestra piel.

Nada más alejado de este razonamiento, muy común, si realizas en casa tu propio desmaquillante debes atender a este aspecto ya que de lo contrario, podrías obtener resultados poco deseados.

Es decir, para ser más claras aún con este tema y que no quede ninguna duda al respecto: utilizar productos naturales, puede ocasionar algún que otro efecto secundario, si los ingredientes adecuados no son totalmente compatibles con nuestro tipo de piel.

Una vez tenemos este aspecto bajo control, lo más aconsejable es definir en primer lugar que productos naturales, son los más indicados en función de las características y cualidades de nuestra dermis.

Si no quieres llevarte sorpresas, lo más recomendado es consultar la opinión de un especialista, de este modo te asegurarás al 100 % de que utilizas los ingredientes que mejor le sientan a tu piel.

Los desmaquillantes caseros funcionan, pero los convencionales también

No suele llover a gusto de todos, se dice de forma popular y es que esta expresión, recoge una gran verdad: no todas/os contamos con la situación ideal o el momento adecuado, tan anhelado a veces, en lo que a rituales de belleza y cosmética se refiere.

Por ello, siendo sinceras, nuestra intención principal es que cuides tu piel de una forma saludable, la forma en que lo hagas…realmente depende exclusivamente de ti.

Por nuestra parte, queremos ayudarte ofreciéndote herramientas y pautas que pueden suponer un avance en tus cuidados rutinarios.

Realizar de una forma casera tu propio desmaquillante natural, es una de estas pautas, pero sin embargo como es de esperar, no es la única.

Sabemos que la escasez de tiempo, es uno de los principales motivos por los que a veces, simplemente no podemos detenernos en estas actividades caseras, que como hemos mencionado anteriormente requieren tiempo de dedicación.

De nuevo, para recordarte que los cuidados saludables de la piel es lo primero, te contamos que adquirir productos ya elaborados también puede ser una gran idea.

Fija tu atención en el INCI del producto elegido: es la clave del éxito

elige un desmaquillante casero

Una vez nos hemos decantado por esta opción, también muy válida, sólo tendremos que fijarnos detenidamente en que los productos cosméticos, en este caso desmaquillantes, cuenten con una formulación de calidad, libres de ingredientes dañinos para la piel y por ende, para la salud.

Estos agentes dañinos pueden ser desde una gran cantidad de parabenos, un gran número de siliconas o una cantidad desorbitada de conservantes.

Si quieres elegir un desmaquillante que cuente con una calidad excepcional, nuestra aportación es que éste cuente con componentes que sean sobre todo naturales y que estén testados dermatológicamente.

Otro dato que te puede interesar, realmente no es necesario que el INCI o listado de ingredientes del producto elegido sea una larga lista interminable e ininteligible.

Lo mejor es que los componentes y la formulación del desmaquillante en cuestión se entienda a la perfección y si además tiene poquitos ingredientes, pero de gran calidad pues mejor, que mejor.

¿Qué tipos de desmaquillantes puedo encontrar en el mercado?

Te hemos contado todo sobre cómo elegir un producto que reúna unas condiciones óptimas, pero nos falta un pequeño detalle, con el que queremos ofrecerte de nuevo nuestra ayuda: los tipos de desmaquillantes, los más comunes que puedes adquirir.

Antes que nada, lo primero de nuevo es volver a detenernos en el aspecto en cuestión que vamos a tratar, es decir nuestra piel.

A la hora de desmaquillarnos, como ya sabemos (o si no lo sabes, te lo recordamos) es principal tener en mente en que “grupo” se encuentra ubicado nuestro tipo de piel.

En este sentido, los más comunes suelen ser:

  • Piel sensible.
  • Piel mixta.
  • Piel seca.
  • Piel grasa.

Claro está, que cuando hablamos de estos grupos, los más comunes, estamos haciendo referencia a la teoría, pero en la práctica, como es costumbre esto puede no estar tan claro como parece a simple vista.

Por ejemplo, podemos tener una piel que sea mixta y sensible, o incluso seca y grasa a la vez. Como cada piel, es un mundo, de nuevo, asegúrate que conoces a fondo cual son las principales características que definen y conforman tus tejidos.

Si ya lo tienes clarísimo, entonces solo nos queda contarte que tipos de desmaquillantes, gozan de un uso más frecuente.

El agua micelar, un desmaquillante con base al agua, que marca la diferencia

Si te somos sinceras, desde que hemos comenzado a utilizar el agua micelar como producto desmaquillante, nos hemos rendido totalmente ante sus encantos.

Como nos ocurre a todas/os, entre las prisas y el estrés, a veces los cuidados de la piel tienen los minutos contados. Sobre todo, a última hora del día, cuando nuestro cuerpo nos pide reposo, no viene nada mal que el desmaquillante que utilicemos nos facilite bastante esta tarea.

Este requisito, lo cumple sin duda el agua micelar. De hecho, la comodidad que ofrece este producto, es uno de estos encantos, que nos han conquistado.

Para continuar, si seguimos profundizando en esta solución, todavía hallaremos más beneficios.

Otra cualidad por la que brilla el agua micelar es por ser un producto que reúne tres características esenciales en cualquier rutina de belleza que se precie: limpiar, desmaquillar y tonificar.

No es de extrañar, que tras conocer estas cualidades el agua micelar se haya ganado nuestra confianza total, ya que utilizando un único producto, estamos consiguiendo tres pasos principales en nuestra piel.

Otro dato que no debemos olvidar, es que si utilizas un tipo de maquillaje que sea más persistente, el agua micelar completará su misión, gracias a un componente muy especial en su formulación: las micelas.

Las micelas, son un grupo de moléculas que nos los pondrán aún más fácil. ¿Cómo? arrastrando y conduciendo la suciedad a través del agua.

El resultado será una piel completamente limpia, sin restos visibles de maquillaje o suciedad.

Por si fuera poco, su formulación, como suele ser tan suave, es apta para retirar el maquillaje en cualquier tipo de piel, pero con especial atención y cuidado, de las sensibles y más delicadas.

Aceites desmaquillantes o desmaquillantes con base al aceite

Es muy común que debido a la textura, tan característica de algunos aceites naturales, desechemos esta opción de inmediato pensando que aportará en nuestra piel una cantidad de grasa excesiva.

Aunque este tipo de desmaquillante este sobre todo recomendado si tu piel tiende a la sequedad, puedes encontrar diferentes opciones que contemplan la posibilidad de utilizarse también en pieles más grasas.

Uno de los beneficios que más nos gustan de los desmaquillantes con una base oleosa o simplemente, utilizar aceite directamente para desmaquillar, es que son muy eficaces para eliminar el maquillaje que es algo más costoso y resistente de retirar.

Este tipo de maquillaje suele venir acompañado de la denominación “permanente” o también podemos encontrar que se define como resistente al agua o lo que viene siendo lo mismo, waterproof.

Si aún no estás al día sobre todo lo que este tipo de desmaquillantes puede hacer por tu dermis, tienes toda la información que necesitas en el siguiente enlace: los mejores aceites desmaquillantes.

Leches y lociones para desmaquillar la piel seca

lociones y desmaquillantes caseros

Las lociones y leches desmaquillantes, son otra opción muy recurrente a la hora de realizar esta actividad tan importante, desmaquillar la dermis de nuestro rostro, cuello o escote.

Un dato diferenciador, de las leches para desmaquillar la piel, es su textura fluida y cremosa, muy parecida a las cremas que utilizamos para hidratar nuestra dermis.

Gracias a esta textura tan nutriente, conseguiremos en esta ocasión desmaquillar y sumar hidratación, un aporte muy necesario si tu piel se muestra más deshidratada de lo habitual.

Puedes decantarte por diferentes opciones, ya que hay leches limpiadoras muy válidas y con grandes propiedades, pero desde nuestra opinión en este enlace están las mejores: las mejores leches desmaquillantes.

Qué es y para qué sirve un desmaquillante bifásico

Seguramente, en más de una ocasión te han aconsejado utilizar un desmaquillante bifásico para deshacerte del maquillaje más resistente, este que no desaparece fácilmente, sobre todo en una zona que requiere cierto tacto a la hora de limpiar como es el el contorno de ojos.

Los desmaquillantes bifásicos se diferencian del resto, por contar con dos partes que normalmente están claramente diferenciadas: conteniendo una parte proporcional de agua y una parte proporcional de aceite.

Aunque pueda parecer a simple vista un disparate, mezclar aceite y agua, estos productos están formulados de una forma especialmente diseñada, para que ambas partes al agitar el producto queden mezcladas y por lo tanto, listas para su uso.

Este paso, de agitado previo, es fundamental ya que de lo contrario no lograremos que la mezcla quede homogénea.

Como ayuda, por norma general, la parte de aceite suele contener un color y la parte de agua, suele contener otro color, quedando así ambas partes diferenciadas, siendo así mucho más sencillo observar cuando se han fusionado.

El envase de los desmaquillantes bifásicos, para facilitar también la mezcla, suele ser transparente quedando a la vista su interior.

Finalmente, si te despierta curiosidad este producto pero no sabes cual puede ser la opción más acertada para ti y tu piel, en este enlace resolvemos tus dudas principales: los mejores desmaquillantes bifásicos.

El bálsamo, un desmaquillante diferente

Seguimos completando información, hablándote de otro tipo de producto, otra opción por la que puedes decantarte a la hora de desmaquillar la piel, estamos haciendo referencia a los bálsamos desmaquillantes.

Si nos detenemos en este producto, una de las primeras características que observamos es que su textura es diferente, siendo un poco más densa, incluso mostrándose a veces como una manteca de aspecto untuoso.

Sin embargo, una vez que el bálsamo desmaquillante entra en contacto con la piel, la cosa cambia. Su textura, pasa de ser sólida a ser fluida y maleable, fundiéndose con nuestros tejidos.

Comprendemos que esta particular cualidad, quizás no es del agrado de todas/os, pero comentaros que este aspecto no influye lo más mínimo en los beneficios que aporta.

Entre sus cualidades, más apreciadas, rescatamos las siguientes:

  • Notaremos desde que lo apliquemos, como consigue disolver el maquillaje, limpiando por lo tanto nuestra piel.
  • Como plus, además de retirar el maquillaje, conseguiremos borrar las impurezas y disminuir el exceso de grasa, todo esto sin generar la más mínima sensación de tirantez.
  • Es muy apropiado para mantener la piel bien humectada, sobre todo si tenemos tendencia a sufrir sequedad.
  • Aporta una gran carga de luminosidad.
  • Su textura, lo convierte en un desmaquillante que además aporta protección, creando una barrera natural que defiende nuestra piel frente a las agresiones externas.

Tras mostrarte las diferentes propiedades de los bálsamos desmaquillantes, ha llegado el momento de decidirse por el más adecuado. La selección ganadora, la tienes a un solo click en el enlace: los mejores bálsamos desmaquillantes.

Para finalizar, en esta línea saludable, seguimos recopilando y contrastando opiniones sobre diferentes productos. Hemos elaborado una completa guía con los mejores tipos de desmaquillantes. Si quieres conocerlos a fondo, te facilitamos el enlace: tipos de productos que existen para desmaquillar.

Los cuidados saludables internos, si importan

A lo largo de este artículo hemos ido dando pinceladas sobre los productos, ingredientes y componentes más adecuados para cuidar la piel de una forma externa o tópica.

El uso de estas herramientas nos facilitan el cuidado que nuestra piel necesita, sin embargo queremos añadir y matizar que estos cuidados externos no son los únicos que debemos agregar.

Pese a que contiene mucha importancia, el uso de productos para el cuidado tópico de la piel, no deben faltar otro tipo de cuidados que se detienen y se fijan en otro aspecto fundamental: nuestro interior, nuestro organismo.

Una falta constante de hidratación, si no bebemos por ejemplo una cantidad de agua suficiente, se reflejará en nuestra piel, ya que su humectación también depende del agua que ingerimos cada día.

Si consumimos de una forma excesiva, una gran cantidad de sal en cada comida de una forma constante, como resultado obtendremos lo que se conoce como retención de líquidos.

En tu mirada, por ponerte un ejemplo claro, esto será muy visible, ya que las indeseables bolsas y la inflamación tan frecuente en el perímetro del contorno de ojos en muchas ocasiones, está estrechamente relacionado con este consumo abusivo de sal.

Si la piel de tu rostro muestra desde hace ya tiempo un aspecto saturado y agotado, lamentamos decirte que el uso de cremas específicas, no será suficiente.

Es vital, que cuides tu alimentación y que practiques de forma continúa ejercicio. Precisamente, realizando deporte lograrás liberar endorfinas, conocidas como hormonas de la felicidad. 

La práctica de ejercicio, supondrá una liberación de endorfinas y estrés acumulado, despejando de este modo tu mente y tu piel.

En este sentido, pasarás de tener una piel con un aspecto visiblemente apagado a llenar de nuevo de luz tus tejidos, descongestionando la piel no solo desde fuera, también desde el interior.

La suma de todos estos pequeños detalles, serán finalmente un gran aporte de beneficios que no solo se reflejarán en tu piel sino también en tu rutina.

No queremos dar por finalizado este artículo, no sin antes recordarte otro aspecto principal: descansar y relajarte.

Desconectar y buscar la forma de relajarse y descansar, es la mejor fórmula para que la energía se deposite en tu organismo y en tu dermis.

Lo recomendado son 8 horas de sueño diarias, aunque entendemos que a veces es complicado conseguirlo, te proponemos al menos intentarlo. Tu cuerpo y tu piel estarán eternamente agradecidos.

¡Cuídate y nos vemos muy pronto! 🙂

cuida tu piel con un desmaquillante casero

Artículos relacionados
Cómo quitar el maquillaje waterproof
Eliminar maquillaje waterproof

El maquillaje se puede considerar casi como un complemento más, que en función de nuestras necesidades y gustos personales, utilizamos Leer más

Cómo desmaquillarte los ojos correctamente

Seguramente no es la primera vez que tras intentar desmaquillar el área del contorno de ojos, has obtenido un resultado Leer más